Reportaje gráfico de la odisea de Lantxabe en la Grecia Antigua

Intenso y rico ha sido este 10º viaje organizado desde el Ciclo de Literatura y Cine de la Casa de Cultura de Aiete. El destino elegido, Grecia, ofrecía tantas posibilidades de disfrute que el verdadero problema era el de su distribución en los doce días de duración del viaje.
Tras volar a Atenas, la primera jornada se dedicó al Santuario de Delfos, dedicado a Apolo, lugar mágico, al que desde época arcaica acudían gentes de todo tipo a consultar al oráculo. La visita a su magnífico museo nos proporcionó el placer de encontrarnos con obras máximas de la escultura de la Grecia antigua como los Kuroi arcaicos, la Esfinge de los Naxios o el insuperable Auriga.
La visita al monasterio de Ossios Loukas, del siglo XI, uno de los más bellos monasterios bizantinos de Grecia puso fin al primer día del viaje.
Desde la localidad de Kalambaka ascendimos al día siguiente a Meteora para visitar sus monasterios y admirar su paisaje, San Nicolas, con sus magníficos frescos del monje Teofanis el Cretense fundador de la escuela de Creta, Agia Roussanou y Megalo Meteoro merecieron visita detallada.
Ioaninna fue la siguiente localidad visitada y desde allí nos trasladamos a Dodona, antiguo santuario dedicado a Zeus y Dione, frecuentado ya desde la Edad del Bronce, en cuyas excavaciones se han encontrado plaquitas de plomo en las que los peregrinos escribían sus preguntas al oráculo. Avanzando en el tiempo, el Monumento a Augusto fue nuestro siguiente objetivo. El mismo, conmemora la batalla que tuvo lugar en el año 31 a. C., la batalla de Actium, entre Marco Aurelio y Cleopatra por un lado y, el que resultaría vencedor, Octavio Augusto, primer emperador de Roma. Nicópolis, ciudad que vivió un espléndido auge bajo la dominación romana, y las ruinas de la antigua Cassope, con su magnífica vista sobre el golfo de Ambracia culminaron la jornada.
Atravesar el puente de Patras supone abandonar la Grecia del norte para entrar en el mítico Peloponeso. El objetivo era ir recorriendo sus principales enclaves realizando un circuito que terminaría en Atenas, objetivo que logramos cumplir para satisfacción de los viajeros.
El castillo de Chlemoutsi, medieval, construido por los cruzados, nos recibió solemne. De allí nos dirigimos a Olimpia, tercer santuario visitado, dedicado a Zeus. Era uno de los momentos cumbre de nuestro viaje al Peloponeso y lo disfrutamos. Como en los otros santuarios el museo está allí mismo y se pueden contemplar objetos de arte y escultura halladas en el recinto escavado, como la prodigiosa estatua de Hermes. Las mejores atletas de Lantxabe compitieron en su milenario estatadio. Para llegar al Templo de Bassae hay que atravesar la mítica región de la Arcadia, Et in Arcadia nos, exclamamos. Merece la pena llegar hasta allí y ver el soberbio templo, de hacia el 450 a.C, se cree obra del arquitecto Ictino, uno de los que trabajó en el Partenon.
Kalamata está al sur del Peloponeso, a orillas del mar Jónico y en el golfo de Mesenia. Desde aquí nos acercamos a Mistras, que en origen fue una ciudad fortificada sobre el monte Taigeto. De su pasado de esplendor quedan hoy un conjunto de ruinas e iglesias bizantinas de extraordinaria belleza. También hubo tiempo para visitar Messena, ciudad fundada por Epaminondas en el 369 a.C. La foto de grupo está hecha en su teatroEra el momento de iniciar la subida hacia la Argólida y, a pesar de todas las bellezas vistas hasta ese momento, el corazón nos latió más rápido bajo la Puerta de los Leones de Micenas y en la Tumba de Agamenón. De Micenas nos dirigimos a Argos, fundada ya en la Edad del Bronce y que da nombre a la región, y al Heraion de Argos, o templo dedicado a Hera.
Nauplia es una bella y muy visitada ciudad costera, enclave perfecto para nuestros siguientes objetivos: Tirinto, emplazamiento de la época micénica, y Epidauro, en cuyo teatro, de sonoridad perfecta, Lola Arrieta, organizadora de las tertulias de literatura y cine de Aiete, pudo leer la poesía de Constantino Cavafis, Itaca, y los coros de Lantxabe entonar el Boga- boga. (El teatro de Miramón podía ser como una modesta copia del de Epidauro)
En la recta final hacia Atenas, nos acercamos a Nemea, lugar en el que se celebraban una de las cuatro competiciones panhelénicas, y visitamos su estadio. Corinto, famosa hoy por su canal, fue una de las polis más importantes de la Grecia Antigua. Acrocorinto, impresionante acrópolis en la antigüedad y fortaleza medieval, nos obligó a subir un último y empinado tramo de su majestuosa cuesta, tan escarpado como necesario para poder disfrutar de la vista que se ofrece desde la cumbre.
