Itxas Gain…hasta que llegó su hora…

‘Hasta que llegó su hora’ es un film de Sergio Leone con Henry Fonda, Charles Bronson, Claudia Cardinale, que narra la historia del magnate del ferrocarril que pretende enlazar la Costa Este con la Oeste de los Estados Unidos, y contrata a un grupo de malhechores liderados por el cruel Frank para que elimine al granjero Brett McBain y a su familia con la intención de poseer sus terrenos.

No es el caso de San Sebastián pero continua la demolición de casas históricas, empezando por en el barrio

Primero fue en el ‘alto de Aiete’, [Destrucción del patrimonio | Aiete – Lantxabe – Katxola – Ayete] ahora prosiguen con las laderas de Miraconcha, Aldapeta, Paseo de la Fe

El gobierno municipal continua con su política de destrucción del patrimonio histórico, para favorecer la implantación masiva de hoteles. La especulación urbanística se adueña de San Sebastián.

El 29 marzo 2019 informábamos en esta web que la cadena hotelera Mercer adquiría Itxas Gain«en un barrio residencial con casas señoriales de estilo francés que datan de la Belle Époque donostiarra. Proyectada en 1904 por el arquitecto Miguel Irazusta, la Villa cuenta con fantásticas vistas de la Bahía de la Concha. Se encuentra a escasos metros de la playa y el paseo marítimo, y a tan solo 5 minutos caminando del centro histórico de San Sebastián», decían.

Añadía la empresa que «en este maravilloso escenario, el proyecto de reforma de Villa Itxas-Gain tiene por objetivo crear un innovador hotel de lujo, único en la ciudad de San Sebastián: Una extraordinaria propuesta, para crear un moderno hotel 5*GL que sorprenda y seduzca a nuestros huéspedes».

Preguntamos a las autoridades que avalan semejante agresión al patrimonio de la ciudad ¿Qué quedará de las ‘casas señoriales de estilo francés que datan de la Belle Époque donostiarra’ en el barrio de Aiete y en Donostia si los constructores de hoteles de lujo acaban con ellas?. Y permitan la ironía, tendrán que cambiar de eslogan publicitario

El daño que la especulación inmobiliaria está causando a la ciudades irreversible

El gobierno municipal prosigue con su política de destrucción del patrimonio histórico, para favorecer la implantación masiva de hoteles.

La coalición PNV-PSE ha concedido más de 35 licencias para alojamientos turísticos (3.600 camas en los últimos años), sacrificando edificios patrimoniales que cambian la fisonomía de la ciudad

Hace unas semanas demolieron la villa ‘Iziar’, ubicada en el número 23 del paseo de la Fe

Ahora le toca a nuestra vieja conocida Itxas Gain en Aldapeta

Se decía el antes citado 29 de marzo de 2019 que “El tiempo y la apisonadora especulativa van a pasar por encima Itxas Gain, una preciosa villa, magníficamente dotada de amplios y exóticos jardines, de magníficas vistas al marco incomparable, con varios pisos y un gran sótano o semisótano, que algunos jóvenes, mujeres y hombres, hicieron de él un lugar abierto, a toda la juventud del barrio, con múltiples actividades, realmente autogestionadas”

La experiencia duró menos de un año. “El gobierno municipal la ‘cerró a cal y canto -literal-, y se convirtió en un siniestro lugar con las puertas tabicadas y apresadas con unas gruesas cadenas de innoble material, avergonzadas por impedir el paso”.

¿Harán lo mismo con la villa que ocupaba la antigua guardería Landetxe, calle Belizalde, entre La Cumbre y San Roque y que hoy da cobijo a la ‘Asociación Jatorkin-Al-Nahda’, que trabaja en favor de la integración del colectivo inmigrante magreb?

Las colas del hambre en Aiete | Aiete – Lantxabe – Katxola – Ayete

El grupo social de Itxas Gain hacía de todo, comida, pintxopote, conciertos, cursos, asambleas. Los que querían, trabajaban sin ser forzados, y repartían el fruto de su trabajo, sin mercantilizarlo. Usaban y gestionan los recursos que se necesitaban, el producto de su manufactura lo ponían a disposición de todos, dejando a cada uno la libertad de consumir lo que deseen y como deseen, sea este un producto material o mental, emocional, subjetivo.

La villa Itxas Gain fue proyectada en 1904 por el arquitecto Miguel Irazusta. Se construyó como vivienda y fue ampliada años después. Más tarde se convirtió en una famosa escuela de asistentes sociales, tan combativas en el antifranquismo de finales de los años 60, principios de los 70.

