Volver a Heidelberg: Entre la nostalgia y el sueño del viaje futuro

En la capital, el Castillo de estilo gótico y renacentista, la ruina más famosa de Alemania

Visitamos la ciudad alemana en un viaje asociado a los ‘Ciclos de Literatura y Cine’ de Aiete; un periplo sobre Baviera, que tuvo lugar entre el 3 y el 14 de Julio de 2015

Vista panorámica Heidelberg tomada desde el Castillo

Al final de la excursión fuimos a Heidelberg [Ya en el Estado de Baden-Wurtemberg], no nos podíamos perder una de las ciudades más bonitas de Alemania.

Llegamos allí un 13 de julio, justo ahora hace siete años.

En la ciudad recorrimos el puente de Karl Theodor -puente Viejo de Heidelberg- sobre el río Neckar, un afluente del Rin; en su extremo hay una estatua en bronce que representa a un mono irreverente.

Estatua del mono en el puente medieval de Heidelberg, obra de Gernot Rumpf (1979).

La leyenda dice que si tocas el espejo que sostiene el mono repetirás aventura, y si tocas los dedos del pie, te harás rico.

La gente de Lantxabe tocó el espejo -como se puede ver en la foto-, se quería repetir viaje, y así ha sido desde entonces; el último de este año… ¡Egipto!…¿y el próximo?

Hubo otros puentes en época medieval, pues Heidelberg era un paso estratégico en las comunicaciones del Sacro Imperio Romano Germánico, pero lo único que queda de ellos es la soberbia puerta fortificada de ese mismo lado oeste, a cuyos pies está el mono de la suerte, y cuyas dos torres de color blanco son uno de los emblemas de la ciudad.


En el pilar más cercano a esta orilla hay marcas de hasta donde llegaron las crecidas históricas del Neckar, que puede fluctuar varios metros en época de lluvias torrenciales.

El puente y la puerta medieval llevan directamente a Steingasse, “la calle empedrada”, que fue la primera que se adoquinó en la ciudad para facilitar el tránsito de carruajes y mercancías. Hoy está cuajada de terrazas, bares y restaurantes en ambas aceras.

Steingasse desemboca en la plaza del Mercado (Marktplatz), el centro copérnico de este casco histórico pequeño pero armónico, en el que parece no desentonar nada.

La parte del templo que da a la plaza es el ábside, es decir, la trasera, y no la fachada principal, que asoma a un estrecho callejón -ver foto de arriba-. El resto de viviendas que cierra el cuadrilátero son construcciones barrocas civiles, fruto de la reconstrucción de la ciudad tras su destrucción por tropas francesas en 1689.

Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo de Heidelberg

La banda sonora del carrillón municipal suena cada cinco minutos durante todo el día.

El casco histórico gira en torno a tres plazas contiguas, tres burbujas que esponjan la planimetría cuadriculada de la ciudad.

La de arriba, en la foto, es la Kornmarkt (la plaza del Mercado del Grano), otro espacio encantador donde se instalaba un mercado privado de cereales, con una estatua de la Virgen en el centro y preciosas vista del castillo.

La siguiente, Karlsplatz, está ubicada directamente en la calle principal de Heidelberg

En el centro de la plaza se encuentra la fuente Sebastian Münster

En Karlsplatz se encuentran la Academia de Ciencias de Heidelberg, la histórica Mittermaierhaus y otras casas conectadas.

Situado en el corazón del casco antiguo, justo enfrente del antiguo ayuntamiento, el Hotel zum Ritter St Georg -la del caballero- que ha formado parte del paisaje urbano histórico de Heidelberg [el magnífico edificio es de 1592]

La visita a la ciudad empezó por el castillo. Subir al castillo-palacio, alma y la razón de ser de Heidelberg

Fachada del castillo de Heidelberg, en Alemania.

En el siglo XIX se pensó en su completa demolición, pero un movimiento vecinal logró que se conservara, a pesar de su calamitoso estado. Hoy son las ruinas más románticas del sur de Alemania. Se restauró uno de los edificios y se consolidaron el resto de muros y torres desmochadas.

Por los bellísimos jardines de estilo inglés pasearon muchos escritores y pintores del Romanticismo.

Desde Joseph Turner, el gran paisajista inglés, que lo inmortalizó en ‘El cuadro Heidelberg’, una obra emblemática que captura la belleza y el encanto de esta ciudad alemana; a Johann Goethe, -Encuentro literario, 8 de abril de 2023- que se veía en estos jardines con su joven amante Marianne von Willemer.

Una estatua entre los parterres recuerda las numerosas estancias en Heidelberg del autor de Fausto.