Finalmente llegamos a Atenas. La ciudad bullía bajo el gentío que la ha elegido como objetivo de disfrute en esta primera quincena de mayo. Es obligado ir en primer lugar a la Acrópolis, subir por los Propileos, rozar el templo de Atenea Nike, para llegar al Partenon y al Erecteion. Y desde la Acrópolis, en una de sus laderas, como testigos de la época romana, el teatro de Dioniso y el Odeón de Herodes Atico. El nuevo museo de la Acrópolis, su magnífica colección, nos acoge para proporcionarnos más belleza. Allí están las auténticas Cariátides, protegidas de los ataques atmosféricos, bellas y desafiantes, únicas. Tiempo al atardecer para pasear por el Ágora romana y ver la Torre de los vientos.
La siguiente jornada fue marinera y por ello nos acercamos al Puerto del Pireo, en cuyo museo se encuentran 4 fabulosas estatuas de bronce encontradas a mediados del siglo XX, hundidas en el propio puerto: el Apolo, dos esculturas de Artemisa y una gran Atenea. En 40 minutos, una embarcación rápida nos trasladó a la isla de Egina, en la que se encuentra el Templo de Afaya, uno de los tres que forman el triángulo de El Partenón, Sunión y Afaya. (Hace dos años en Munich descubrimos el expoliado frontón del templo). Aunque el objetivo era ver la puesta de sol en Cabo Sunión, unas inoportunas nubes impidieron que pudiéramos ver hasta el último rayo en el horizonte único de este enclave que ha enamorado a tantos poetas. A la vuelta a Atenas, en el autobús escuchamos la música de María Farantouri y Mikis Theodorakis, y los versos de Odysseas Elytis y Constantino Cavafis.
Nos quedó una última jornada para acercarnos al Agora griega, al lugar mismo en que nació la democracia, y para admirar el espléndido Hefesteion. También hubo lugar para recorrer con calma el Museo Arqueológico Nacional y para una cena en el Monte Lykavitos, al que se accede en un funicular como el nuestro de Igeldo y desde donde se vislumbra toda la extensa ciudad de Atenas. Qué decir de las cenas en Plaka o en Monastiraki… donde sonaba de fondo el sirtaki…
Solo nos faltaba pasear entre las tumbas del Cerámico, cementerio antiguo y acercarnos al Templo romano de Zeus Olímpico, justo antes de dirigirnos al aeropuerto de Atenas, el Eleftherios Venizelos, personaje muy importante en la historia de la Grecia moderna y al que ya conocíamos desde nuestra tertulia literaria dedicada a Nikos Kazantzakis y su obra Vida y andanzas de Alexis Zorba.
La expedición estuvo formada por:
Como promotora de las actividades culturales de Lantxabe y artífice del viaje Lola Arrieta, con la colaboración, en la organización, de Lourdes Huesca y acompañados y asesorados culturalmente por Mª José Noain Maura, arqueóloga, responsable de actividades del Museo Romano Oiasso
De la directiva de Lantxabe, Félix Pérez Carrasco, Juan Carlos Berzosa, y Ana Etxeberria que, junto a Sole Asenjo y Javier Abril, más Lola y Lourdes, son las siete personas que han participado en todos los diez viajes organizados
Como participantes activos en las tertulias del ciclo de literatura y cine Asun Urbieta, Merche Jauregui, María Eugenia Garmencia, Javier García, Manuela Albite, Carmen Rodríguez, Conchi Porcel, Marisa Farizo, Juan Félix Velasco, Maixa León, Loli Labiano, Ana Mari Epelde, Mª Sol Arregui, Txera Echeverría, Juan Echeverría, Celina Pariente, Carmen Sarasola, Natividad Polo, María Sanchez, Merche Perez Covelo, Loli Comas, Pili Saiz, Agustina Saiz , Marga Hernando, Carmen Herrero, Mª Jesús Iraola, Francisco Valbuena, Antonio Chamizo, Gertrud Bremer, Coro Munduate
Otros colaboradores, Consuelo Cid, Ignacio Vizcay, Begoña Salas, Cristina Fadrique, Isabel Fuente, María Luisa Echeverria Garnica, Maria Isabel Echeverria Garnica, María Monteagudo, Miren Arregui, Isabel Picher, Josean Cabrera, Vicen Iturzaeta, Pedro Ibarrondo y José Luis Cacharo
En total participaron 52 personas.
Contaron con el apoyo para las infraestructuras de hoteles y transporte de Maite Uribe Etxebarria, responsable de grupos de Viajes Eroski.
Para celebrar el viaje y recordar las principales y más festejadas anécdotas, el miércoles día 6, a las 11:30, se proyectaron, en el Topaleku de Aiete, una serie de fotos y videos tomados en esta singular odisea a la Grecia Antigua. La fiesta se prolongó con un ‘simposium’ de la fogueada expedición en el restaurante Suharri de Galarreta. A los postres se hizo una desternillante parodia de la leyenda Paris y Helena, origen de la guerra de Troya.