Itxas Gain, el 29 de marzo de 2019

Aquel 29 de marzo de 2019, en medio del esplendor de la mañana, la villa destellaba luz, pero sin puertas, ni ventanas, que dieran paso a la vida

Decíamos en aquel 2015 que “Las autoridades, obtusas, prefieren una Itxas Gain cerrada a otra productiva de libertad y cultura; prefieren una Itxas Gain oculta al público, impenetrable. Los dueños de la finca siguen silenciosos, introvertidos, disimulados, taciturnos, misteriosos, nadie sabe qué van a hacer, esperarán años, como hacen otros especuladores, para que el artefacto se revalorice”.

No esperaron tanto, cuatro años después perpetraron su venta a uno de los tiburones del turismo y la hostelería y han esperado a que el corona-virus mengüe sus efectos para anunciar que con la bendición del Gobierno Vasco y el Gobierno Municipal, se vaya a construir un hotel de gran lujo

Nota tomada del 29 de marzo de 2019

Itxas Gain cumple con el requisito de estar situado en un privilegiado entorno, en medio de un paisaje de armonía, balcón del marco incomparable (Tres estrellas Michelin) que esta cadena hotelera exige.

El proyecto necesitaba la aprobación del Gobierno Vasco (nivel ambiental) y del Ayuntamiento (que debe aprobar el estudio de detalle); pero ¿alguien dudaba de que lo avalarían?. Y así ha sido

Con tanta comedura de coco con el turismo, la riqueza y el progreso… a mucha gente le parecerá normal. ¡Es el mercado! Dirán los seguidores de Rato que, en Donostia, son más de los que se cree.

“La cadena” quiere mantener sólo parte del actual edificio; Mercer prevé una modificación importante: ocuparía parte del jardín actual con una nueva construcción adherida a la ya existente; pero Itxas Gain está en la lista de edificios del Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc), que impide cualquier derribo… ¡Cáspita! …Pero seguro que lo arreglan “¡Es la economía, estúpido!», célebre frase de James Carvill

Proyectan un inmueble con tres plantas sobre rasante (además de la torre) y cuatro más bajo rasante (dos de ellas serían de semisótano). Albergaría zona de parking, de spa, un cocktail bar, gimnasio y habitaciones singulares, de lujo y VIP (la torre sería un dúplex). También tendría varios patios y jardines y una terraza en la azotea con vistas a La Concha.

Esta gran cadena de turismo de lujo está segura de que las autoridades flamantemente reelegidas -dos meses más tarde, mayo de 2019- les darán todo tipo de facilidades, porque así lo vienen haciendo y predicando. Muchos políticos y no políticos donostiarras se despiertan todos los días rindiendo pleitesía al turismo y a la hostelería.

La villa en Aldapeta nº 62

Ultima hora

Tomado de Ancora

El caos urbano, el mayor fracaso de la democracia»

Un brillante estudio del periodista Andrés Rubio

Los atentados paisajísticos se suceden desde el Mediterráneo hasta la costa cantábrica, pasando por la «España vaciada» y la propia Madrid, trazando un panorama que el autor define como una «catástrofe cultural sin precedentes».

Es una investigación lúcida y valiente, que dedica un capítulo a la ciudad de San Sebastián, rompiendo el mito de su preservada belleza urbana. Se repasan lamentables episodios como el derribo del Bellas Artes, ignorando la Alerta del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios; la sustitución de Miracruz 19 por un bloque irrelevante y la conversión del mercado de la Brecha «en un centro comercial con McDonald’s incluido, en pleno casco histórico».

Denuncia que «la apuesta por el neoliberalismo especulativo que sigue echando abajo las villas es una de las mayores lacras atribuibles al gobierno del conservador PNV«. La avidez de los promotores espoleada por la carestía del suelo, cuenta con la complicidad de algunos arquitectos «que han hecho dejación de los contenidos humanísticos de su profesión y -constituidos en lobby de sus intereses económicos- se muestran contrarios a las normas en defensa del patrimonio».

Este trabajo de Andrés Rubio es un canto de amor al territorio maltratado, al tiempo que encierra una seria advertencia y concluye con la esperanza de una posible regeneración.

Decíamos, optimistas, queNo volveríamos la normalidad’, quela normalidad era el problema’.

Los hechos no nos han dado la razón

Nos queda el futuro, la esperanza; como decía Jesús en el sermón de la montaña, ‘los humildes y mansos de corazón, heredarán la tierra’. Amen

Deja un comentario