Entrevista a Toni Morrison,

La canción de Salomón de Toni Morrison en la tertulia de Aiete el próximo miércoles 6 de febrero

A lápiz y de madrugada. Así es como empezó a escribir Toni Morrison (Ohio, 1931) a finales de los sesenta cuando era una recién divorciada madre de dos niños pequeños. Pasaba el resto del día trabajando en una editorial. Han pasado 40 años desde aquello pero la escritora, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1993, se mantiene fiel a sus costumbres. “Al principio pensaba que escribía a esas horas por los niños, pero con el tiempo comprendí que me gusta. Escribo a lápiz y luego paso a ordenador los distintos trozos y voy corrigiendo”, explica.

Morrison conserva no sólo sus hábitos prácticos como escritora, sino también su personal estilo y su temática.. La autora de las aclamadas La canción de Salomón, Ojos azules, Beloved, Jazz y Una bendición (Lumen), entre otros libros.

El pelo canoso y trenzado de Morrison parece de terciopelo; lo lleva atado en una larga coleta. Sus ojos color avellana hacen juego con el tono de su piel. Cuenta que desde finales de enero anda renqueante por una ciática. “La culpa la tuvo Obama”, dice divertida. En la investidura del nuevo presidente estuvo caminando horas en el frío, vio la ceremonia sentada en una silla de metal “congelada” y cuando terminó y se encontraba comiendo en un restaurante recibió su llamada. Al levantarse de la mesa para contestar se cayó. A pesar de la cojera fue feliz con Obama. “Ocurrió algo trascendente. Estoy muy, muy contenta y profundamente conmovida“, afirma.

Admiradora de Hillary Clinton desde los tiempos en que su esposo estaba en la Casa Blanca. Ella dijo de Clinton que era el primer presidente negro. Luego la escritora empezó a fijarse en Obama. “Obamaera estable y mantenía la cabeza fría. Es articulado y reflexivo y sabe hablar”, decía Toni Morrison entusiasmada.

Durante aquella mítica campaña Morrison estaba terminando de revisar Una bendición, libro en el que toma una nueva perspectiva sobre la lacerante herida de esclavitud y segregación que han sufrido los afroamericanos en Estados Unidos. “Los pobres aquí fueron segregados entre blancos y negros. Los terratenientes se protegieron estableciendo estas divisiones. A menudo para hablar del origen de América se cita 1776 y la lucha contra los ingleses, pero ocurrieron muchas cosas antes de ese momento. La raza se fue asociando a la esclavitud progresivamente”, explica.

El trauma que 300 años de esclavitud y segregación dejaron han sido un terreno fértil para la prosa de Morrison. “La gente no hablaba. Cantaban sobre ello en las canciones espirituales en las que hay muchos códigos para contar sus experiencias. Pero querían olvidar, tirar hacia delante“, explica. “Incluso escritores como Frederick Douglas no lo hacían. Querían que se abolieran las leyes racistas y no hablar de su sufrimiento”. Ella decidió acabar con el silencio. “No quería que otros hablaran por mí. No me parecía sano vivir con ese pasado oculto. Desde entonces mucha otra gente escribe sobre esto. Yo lo hice para entender quién era“.

La escritura siempre es urgente“.

¿Ha cambiado con el paso de los años como escritora?

“Mi escritura ahora es más arriesgada y me gusta abrir un espacio de diálogo entre el lector y el texto; esto inyecta vida”, contesta.

Feminista y luchadora, Morrison afirma “Ni siquiera en las novelas de Jane Austen las mujeres eran amigas; de lo único que hablaban era de cómo casarse”, comenta. “Esto no era así en la comunidad negra en la que yo crecí, pero en la literatura estaban relegadas. Ahora el sometimiento de la mujer continúa con lo que yo llamo el burka moderno, la cirugía plástica que me impide saber quién es quién”.

De una entrevista de Andrea Aguilar para El Pais

Un pensamiento en “Entrevista a Toni Morrison,

  1. Richard

    Una novela atrevida y totalUn compendio psicológico y social de personajes atípicos y representativos de varias generaciones.Novela que hay que leer despacio y con sosiego, dejando vagar la imaginación para completar el relato.

    Responder

Deja un comentario