Hurrengo deialdia: irailak 3, astelehena, 18:30etan Kultur Etxean


Atzo esan bezala hemen bidaltzen dizuet eskuorria irudian whatsappez edo emailez zabaldu ahal izateko.
Gogoratu San Juanetan informazio postua egongo dela eta laguntza eskertuko dela, beraz, prest dagoena gerturatu dadila bertara!
Honekin lotuta ahoa eta belarria (borobil handiak) erabili ahal izango dituzue egun honetarako. Bageratik pasa beharko duzue jasotzera!
http://donostia.euskaraldia.eus/ web orrian aurkituko duzue Donostiako Euskaraldiaren berri.
Bideo hauek ere zabaltzeko erabili ditzakezue!
Donostian 11 egun euskaraz: https://www.youtube.com/watch?v=Xp0cma4MJHw
Donostiako 11koa: https://www.youtube.com/watch?v=Y_kkhP7em0I
Ahobizi eta belarriprest Donostian: https://www.youtube.com/watch?v=eT1rkPGkhOU
Mariano Ferrer Belarriprest: https://www.youtube.com/watch?v=jS5rxSK3V2E
Bukatzeko, badakizue orain tokatzen dena ahoz-aho ahalik eta auzotar gehien informatzea dela, beraz animo!!!