Como curiosidad, en el interior del castillo se conserva el barril de vino más grande del mundo, capaz de almacenar unos 220.000 litros. Data de 1754 y se usaba para almacenar el vino de escasa calidad que pagaban los campesinos como impuestos.

También hay un museo de la Farmacia, con antiguas boticas traídas desde diversos lugares del país.

Patio del Castillo de Heidelberg

Visitamos la Universidad de Heidelberg, la más antigua de Alemania (1386). Estudiar en Heidelberg es un estatus de excelencia entre universitarios de toda Europa y la mayoría de sus facultades tienen un alto nivel de corte para entrar.

Y en una de sus escaleras hicimos la ‘foto de grupo’

Y brindamos en un local auténtico y tradicional de la calle Haspelgasse

Hemingway en la Casa de Cultura

No es la primera vez que escritor y periodista estadounidense ‘está’ en el Centro Cultural de Aiete. Fue en el invierno de 2011, con motivo del 50 aniversario de su muerte, cuando el ‘ciclo de literatura y cine’ dedicó varias charlas, encuentros literarios y películas al literato norteamericano,

Estos días se puede ver una detallada exposición de su vida y de su relación con el País Vasco en la casa de cultura de Aiete [14 jun – 15 sep 2024]

Del 14 al 16 de julio se celebra el congreso sobre Hemingway en el Kursaal. Por ello, la exposición tendrá un horario especial esos días: 10:00-18:00.

Valerie Hemingway, ayer en el Kursaal donostiarra junto al cartel del encuentro que se celebra estos días (foto Diario Vasco)

El Kursaal acoge desde el domingo y hasta hoy a cerca de 300 participantes de veinticinco países de los cinco continentes para proponer nuevos acercamientos a la figura de Ernest Hemingway, el escritor poliédrico, el hombre inabarcable.

Por las salas polivalentes del edificio donostiarra pasaron ayer expertos como John Beall, Ai Ogasawara, Elena Zoloritariov, Sam Kelly, Ellen Andrews Knodt, Julian Zabalbeascoa, Edorta Jiménez, Josu Jiménez Maia o Kirmen Uribe, entre muchos otros. Y aunque el motivo de esta 20ª Bienal es ‘Ernest Hemingway y Euskal Herria’, los temas abordados en las charlas fueron de lo más variopintos.

Valerie, esposa del hijo de Hemingway, ayer, a sus 84 años, estuvo en el Kursaal donostiarra para hablar de cómo era su suegro en la intimidad y romper con los tópicos que rodean al escritor.

«Era muy diferente de la proyección pública que tenía. Era muy serio y disciplinado. Cada día escribía y por la mañana, nadie le podía molestar. Después hacía algún ejercicio físico y por la tarde, si estaba en España salía con los amigos y si estaba en Cuba, su vida era más tranquila. Salía a pescar dos veces a la semana».

«Cuando escribía no probaba el alcohol. De hecho, contaba que de joven alguna vez bebía y luego escribía algo, creyendo que era maravilloso, pero cuando lo veía al día siguiente lo tiraba a la basura. La gente piensa que estaba todo el día borracho y he tenido que enseñar que no era así».

La Sociedad comenzó en 2011 -el año de su presentación en el centro Cultrual de Aiete- la publicación en diecisiete volúmenes de 6.000 cartas de Hemingway.

Este año ha aparecido el correspondiente al período 1934-1936 y en 2025 se lanzará la correspondencia de la época de la Guerra Civil. Sobre Hemingway, nunca se puede asegurar que se haya dicho la última palabra.

En aquel año 2011 [primero del Centro Cultural], se proyectó en Aiete la película ‘Adiós a las armas’ [11-11-11], la película dirigida por Frank Borzage

Un día antes, de la mano de Lola Arrieta, se analizó su novela ‘Por quién doblan las campanas’.

Lola extiende sobre la mesa la documentación preparada para la tertulia

A mediados de noviembre de aquel 2011, jueves 17, se disfrutó de la tertulia literaria con el poeta donostiarra Jorge González Aranguren, que disertó sobre la «generación pérdida»

La exposición resalta la asociación del autor con Pamplona ‘Fiesta’, pero el periodista, novelista y viajero disfrutó mucho de San Sebastián. Son una delicia sus escritos ambientados en la ciudad. Hemingway comió en el mítico Azaldegui de Miraconcha, se aficionó a la pelota en el frontón Moderno, se baño en la Concha y una tarde de 1960 se reunió en en el hotel María Cristina con el escritor José de Arteche para cederle los derechos en euskera de ‘El viejo y el mar/Agurea ta Itxasoa’ (escena expuesta en el centro cultural)

En la Concha

Limpieza de la Toka de Machain

En la foto el propio autor, “Jadiku” (Jose Antonio Díez de Quevedo), con el buzo puesto, haciendo labores de aseado

La toka está formada por una chapa de hierro fundido curvada. En la parte inferior interna hay cinco fichas redondas de 30 cm de diámetro y 3 cm de grosor. En la parte superior externa hay otra ficha de las mismas características.

