Agua y fuego en la hoguera de Aiete

Respetado el anuncio de tormentas, a las nueve de la tarde la plaza de juegos estaba hasta la bandera, jóvenes, familias, niñas, niños. Pronto se agotaron los 30 kilos de sardinas

El director y coreógrafo de Gero Axula, Juan Luis Unzurrunzaga, mostrando su apoyo en el día internacional del Sindrome de Dravet
Las más jóvenes del Gero Axular

Abrieron la velada los más jóvenes del Gero Axular. Primera colaboración con la ‘San Juan sua’ de Aiete que ojalá dure muchos años

La noche más corta del año congregó a mucha gente. En la tarde mágica se prendió la llama media hora antes de lo previsto para burlar la amenazadora lluvia y, con la mecha, se encendió también el verano.

Luego cayó mucha agua pero la fiesta había vencido por la alegría y la ilusión de las personas asistentes que se enfrentaron a los malos presagios del anunciado temporal

La magia de San Juan prendió la llama del verano y dio el pistoletazo de salida a la vacación, el anhelo, la esperanza, el deseo.

Con el fuego la personas presentes quemaron también las listas de cosas negativas

Había espectáculo en el Jolastoki. Tras la dantza de los del Gero Axular, volvío el ‘herensungo’ de pasados años.

El encendido de la hoguera en el Jolastoki tiene sus propios ritos, este año protagonizado por un engendro que prendía fuego a la hoguera, un funambulista, con una antorcha en cada mano, que daba vueltas a la pira y el dragón que le escoltaba; un dragón oriental, tenido por una criatura benéfica y símbolo de buena fortuna, un dragón que no escupía fuego, sino que lo organizaba, que no tenía alas, pero pudo volar gracias a la magia

Luego los más niños, arropados por sus gurasos, giraban en círculo alrededor de la organizada fogata. Pudieron agotarse las reservas de sardinas y de todo lo que fuera merienda o aperitivo, pero no el entusiasmo, el apoyo, la felicidad, el compañerismo, la entrañable reunión de cientos de aietearras, muchos de ellos, por su corta edad, portadores del futuro

1 comentario en “Agua y fuego en la hoguera de Aiete

Deja un comentario