Nuestro viaje a Grecia, por María José Noain

Se dice que en la fachada del templo de Apolo en Delfos, el más importante de los oráculos de la Antigüedad, una inscripción rezaba “Conócete a ti mismo”. Y esto es algo que inevitablemente pasa cuando se visita Grecia, porque viajar a Grecia es viajar a la esencia de lo que somos como seres humanos, es rastrear el origen del nuestro conocimiento, es conocer la cuna de la filosofía, la ética, la política, el arte o, en general, la cultura occidental.
Esto es lo que ha sido el viaje que la asociación Lantxabe realizó a Grecia el pasado mes de mayo: una inmersión en el pasado griego para entender algunas de las claves de nuestra cultura, repleta de guiños a la Antigüedad, y disfrutar de una tierra rica en historias y leyendas.
Nuestro periplo arrancó en el pasado micénico: sentados en el megaron o salón del trono de Tirinto, rodeados por sus ciclópeas murallas, imaginamos al rey Euristeo escondiéndose aterrorizado cuando Heracles le llevó el Jabalí de Erimanto, como uno de sus doce trabajos. Atravesando la puerta de los Leones en Micenas, pudimos llegar hasta el Palacio de los Atridas donde la historia y el mito confluyen. Allí imaginamos a los héroes aqueos que decidieron atravesar el Mar Egeo para rescatar a Helena, raptada por el príncipe troyano Paris. Los grandes poemas épicos de la Antigüedad, la Iliada y la Odisea de Homero, base de la literatura occidental, volvieron a la vida en este yacimiento. También visitamos el famoso templo de Hera en la ciudad de Argos donde Agamenón, rey de Micenas, convocó a todos los reyes aqueos para vengar la afrenta que Paris había infringido a su hermano Menelao, esposo de Helena.
Del mítico pasado micénico avanzamos hasta la Arqueología de la Edad Arcaica: las sonrisas de los kuroi y korai del Museo de la Acrópolis nos ayudaron a poner rostros a los primeros habitantes de las polis griegas. Un mundo, repleto de incertidumbre, donde se asentaron las bases de la cultura clásica. La Edad Arcaica fue la época de las primeras colonizaciones, fue el mundo en el que los grandes oráculos imponían sus previsiones para condicionar el curso de los acontecimientos. Pasamos por Delfos, imaginando a la pitonisa en trance, y por Dodona, donde Zeus se manifestaba a través del vuelo de las palomas y del sonido de las hojas de su roble sagrado mecidas por el viento. El poder religioso del mundo antiguo no se situaba solo en los grandes centros oraculares, sino también en santuarios como el de Olimpia, sede de las más importantes competiciones panhelénicas de la Antigüedad, otra de las paradas imprescindibles en nuestro recorrido.
El mundo clásico cobró presencia cuando visitamos Mesene y su espectacular estadio, o Atenas, la más importante de todas las polis, cuyos restos arqueológicos se van descubriendo según se avanza por las intrincadas calles de la ciudad moderna. Intentamos imaginar el esplendor de la Acrópolis, cuando el culto a su diosa protectora, Atenea, estaba en pleno apogeo. Tal y como se hacía en la Procesión de las Panatenaicas, atravesamos los Propíleos para asombrarnos ante la belleza del Partenón y del Erecteion. Otros míticos lugares aparecieron en el camino y pudimos rememorar a Leónidas y sus 300 espartanos en las Termópilas.
El mundo helenístico lo pudimos disfrutar en el espectacular teatro de Epidauro, situado en el gran centro de curación del mundo antiguo, el santuario dedicado a Asclepios, en el que el dios de la medicina manifestaba sus recetas de sanación a través de los sueños.
La belleza del mundo romano nos llegó a través de los retratos de Antínoo, favorito del emperador Adriano. Roma conquistó Grecia, se hizo con su saber, y reconstruyó a su modo y semejanza algunas de las ciudades griegas. Corinto, que tan importante había sido en época arcaica por sus producciones cerámicas, llega hoy en día hasta el viajero a través de sus restos romanos. Y sobre Nicópolis, la “ciudad de la victoria”, nos sentamos ante el monumento que Augusto, primer emperador de Roma, erigió para celebrar su victoria sobre Marco Antonio y Cleopatra.
No sólo ha habido ruinas en este viaje. La literatura y el arte nos han acompañado: hemos recordado a Kavafis y su referencial poema “Itaca” y descubrimos la firma de Lord Byron en una de las columnas del imponente templo de Poseidón en el Cabo Sunion, donde escribió “llevadme ante el marmóreo farallón de Sunión, donde nadie salvo yo mismo y las olas pueden oír nuestros murmullos mutuos; allí, como un cisne, dejadme cantar y morir”.
María José Noain

Una propuesta de Bera-Bera

La propuesta consiste en hacer un sendero desde este punto hasta la cancha de baloncesto y zona comercial.
La razón es que se podría evitar coger el coche para ir a las tiendas ya que permitiría llevar carrito de compras, carrito de niños y carrito de mayores. Se evitaría dar un gran rodeo desde las casas inglesas y se evitarían también las escaleras que bajan a la cancha deportiva.
En Bera Bera se depende mucho del coche por las escalera, altos, bajos, etc y más a medida que ‘El Barrio se hace mayor’ y no podemos cargar con las compras y todo lo demás

El doble ascensor de Aiete toma forma

El proyecto de conexión vertical, a falta de una fecha oficial para su inauguración
Las obras del elevador que conectará Aiete con Morlans y el conjunto de la ciudad llana estarán listas para el próximo mes de noviembre
por GORKA LARRUMBIDE DV Jueves, 14 junio 2018

