Guía para debates sobre Podemos, en estas fechas familiares

podemosAl margen de las rencillas familiares (lo más divertido de dichos encuentros; salvo que se traten de las típicas LESR -Leves Escenificaciones Simuladas de Rencillas- y no de rencillas reales) solo hay unos pocos temas que pueden evitar el letargo y sacar a todo el mundo de su inercia autómata. Uno de ellos es, cómo no, PODEMOS.

Proponemos un juego. Usemos un sistema de posición frente a Podemos

Muy en contra de Podemos.

Levemente en contra de Podemos.

Levemente a favor de Podemos.

Muy a favor de Podemos.

Escoja una posición

Si usted está… muy en contra de Podemos, prepárese a sufrir. Aunque en la comida familiar parezca que son mayoría, no se engañe: su cuñado pro-Constitución del 78, Juancarlista y autodeclarado «progresista moderado» que está tan callado en aquella esquina y bebiendo compasivamente…tiene clarísimo que ya no apoya ni al PSOE, ni los pactos de Estado, ni la Monarquía. Y piensa votar a Podemos. Sean cuáles sean las razones para estar Muy en contra, todo apunta que el sistema necesita regenerarse, de ahí que es probable que reciba comentarios del tipo «Tú que eres Marhuenda o qué». No dude en usar todo el repertorio de argumentos mainstream: Errejón se lo lleva calentito, Pablo Iglesias trabaja para Irán, etc. Use la famosa técnica de la «falsa broma» para en un momento dado decir en voz alta, con sonrisa socarrona y contrarrestando a alguien que está muy a favor: «¡Tú lo que eres es un bolivariano!» para acto seguido, mientras fuerza la risa (esto es muy propio de señores mayores de 50 años) buscar miradas confidentes. Ahí probablemente se tope con LA REALIDAD. Le reirán la gracia pero incluso usted sabe que no alcanza a entender el cambio político que está sufriendo el país (y El País) así que o da un paso para usar mejores argumentos y estar Levemente en contra de Podemos o, efectivamente, usted será algo así como Inda encerrado en una sala llena de clones de Pablo Iglesias.

Si usted está muy a favor de Podemos… prepárase a sufrir también. La famosa espiral de silencio de la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann será aplicada de forma furibunda en estas conversaciones de tal manera que muchas de las personas que dicen mostrar simpatía en privado hacia Podemos (o al menos hacia la posibilidad de resetear el sistema) probablemente sean mucho más tímidas en la Comida navideña familiar. Ahora bien, un aviso, por más que Errejón citara a Gandhi en un programa de televisión tiene usted muchos y muy variados argumentos para estar muy a favor de Podemos como para NO-HACER-PARALELISMOS-ENTRE-GANDHI-Y-PABLO-IGLESIAS, ¿OK? Es probable que si lo hace, además de que mueran varios gatitos afines a la cultura crítica conseguirá que algunos familiares que estén levemente a favor se desplacen a levemente en contra.

Por último, la arena política de este país se bate entre los que están levemente a favor y levemente en contra de Podemos. Aquí hay grandes y maravillosas CONFLUENCIAS. Estas dos categorías las analizaremos conjuntamente. Porque aquí podemos encontrarnos al ex-votante de Izquierda Unida que participó en el 15M, se entusiasmó con Podemos pero ahora es más bien crítico y está levemente en contra… coincidiendo con el ex-votante del PP que está harto de la corrupción y que tiene clarísimo que aunque no está de acuerdo en todo lo que propone Podemos pero está a levemente a favor y piensa votarles. En algún punto de la conversación es probable que esas dos posturas confluyan y se sincronicen como si de un baile copular entre cisnes se tratara. Y claro, mejor será que se mantengan en sus acuerdos sobre Podemos y no se pongan ustedes a hurgar en otros temas tales como género o migración…no vaya a ser que (leer con voz de Chiquito de la Calzada a partir de aquí) la cosa se ponga más tensa que en el bautizo de un Gremlin.