La chapa de hierro tiene un grosor 3 cm; ancho 30 cm; longitud 4 m

En la parte inferior exterior lleva la firma del autor : Jadiku 17.

Está plantada en una campa de Etxadi (Aiete), dese octubre de 2017; en recuerdo del tokalari y bertsolari Manuel Matxain, de cuyo nacimiento se cumplían 100 años en el 2016.

Manuel Machain era un popular vecino del barrio, un hombre polifacético y sencillo, que compatibilizó su tarea de creación literaria con el deporte, que se ganó la vida trabajando en una fábrica de baldosas

Fue tokalari, bolari y bertsolari, y un atleta completo.

La escultura “Toka” es la obra de Jadiku, en alusión al juego en el que el aficionado bertsolari fue un gran campeón.

Desde 12 de octubre de 2017, en una pequeña campa entre los jardines y el popular barrio de Etxadi, está ‘sembrada’ la Toka, coincidente con la idea que tenemos de la sencillez de Manuel y su carácter como ‘gizon plaza’.

«El mar y el bosque mis 2 grandes pasiones», en el Topaleleku, preciosa muestra

A cargo de Virginia Perales. Pintura: Óleo y acrílico.

Exposición: en el Topaleku

Jardines del palacio de Aiete.

FECHA

Del 1 de julio al 15 de septiembre 2024.

HORARIO

De lunes a domingo. De 10:30 a 20 h.

“Después de diferentes etapas en mi estilo de pintura he optado por expresar mi pasión por la naturaleza por su frecuencia de color esencial en mi vida.

Me apasiona pintar. Mis principios fueron en óleo y sobre el mar.

Fui girando a abstractos en acrílico, y actualmente coloreo las sombras del bosque. Partiendo de fotos en blanco y negro le doy una gama de luz y colorido que siento le pertenece.

Expresar la pintura me parece enriquecedor y sanador”.

Virginia Perales.

El domingo se celebra la hoguera de San Juan en Aiete

23 de Junio

San Juan una noche mágica, una tarde para celebrar, disfrutar

La leyenda cuenta que es la forma de celebrar el amor del Sol por la Tierra; el fuego también está asociado con el amor y la fertilidad, y las parejas saltan juntas sobre las hogueras para fortalecer su relación y asegurar la fertilidad; pero además “El fuego tiene poder purificador y puede servir como protección contra los comportamientos malignos y negativos.”.

La víspera de San Juan es una fiesta muy popular en Aiete donde se celebra bailando en trono a la hoguera, ahuyentando el dragón, saltando los rescoldos, y disfrutando de una noche iluminada por la luna -si las nubes no lo impiden- en unos de los cerros más vividos de Donostia.

Las puertas del Jolastoki están abiertas, vuelve San Juan Sua. Muchas personas, muchas familias, de los diversos confines de Aiete, vendrán a celebrar la fiesta por todo lo alto,

Se levantará un pequeño montículo de madera especial sobre una capa de arena que servirá de protección al suelo de la cancha deportiva.

A las 18:00:

Ate Irekiera

Empezará la sardinada, en la sociedad ACD Aiete, en el Jolastoki: Sardinada y montaditos de salchichas, sidra, cerveza, tortilla, gazta

A las 19:00: Sorgin Dantza, Gero Axular.

A las 20:00: Encendido de la hoguera

Soka-dantza

Tres generaciones se entretejen en el baile.

Los dantzaris, niñas, niños, chicas, chicos, mujeres, hombres entrelazarán las manos y formarán una cadena que primero envolverá la hoguera en una gran circunferencia y luego se extenderá, desplegándose, por toda la cancha. La soka-dantza de Aiete se interpreta de esta forma y los dantzaris se multiplican

Entre las 21:00 y las 1:30

Apagado de la hoguera y fin de la fiesta

Los organizadores irán reduciendo la hoguera, cubriéndola de arena para tener más seguridad y, con el fuego ya sepultado, niñas, niños y mayores, harán cola para saltar por encima de un lateral y cumplir así el rito centenario

Ensayos

Los ensayos para la dantza se organizan en Axular Lizeoa, el viernes 21 de junio a las 17:45

Caminar y andar en bicicleta en el área escolar de Aiete

El PMUS vuelve al tópico de la dispersión del tejido residencial de Aiete como principal escollo a la hora de diseñar un carril-bici en el barrio.

