Reclaman la placa conmemorativa del “Pacto de San Sebastián”

El pasado  30 de marzo, se llenó el aforo del Salón de Plenos de la Casa de Cultura de Aiete. Hubieron de traerse todas las sillas guardadas en el almacén para ocasiones como esta. Aún y todo, se ocuparon también los improvisados asientos corridos de los laterales y el fondo del Salón de Actos. Hubo personas que no pudieron entrar precisamente porque el salón estaba completo  (180 personas pudieron asistir al acto). El motivo era una conferencia del profesor Pablo Becerra sobre la vida de Manuel Azaña, Presidente de la Segunda República y especialmente, sobre el Pacto de San Sebastián, en el que él participó.

 Azaña fue un fino escritor, un gran articulista, teatro, novela, –Premio Nacional de Literatura 1928-, un gran orador y un político honesto entregado a la causa de sus ideas.

 Lo que más conmocionó a la sala fueron las últimas semanas, los últimos momentos de su vida. Su desamparada muerte arropado por su familia (noviembre de 1940). El pidió quedarse en Montauban (Francia), donde murió y allí, una parte de los presentes en la sala, irán visitar su tumba y hacerle una ofrenda foral, mañana 1 de abril.

Los presentes, los que participaron en el coloquio, el ambiente en general de este encuentro–homenaje a Azaña, manifestaron además, una gran unanimidad para reclamar que la placa conmemorativa del Pacto de San Sebastián, reunión celebrada el 17 de agosto de 1930, preludio de la Segunda República, fuera restituida a la calle Garibay número 4, en cuya primera planta, antigua sede del Partido Republicano, se celebró la cita. Nuestra ciudad no está sobrada de elementos conmemorativos de esta gradeza.

1 comentario en “Reclaman la placa conmemorativa del “Pacto de San Sebastián”

  1. La placa recordatorio del pacto de San Sebastián

    El 15 de mayo un lector de prensa mandó una foto-denuncia al diario vasco preguntando dónde estaba la placa en recuerdo del pacto de San Sebastián, la pregunta era retórica porque el autor conocía donde estaba almacenada y lo decía. Pues todavía está sin reponer. Como tampoco está repuesta la placa en honor a García Ripalda (Medalla de Oro de la ciudad), en la calle Padre Larroca. Repónganlas y saquen un molde porque si las vuelven a arrancar habrá que reponerlas de nuevo

    Responder

Deja un comentario