Al final, lo que demostrará la discusión (porque la va a haber, seguro) es que:

1, los espacios familiares se parecen mucho a los platós de televisión (por más que critiquemos dichos formatos televisivos continuamente)

2, la viralidad y la memética de Podemos parecen no tener límites y representan el excitante y complejo momento político que vive el país y

3, quizás lo más divertido sea, o bien ocupar un rol que no le corresponda y jugar a ser quién no sé es (para explorar desde ahí las propias contradicciones desde una zona de no-confort) o pasa de discutir sobre Podemos si no te apetece y haz otras cosas como: jugar con los niños o recoger la cocina.

6 comentarios en “Guía para debates sobre Podemos, en estas fechas familiares

  1. “¿Por qué hay miedo a más democracia con Podemos?”

    Elvira Méndez Pinedo, prestigiosa catedrática de Derecho Europeo en la Universidad de Islandia, que pasa temporadas en La Palma centrada en sus tareas de investigación, considera que esta formación política genera inquietud porque “la democracia ha sido un poco secuestrada –lo digo con reservas- por el sistema financiero, grandes empresarios y políticos que han mirado por sus propios intereses y no por el bien común

    Está convencida de que “el mensaje de más democracia y más inclusión es posible”. La prestigiosa catedrática de Derecho Europeo en la Universidad de Islandia, Elvira Méndez Pinedo, que pasa temporadas en La Palma centrada en sus labores de investigación, ha analizado en una entrevista que ha concedido a LA PALMA AHORA el fenómeno Podemos. “No hay que tener miedo, al revés, hay que alegrarse de que los ciudadanos de forma pacífica, y no violenta ni convulsiva, quieran tomar las riendas de su destino, participar en política y contribuir en algo, porque no se trata solo de echar un voto en la urna cada cuatro años, hay que participar, pero siempre con las reglas del sistema democrático”, ha asegurado. Méndez Pinedo advierte que “no soy investigadora de movimientos sociales, porque mi especialidad es el Derecho Europeo, pero como observadora, como ciudadana, no como experta, veo un paralelismo desde mi disciplina entre Islandia y España”.

    Esta catedrática, experta en las crisis económicas y financieras de Islandia y España, de las que habló el pasado miércoles en la Sociedad Cosmológica, admite que “estoy muy contenta que haya surgido por fin un partido político nuevo que supone un relevo generacional y rompe un poco con la dinámica en la que estaba el bipartidismo español implantado hasta la fecha; me parece fantástico porque Podemos supone más democracia, pero hay que preguntarse por qué da miedo y a quién, por qué se le ataca de populismo”, dice. “No hay unanimidad de los científico sociales a la hora de definir ‘populismo’, y la mejor definición que yo he encontrado de ese término es la que dice que el ‘populismo’ hace un diagnóstico certero y perverso 100% de los problemas reales y por eso se hace popular, porque acierta en el análisis y en el diagnóstico pero ofrece falsas soluciones que parecen verdaderas sobre premisas falsas a medio y largo plazo”.

    La crítica fundamental que se hace a Podemos es la de formación populista, y Elvira Méndez reconoce que “en un primer momento sí que me parecieron un poco populistas puesto que algunas propuestas que conozco del Derecho Europeo o Económico no veía cómo iban a cristalizar; en el impago de la deuda no distinguían entre deuda privada y pública, y son dos dimensiones distintas”, apunta.

    Programa económico

    A Méndez le parece “muy interesante” que Podemos haya abierto un debate con la propuesta económica que acaba de presentar, elaborada por los economistas Vicenç Navarro y Juan Torres, porque “no es de arriba abajo, y veo que se han centrado en un modelo más socialdemocrático y están moderándose y acercándose al centro, y eso está bien porque las elecciones –ya lo han dicho los analistas políticos- se ganan en el centro, y además están persiguiendo esa opinión pública que, recordemos, en un 70% apoyaba los movimientos del 15M”.

