Un gran día de fiesta coral en el caserío Katxola

Eran las doce en punto y Sergio Pedrouso, fresco y lleno de humor, daba inicio a un concierto coral que el gentío que llenaba ‘la plaza de Katxola’ no olvidará fácilmente. En ese momento el sol estaba en lo más alto de su elevación, los árboles que rodean el caserío filtraban sus rayos y conseguían daban sombra a la zona; hacía calor esta mañana de domingo

Al piano un sensible Daniel Oliveira

El caserío celebraba con especial solemnidad su vuelta a la actividad cultural, dedicándola a dos coros del Easo muy queridos entre nosotros: el Easo Txiki y el Cum Jubilo.

Era un acto organizado para el disfrute en colectividad: las niñas y niños participantes, las y los coralistas de Cum Jubilo, sus familias, amistades y aquellas personas que se acercaron a Katxola, porque en el caserío iba a ver una reunión de gente con sus mismas afinidades y para celebrar el ‘regreso de Katxola’ y el canto popular.

La hierba, de entre los árboles, en ‘la plaza del caserío’, era el mejor lugar para evitar el calor y para la concentración y regocijo con las corales que, con palabras y gestos cariñosos, dirigía Sergio

El director ofreció una lectura de manual de ambas agrupaciones a las que se vio muy cómodas y acostumbradas con el repertorio y con el maestro.

Katxola ha vivido este domingo una conmovedora fiesta. Niños y mayores se han volcado

Es muy probable que dentro de un tiempo recordemos el recital de este domingo en Katxola como una de esas citas que nos harán decir con orgullo: «yo estuve allí»; no sólo porque disfrutamos de una bellas voces infantiles y la ensoñadora réplica de las adultas, sino porque será difícil poder escucharlas al mismo tiempo y en una mañana tan perfecta de ambiente y temperatura como la de hoy. Y todo ello al aire libre libre, encima del Bosque y el teatro de Miramón.

Todo pareció fácil bajo la batuta de Sergio, pero el maestro está dotado de una sensibilidad muy poderosa, controla todas las dinámicas y registros, y juega con ‘la coralidad’ para ponerlo al servicio del público que viene a ver el caserío, a sus txikis, a sus amona-aitonas y a escuchar música. Este placer no habría sido posible sin la labor del director y del pianista que actúan como si tuvieran una orquesta en sus manos.

Las dos últimas canciones fueron entonadas por las dos corales unidas, Easo Txiki y Cum Jubilo Abesbatza, y Sergio, en colaboración con Daniel, regaló la conjunción rítmica y sonora de ambos coros, la perfecta vocalización, con un loable trabajo que hizo que se fusionaran como un guante

Ha sido mañana intensa, emocionante, feliz

1 comentario en “Un gran día de fiesta coral en el caserío Katxola

Deja un comentario