El proyecto de conexión vertical entre Aiete y Morlans, que conectará el paseo de Aiete con el de Pío Baroja, se encuentra en su fase final de construcción y su inauguración y puesta en marcha final parece ser inminente. Solo falta que el consistorio donostiarra ponga fecha definitiva para que el tan ansiado ascensor comience a realizar su labor.
Por su parte, las obras del elevador que conectará Aiete con Morlans y el conjunto de la ciudad llana, vieja reivindicación del barrio organizado en torno a la asociación vecinal Lantxabe, estarán listas para el próximo mes de noviembre siempre y cuando las obras se realicen en los plazos previstos y no se vean abocadas a nuevos retrasos.
Así lo aseguraron la concejala de Movilidad y Transporte, Pilar Arana que, junto al alcalde de San Sebastián, Eneko Goia; varios concejales de la corporación municipal; técnicos municipales y responsables de la obra, visitaron hace unos días los trabajos de construcción del citado elevador. Dará servicio a casi 4.000 donostiarras, mejorando las conexiones entre ambos barrios, así como entre Aiete y el centro de la ciudad.
Del mismo modo, «una vez se retire el material acopiado durante los trabajos de estabilización de la ladera y se levante el muro de protección, el bidegorri que une Morlans y Lugaritz a través del túnel volverá a abrirse, esperamos, a lo largo del mes de julio», explican desde la asociación vecinal, ilusionados ante los cambios tan importantes que se avecinan en el barrio.
El ascensor inclinado, con cabida para 25 personas, salvará una pendiente media del 26,8%
El ascensor inclinado recorrerá 143 metros de distancia en poco más de un minuto, con una cabina que tendrá cabida para 25 personas, y salvará una pendiente media del 26,8%.
Por otra parte, la línea 46-Morlans de Dbus dispone de una nueva parada en la zona de Morlans. Se trata de Morlans, 51. La nueva parada está ubicada en dirección Morlans entre las paradas de Morlans 73 y Morlans Ascensores.
Un proyecto con retrasos
El proyecto de doble ascensor sufre retrasos casi desde sus inicios por culpa de los errores cometidos en el estudio geotécnico de los terrenos sobre los que se asienta. En los dos casos se han requerido de refuerzos de micropilotaje para garantizar la estabilidad del suelo, un proceso que a su vez se demoró por las fuertes e intensas lluvias caídas desde enero. La anterior previsión para el elevador inclinado apuntaba a agosto, como se encargaron de recordar los concejales de la oposición a la delegada de Movilidad.

Enrique Echeburua, un científico entre la gente

Tenemos la suerte, más cabalmente, el privilegio, de contar por escrito con la ejemplar lección que impartió Enrique Echeburua en el acto de entrega del Premio Euskadi de Investigación 2017, el pasado 5 de junio, en la Lehendakaritza, Vitoria-Gazteiz
Enrique Echeburua es catedrático de Psicología Clínica de la UPV/EHU, precursor de la investigación en temas sociales como la violencia contra la pareja, agresiones sexuales, la adicción al juego y a las nuevas tecnologías, y vecino y colaborador, junto a su compañera Paz, en la construcción del barrio de Aiete.
Enrique, consecuente con su pensamiento y trayectoria, ha estado varias veces significado con las actividades del barrio (Katxola, Ambulatorio, etc). Dentro de los ciclos culturales de Lantxabe, el 16 de febrero de 2010 en el Topaleku, impartió la conferencia ‘El alcoholismo. ¿Qué es y que se puede hacer?’; la charla levantó una gran expectación y ha tenido miles de ‘links’ en esta web.
Enrique es un profundo conocedor del alma humana y una de las personas más queridas y admiradas en todos los ámbitos en los que se mueve, vecindario, universitario, sanitario, científico
En el mundo de la psicología clínica es el científico vasco más destacado e influyente de las últimas décadas.
Su magisterio ha adquirido un aura sólo comparable con la de los más grandes, y sus compañeros y alumnos hablan de él con devoción.
Él dice que su ‘trabajo intelectual está vinculado a un compromiso ético’, que lo ha hecho ‘con entusiasmo y constancia, rodeado de un equipo de personas competentes’, pero tales personas reconocen en él, al “maestro, al líder, que ha dedicado su vida a aplicar sus conocimientos en el bienestar de la gente y a enseñar a los demás”.
Adjuntamos en PDF, en la pestaña superior de esta web, la bella charla del premio Euskadi y así poder saborearla con atención.