Las personas técnicas responsables de la redacción de este del Plan de Movilidad Urbana Sostenible no conocen Aiete, se les ha parado el reloj en el siglo pasado

Aiete hoy -como heredero de la Goiko Galtzara del milenio pasado-, es un ‘barrio río’, un ‘barrio camino’; característica que, al contrario de lo se afirma en el PMUS, facilita el transporte público; ejemplo como circula el Dbus por el barrio

Con el gobierno anterior, con Pilar Arana como concejal, Lantxabe y el departamento de movilidad diseñaron un proyecto de bidegorri [FASES I, II, III, IV y V], del que sólo se hizo la Fase I [aún si acabar, desde el Jolastoki, hasta la bajada a Bera Bera], se diseñó el proyecto y se le asignó un presupuesto a la Fase II, entre Jesuitinas y rotonda de Erramunene -que quedó dormido en el cajón-. La Fase III, entre el Centro de Salud y La Cumbre, fue impulsada por la ciudadanía donostiarra en los Presupuestos Participativos del 2018. Y lo que ayer mismo sirvió de excusa para no facilitar la ‘Cubierta’ en la Hiru Damatxo [“No sacó votos suficientes”] dijo en Comisión el concejal de Obras y Proyectos, no es motivo para hacer el bidegorri en su Fase III que sí sacó el número de respaldos necesario.

Ahora el PMUS dice que quede en estudio ‘el tramo entre Mantulene o Asken Portu y la rotonda de Jesuitinas’; con el parche de que en los tramos sin posibilidad de carril bici segregado, se utilice la señalética horizontal

Con esta resolución se evidencia -como se enuncia al principio- que las personas que han redactado el PMUS no conocen el barrio

La calzada que bordea el muro de las Jesuitinas registra un tráfico infernal, y la acera está llena de baches, es irregular e intransitable


Desde Lantxabe llevamos años -desde los tiempos en que Pepe Arrate era responsable municipal de movilidad, año 2015- proponiendo el derribo del muro de las Jesuitinas. Tal solución estética y urbanística resolvería problemas de tráfico en la rotonda de las Jesuitinas y en toda la zona y permitiría el trazo de un bidegorri normal.

“No hay partida presupuestaria” para reemplazar el muro, dicen ahora desde el Gobierno Municipal.

Pues bien Lantxabe y Kalapie, proponemos una solución transitoria, una «zona de convivencia» para mejorar la seguridad vial en la demarcación -Axular Lizeoa, Aiete Ikastetxea, Hiru Damatxo- dando prioridad a peatones y bicicletas, fomentar el caminar y andar en bici

¿Qué comporta este proyecto para Aiete que se llama «zona de convivencia»?

Se busca crear un espacio urbano más seguro, sostenible y agradable para la vecindad de la zona, con las siguientes siete medidas

  1. Limitar la velocidad de los vehículos a 20 km/h.
  2. Colocar señales de tráfico que indiquen la nueva limitación de velocidad y la prioridad de peatones y ciclistas.
  3. Implementar pavimento diferenciado para zonas peatonales y de bicicletas.
  4. Instalar mobiliario urbano (bancos, jardineras) para delimitar zonas de estancia.
  5. Mejorar la iluminación pública para aumentar la visibilidad y seguridad durante la noche.
  6. Adaptar los pasos de peatones para personas con movilidad reducida.
  7. Crear estacionamientos para bicicletas seguros y accesibles.


Con este proyecto tratamos de mejorar la seguridad vial para todos los usuarios de la vía, especialmente para el alumnado de los colegios circundantes (Aiete Ikastetxea, Axular, pero también los centros Inglés y Alemán) y crear un entorno más agradable y saludable para la toda la vecindad
Nos dicen desde oficina del PMUS que ahora entramos en un periodo de consultas por barrios. Solicitaremos una reunión en el barrio de Aiete para defender nuestras 4 alegaciones; una de ellas es esta. Nuestro propósito es que la ciudadanía pueda hablar y formar parte del diseño.

Entrada (o salida) a la ‘zona de convivencia’

Se señala en rojo la entrada a la Aiete Ikastetxea, Hiru Damatxo, Colegio Inglés: punto conflictivo ahora

Calle que necesita de atención municipal. Está ‘encima’ del Axular. Vial importante para los escolares que vienen de la zona de Pagola hacia los centros escolares

La ‘Zona de Convivencia’ llega (o sale) hasta Asken Portu. Es un giro considerable -no obligatorio- que persigue la seguridad de las y los ciclistas y mejorar la protección de los trayectos escolares en el barrio