Si Rajoy sigue presidiendo el Gobierno de España, Catalunya terminará siendo independiente.

http://www.aiete.net/2015/08/la-mitad-de-los-catalanes-saben-lo-que-quieren-la-otra-mitad-tambien/

En este comentario retomado de la web del 22 de agosto se decía “La mitad de los Catalanes saben lo que quieren, la otra mitad también”

votos2

También la derechona de toda la vida conoce lo que quiere y domina las instituciones y los medios de trasmisión de la información.

El poder al que nos referimos con la palabra derechona, incluye a los grupos catalanes, vascos y demás, similares en poder y corrupción.

Han votado cuatro de cada cinco catalanes con derecho a voto. Alrededor de cuatro millones de personas. La mitad lo han hecho por la independencia de Catalunya, la otra mitad no. Pero de los que han seguido a los partidos que abogan por otras relaciones institucionales, cerca de 500.000, si añadimos los 100.000 votos de Unió, son partidarios de un Compromiso Histórico catalán y la celebración de referéndum similar al de Escocia.

En poco tiempo las personas partidarias de la independencia de Catalunya han pasado de ser un porcentaje pequeño a la mitad de los votantes. La legislatura de Rajoy, que va para cuatro años, ha hecho más independentistas que 300 años desde la caída de Barcelona en la Guerra de Sucesión Española, el 11 de septiembre de 1714.

Otros cuatro más, y Catalunya podrá ser un estado más en la Unión Europea, en la ONU y en la OTAN, CUP mediante.

(La CUP, 330.000 votos, es una organización política asamblearia que se extiende a todos los Países Catalanes -la Comunidad Valenciana y las islas Baleares y, quizás, el Rosellón francés- y que, partiendo del ámbito municipal, trabaja por unos Países Catalanes independientes, socialistas, ecológicamente sostenibles, territorialmente equilibrados y no patriarcales).

4 pensamientos en “Si Rajoy sigue presidiendo el Gobierno de España, Catalunya terminará siendo independiente.

  1. Juan José Ibarretxe

    Hubiera preferido una Euskadi más comprometida con el proceso catalá. Teniendo pendiente un procés similar, aunque propio, no podemos esperar mucho más tiempo para lanzarlo.

    Responder
  2. Una maldad verdadera

    Leído en la prensa
    “Sería un ahorro para España que Soraya presidiera a los jueces que realmente gobiernan, ya que lo hacen al dictado o al pairo de su infinito poder, que a la hora de la verdad es un poder a escondidas, un despoder.
    El Gobierno transmitió a miembros del Constitucional su preocupación por el daño que sufriría el Estado con la investidura del expresidente fugado; ante las primeras noticias de las diferencias entre los magistrados del Constitucional y sobre todo del criterio en contra de admitir el recurso, el Gobierno entró en pánico. Fuentes gubernamentales admiten que el miedo y el vértigo no abandonaron al Ejecutivo desde la tarde del miércoles, cuando el Consejo de Estado rechazó el recurso preventivo al no haberse producido aún ningún hecho ilegal. Antes que el Alto Tribunal se reuniera hubo contactos entre miembros del Gobierno y los magistrados. Los ministros y el propio Rajoy, en primera línea, según fuentes del Ejecutivo, transmitieron a quienes tenían que tomar la decisión, la grave situación en la que se ponía al Estado si se permitía que el expresidente de la Generalitat resultara investido por la Cámara catalana
    Se apeló a razones de Estado” ….Y vuelta a empezar
    Roman
    Quien esto escribe es de más allá de los 50

    Responder
  3. Baltasar

    Todo es doloroso y las actuaciones similares a lo que ocurre cunado se va al dentista con dolor y no quiere perder le diente y que se cure solo con el cepillado y el enjuague.En este caso pasa lo mismo ninguno quiere perder el poder y ambos se valen de los “aprietes donde mas daño se hacen” en su partido, sin pensar en la democracia y la poltica. Y el resto de lo ciudadanos viendo el espectáculo tan lamentable,los medios de comunicacion sacando ventaja y haciendo el agosto en epocas frias y caliente

    Responder
  4. Javier

    Baltasar nos avisa ‘ninguno quiere perder el poder’, ‘sin pensar en la democracia y la política’, ‘medios de comunicación sacando ventaja’
    En estos -este- día, porque los medios queman el tiempo, hemos visto que las 155 monedas de plata de Rufián eran de ida y vuelta. Ahora el que se siente vendido es el que fue acusado de vendedor. La sospecha de traición es un clásico en cualquier grupo. Pura condición humana. O condiciones, en plural, porque lo habitual es que se junten la desconfianza hacia los otros y la inseguridad respecto a uno mismo. Siempre es más fácil echar la culpa a los demás, y no es improbable que la tengan. Solía decir Leopoldo Panero que el problema de los paranoicos como él era que al final solía haber alguien que los perseguía de verdad.
    En el caso que nos ocupa, el de Carles Puigdemont, la sentencia es cierta en varios sentidos. En el literal, porque hay una justicia injusta que va tras él por tierra, mar y aire (Zoido dixit), pero, además, en otros metafóricos. También tiene el aliento en su nuca de la propia leyenda que se ha forjado, impeliéndole a ser el héroe que seguramente nunca sospechó que sería. Y para empeorar la situación, termina de acorralarlo el mismo peso de sus actos. Era cuestión de tiempo, y no de mucho, que llegara al ‘final de la escapada’.
    Diría que la conciencia -¿o consciencia?- de todo eso es lo que le llevó a escribir los ya celebérrimos mensajes a su (descuidado) amigo Comín. Tal y como se disculpó, un humano momento de debilidad de alguien sometido a enorme presión, pero de igual modo, un arranque de lucidez y de sinceridad.

    Responder

Deja un comentario