    El documento económico de Podemos, en opinión de esta experta, es “un buen punto de partida que tiene que ser mejorado, hace falta investigar”. “Vicenç Navarro es un economista que leo todos los domingos, pero veo que el programa tiene que prestar más atención al problema de los ingresos, de cómo se generan esos ingresos para poder atender a esos gastos públicos como puede ser una renta social -sino universal- para aquellos que estén en situaciones de precariedad y de exclusión; ahí es donde veo que se quedan un poquito cojos y deberían completarlo, y lo saben”. “Falta también la reestructuración de la deuda no solo pública sino también privada, cómo se va a hacer para ayudar a todas las familias y empresas que están atrapadas por un derecho hipotecario español injusto, y ahí hace falta otra reforma”, propone. “El programa económico de Podemos lo veo muy interesante, como base de discusión, y lo que pido es que todas las personas en España que tengan capacidad de pensamiento crítico, de estudio, de reflexión, curiosidad, que colaboren para completarlo”.

    Considera que “tenemos que replantearnos por qué el Estado ha perdido la capacidad de crear dinero y por qué esa capacidad de crear dinero -deuda con interés- se la ha atribuido con exclusividad a los bancos; Martin Wolf, que es el editorialista del Financial Time, lleva ya tiempo diciendo que por qué no lo quitamos ese poder único y exclusivo a los bancos y lo comparte el Estado con las entidades financieras”. “Ahora mismo, el Banco Central Europeo lo que imprime y acuña es un 5% del papel moneda para conservar la ficción del sistema, es una ficción, porque realmente la masa monetaria, el dinero en circulación, se crea por los bancos y sobre el aire, con un clic de ordenador, sobre la base del crédito; en el programa de Podemos no he visto este planteamiento, y es el corazón del sistema capitalista-financiero que ha secuestrado la democracia, que es su mensaje, la clave de todo es el sistema financiero”, subraya.

    Por otro lado, según Méndez Pinedo, el programa de Podemos “fomenta la natalidad y la ayuda a la mujer y a la familia como un pilar esencial para la economía, pero hay margen todavía, se puede ir en este asunto mucho más lejos, son pragmatistas y realistas, pero se puede ir mucho más lejos”, insiste. “En la reestructuración de la deuda privada también se puede ir más lejos, en la reforma del sistema financiero, también; o sea, que no se puede decir que sean radicales, al revés, en algunos aspectos son moderados, y comparando con el modelo escandinavo o el islandés, hay margen”, resalta. “Es fundamental leerse ese documento de reflexión de los dos economistas, es muy bueno, muy bueno; en lo que he leído, tienen razón, son realistas y pragmáticos, no radicales ni bolivarianos, el modelo es el escandinavo y hay todavía mucho margen”.

    El miedo del bipartidismo

    El bipartidismo tiene miedo a Podemos porque “la democracia tal y como ha sido instaurada en España a partir del año 78 ha sido un poco secuestrada, y lo digo con reservas, por los actores fundamentales que han sido el sistema financiero, grandes empresarios y políticos, que están mirando por sus propios intereses y no por el bien común”. “Si llega un grupo rompedor de gente joven que quiere cambiar las reglas del juego, pues eso, evidentemente, descoloca y da miedo”, comenta, y añade: “Pero mirando a Islandia, en las elecciones generales de 2009 salió el Movimiento Ciudadano, un nuevo partido político que sacó cuatro diputados sobre 63, y en las elecciones locales de Reikiavik ganó un candidato que era actor, Jón Gnarr, y se convirtió en el alcalde más popular de Reikiavik, un anarquista suave que desconfiaba de la autoridad pública y que ha dado la voz a los ciudadanos, y no se ha hundido el mundo, ha hecho una gestión fantástica”.

