Muerte de los primogénitos (Éxodo 11,1-12;29-51)

Sciammarella 2La décima y última plaga fue la muerte de todos los primogénitos de Egipto. Dios ordenó a los hebreos marcar sus puertas con la sangre de un cordero, y de esa forma no entraría en sus casas para matar a sus primogénitos. Primero, el ángel de la muerte fue al pueblo hebreo para matar a algunos hebreos, pero no lo hizo gracias a la sangre del cordero por las jambas de las puertas. Luego el ángel de la muerte se dirigió al pueblo egipcio para matar. Como no había ninguna sangre de cordero en la puerta, éste mató a los primogénitos egipcios, incluyendo al hijo del faraón. Este fue el golpe más duro a Egipto y la plaga que finalmente convenció al faraón de que debía liberar a los hebreos.

1 comentario en “Muerte de los primogénitos (Éxodo 11,1-12;29-51)

  1. RICHARD

    No existe mayor suerte que tener a Dios de tu parte.Es posible matar y no ser muerto por tu enemigo si Dios está contigo.Si tenéis alguna duda, preguntad a los Requetés que luchaban con Dios a su vera y el fusil en su diestra y que entraron en Donostia para limpiar de obreros paganos sus calles , en nombre de un Dios justiciero.Ahora parece que Dios está cambiando de planes pues ha permitido que el golpista y desleal Mola y su compi San Jurjo puedan ser echados del espacio sagrado por antonomasia.Solo nos queda que el sanguinario y torpe general africanista y su amigo/enemigo, el señorito fascista de pelo engominado,acaben expulsados del monumento hecho con la sangre de los Prisioneros Republicanos.? De verdad la Transición término ?.No, mientras ese horrible espantajo de hormigón y cueva horrenda, mezcla de Religión y Fascismo, siga presente.Dios, ayudamos, aunque solo sea por esta vez, para que ganemos los justos.Te rezaré en Arameo si así lo haces y dejaré de adorar al Faraón de turno.

    Responder

Deja un comentario