Schola Gregorioanista Gizonezkoak Donosti Ereski en el Aiete Kantuz

El pasado viernes 9, brindó a un público que llenaba el salón de actos del Colegio Mayor de Aiete, un sugerente proyecto que ha ido enriqueciendo en los últimos tiempos.

En su función incluyó códices guipuzcoanos de Oñate de 1614, de Azcoitia de 1772 y el manuscrito de Fuenterrabia de 1828

El programa completo fue

Suscepimus: Introito Fiesta de la Purificación – Códice de Azkoitia.

Puer: Introito Navidad Tertia Missa – Códice de Azkoitia

Benedicta: Antífona – Códice de Oñati

Cantantibus organis: Antífonoa – Códice de Oñati.

In nomine Iesu: Introito Festividad San Ignacio – Códice Azkoitia

Alma Redmptoris Mater: Antífona Abendu garaikoa – Códicie de Oñati

Ave Regina coelorum: Antífonoa Garizuma garaikoa – Códice de Oñati

Regina coeli: Antifona Pazko garaikoa – Códice de Oñati

Salve. Antifona Urtean zehar – Códice de Hondarribia

Salve Mater: Dom Pothier – Himno/Goratzarrea

La Schola Gregorioanista, es conocida en el barrio, donde ha tenido varias funciones; la primera, hace diez años, el martes 10 junio de 2008, en el caserío Katxola

Su director Jokin Otamendi fue desgranando el significado de cada canto y su entronque con la canción gregoriana milenaria

Desde su nacimiento, la música cristiana fue una oración cantada, que debía realizarse no de manera puramente material, sino con devoción o, como lo decía San Pablo, «cantando a Dios en vuestro corazón». El texto es pues la razón de ser del canto gregoriano. En realidad el canto del texto se basa en el principio de que -según san Agustín – «el que canta ora dos veces”. El canto gregoriano jamás podrá entenderse sin el texto el cual tiene prelación sobre la melodía y es el que le da sentido a ésta. Por lo tanto, al interpretarlo, los cantores deben haber entendido muy bien el sentido del texto. En consecuencia, se debe evitar cualquier impostación de voz de tipo operático en que se intente el lucimiento del o los intérpretes.

Es música vocal, esto es, que se canta a capella sin acompañamiento de instrumentos.

El texto está en latín, lengua del Imperio romano extendida por Europa (aún no existían las lenguas romances). Estos textos fueron tomados de los salmos y otros libros del antiguo testamento; algunos provenían de los evangelios y otros eran de inspiración propia, generalmente anónima. Sin embargo existen algunas piezas litúrgicas en lengua griega: Kyrie eleison, Agios o Theos (liturgia del viernes santo)…

En el Colegio Mayor, la Schola Gregorioanista, como se ha escrito más arriba, interpretó varios ‘Introitos’ y Antífonas’ y algún ‘Himno’ procedentes de Oñate, Azcoitia y Fuenterrabia

Una delicia para todos los sentidos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.