5 pensamientos en “Desmontando a Ciudadanos

  1. Iñaki

    Albert Rivera, el títere creado por el poder para que parezca que algo podría cambiar, pero garantizando que nada cambie, convocó a los medios en una rueda de prensa que debería pasar a la historia del teatrillo español más chusco. Un sainete político sin una gota de talento, sin pizca de gracia. Ojeroso y cariacontecido, como si le doliese España, Rivera se puso la chaqueta de patriota (aquí lo importante es que haya Gobierno) y se burló de todo el mundo: de los periodistas que asistieron a la pantomima, de los ciudadanos que siguieron con atención sus contradicciones, de su socio hasta hace cuatro días Pedro Sánchez, de los votantes a los que prometió la cabeza de Mariano Rajoy…

    El acuerdo Ciudadanos-PP está cerrado. Pero Rivera interpretó el papel de duro negociador y puso sobre la mesa del PP seis condiciones para abandonar la abstención y votar “sí” a Rajoy. ¿A Rajoy? ¿Seguro? Sí, a Rajoy, el mismo tipo al que días antes había considerado incompatible con el futuro de este país: “No vamos a apoyar a ningún Gobierno de Mariano Rajoy”, advirtió el líder de Ciudadanos, sudores fríos y lengua de serpiente, en El País del pasado 12 de julio. ¿Vileza? ¿Deslealtad? ¿Farsa? De ninguna manera: instinto de supervivencia. Hasta Felipe González, el dios del socialismo, el estadista más importante de la galaxia, el señor de los bonsáis, la todopoderosa deidad de las puertas giratorias, X Man, ha hablado: “La decisión de Rivera es el primer acto de responsabilidad política desde las elecciones”.

    En nuestros días, Judas podría haber justificado su actitud traicionera alegando “responsabilidad política”. Nadie hubiera podido reprochárselo. Como nadie parece echar en cara a Rivera que su propuesta a Rajoy, “un pacto contra la corrupción y por la regeneracion democrática”, sea una tomadura de pelo, un auténtico paripé: a un leopardo no se le pueden quitar las manchas. El Partido Popular es la corrupción en estado puro. “Una organización criminal”, según la Guardia Civil. Un partido imputado en su totalidad por destruir pruebas de… ¿lo adivina? Efectivamente: un caso de corrupción.

    Responder
  2. Rolando Ruiz

    Escribo para remarcar la ignorancia supina de Rivera de C’s que ha demostrado desconocer absolutamente el Concierto Económico, marco por el que se regulan las relaciones financieras entre Euskadi y el Estado, recogidos en la Constitución. Es significativo que el propio ministro le tuviera que recordar que la democracia se hace desde la diferencia y la diversidad. Otros le han tachado de “irresponsable”, de “intentar crear un nuevo conflicto territorial” y de “demagogo”. La posición de Rivera no es nueva, ha sostenido la necesidad de uniformidad desde sus inicios políticos. A mi me recuerda mucho a Mick Hughes, el estadounidense que se dispone a volar mañana con un cohete casero de color rojo y letras amarillas, a 550 metros de altitud para demostrar al mundo mundial que la Tierra es plana. Rivera a bordo del C’s, ha iniciado una cruzada similar contra el Concierto Económico vasco intentando convencer a la opinión pública de que se trata de una ley insolidaria y ventajista. ¿Y los dos diputados de EH Bildu? Pues lo mismo, o son dos extraterrestres o montaban en el mismo cohete. Porque se supone que un partido vasco va a Madrid para defender los intereses de Euskadi

    Responder
  3. Gordejuela

    Pues yo escribo apoyando a Rolando
    Del interminable catálogo de polémicas recurrentes, una de las más cansinas es la de los supuestos privilegios que conllevan el Concierto de los tres territorios autonómicos y (citado con menos frecuencia) el Convenio de Navarra. Harta una hueva ver al figurín figurón Rivera, le petit Macron, haciendo la gracieta del cuponazo para denominar a lo que no tiene ni puta idea de cómo va. Y qué decir del entrañable Baldoví o de su compañera de tiñas Mónica Oltra, autitulados nacionalistas valencianos, enfadándose y sin respirar como si los malvados vascones tuvieran algo que ver con la rapiña sistemática a orillas del Mediterráneo. Pueden dar gracias en aquel terruño por no haber tenido un sistema fiscal parecido al que envenena sus sueños, porque el pufo actual iba a ser broma en comparación con el que habrían adquirido con una herramienta que en manos de ladrones compulsivos conduce a la ruina en un par de años.
    Que se apliquen el cuento, de paso, la sultana socialista de Andalucía y su conmilitón extremeño Fernández Vara, émulo menor del cacique Rodríguez Ibarra, motejado el bellotari en sus días de mandato. Dadas las costumbres manirrotas acreditadas por los gobernantes de sus respectivas ínsulas, habría sido hasta gracioso ver cómo se las ingeniaban sin poder gastar ni un euro más de lo que se ingresa. Por no hablar de cómo se habrían recaudado los impopulares impuestos, ya tú sabes, cuando cultivas el voto en cautividad.

    Responder
  4. Josemari

    ‘PNV, PP y PSE bajan impuestos en el País Vasco tras el Cupo’
    Ese es el titular de ‘El Mundo’, enemigo del Cupo, del Concierto, del ‘Derecho a decidir’ y de todo lo que se menea…que demuestra el oportunismo y falta de tacto con las instituciones vascas por parte del PNV y el PSOE. Al PP le da igual con tal de favorecer a los suyos

    Responder

Deja un comentario