    En cuanto a los buenos resultados que obtuvo Podemos en las elecciones europeas, Elvira Méndez advierte que “eso es un peligro; en las elecciones presidenciales en Islandia hubo una candidata que disputó la candidatura al presidente y empezó muy fuerte, con un 60-65% de intención de voto, y luego se fue deshinchando; puede ser peligroso empezar muy fuerte”. “En 2011, después del 15M, no entendí cómo ese movimiento tan fuerte con gente joven con derecho a voto no cristalizó en las elecciones; me llevé personalmente una gran desilusión y me pregunté dónde están esos votos, pero esos votos estaban en alguna parte, ha salido un movimiento -ahora ya un grupo político- que los va a intentar canalizar, gestionar y reconducir al centro”.

    El modelo de Podemos

    Los dirigentes de Podemos “vienen de una posición de izquierda radical y han estudiado muchos sistemas como el de Ecuador o Venezuela; algunos planteamientos son las lecciones que Latinoamérica ha aprendido en esta década cuando tuvieron hace 20 años su crisis económica y financiera, y ahora no quieren recibir al Fondo Monetario Internacional”, recuerda. “Esta posición hay que contrastarla ahora con la situación real que hay en España, que es que estamos en la Unión Europea, en una unión económica monetaria, y que la mayoría de la población no es anarquista ni se ha desplazado a la izquierda, por eso están moderando el discurso”.

    Méndez pide a Podemos que “haya transparencia y no se mienta”, y hace una advertencia: “Atención a los caudillismos y a la demagogia, a las falsas promesas”. No obstante, precisa que “veo que supone más democracia, más transparencia, un relevo generacional; ellos ponen sobre la mesa un programa económico para discusión y debate, eso muy positivo, en esto consiste la democracia, este es el perspectivismo filosófico de Ortega, que me encanta”.

    Rechaza “el relativismo de que no sirve nada” y defiende que “hay posiciones más acertadas que otras, un problema se pueden abordar de diferentes perspectivas, algunas son más acertadas que otras, pero la verdad está en la conjunción, en el arcoíris, allí donde se juntan todas esas perspectivas, allí suele estar el compromiso, y eso es lo que debería ser un parlamento y una cámara legislativa”.

    Panorama electoral en 2015

    Esta experta en Derecho Europeo insiste en que no es analista política y, por tanto, no se atreve a hacer pronósticos sobre los resultados electorales en 2015, pero cree que a partir de los próximos comicios “vamos a vivir tiempos muy interesantes; Podemos como reforma radical del sistema de la estructura política va a provocar muchas ampollas y van a ser atacados desde todos los frentes, sobre todo personalmente cuando no encuentren argumentos de fondo para oponerse”. “Aconsejaría la máxima transparencia a sus líderes en cuanto a asuntos de dinero, porque las cuestiones económicas van a ser peligrosísimas, ahí tiene que estar todo sobre la mesa, y no puede haber una doble moral ni un doble estándar, lo que predican lo tienen que demostrar con el ejemplo”, concluye.

    Responder
  2. Martinez A.

    Perón se afirmó en sus orígenes destruyendo otros sindicatos anteriores, y simplificando la elección política y al mismo tiempo volviéndola antagonística, en términos de amigos y enemigos. Esa era la explicación de Laclau y es doctrina explícita de los dirigentes de Podemos. “Braden o Perón”, fue el slogan en 1945, donde Braden era el embajador de Estados Unidos y empresario minero transnacional. “La Revolución Ciudadana contra los Pelucones”, proclama Rafael Correa. El Pueblo contra la Casta, es el slogan de los politólogos que dirigen Podemos, junto con otras consignas simples: “Su odio, nuestra sonrisa”, o “están los de arriba y estamos los de abajo, que somos más”. Advertencia: nunca hables de derecha e izquierda, colócate “en el centro del tablero”.

    Simplifiquen, no hagan promesas que después no saben si van a cumplir o no, ambigüedad bien meditada. Podemos es algo distinto a Syriza en Grecia, que tiene un vocabulario de antigua izquierda. Podemos se nutre de votos del PSOE (la Pasokización del PSOE), votos de los post-comunistas de Izquierda Unida (de donde procede Pablo Iglesias) y de los abstencionistas y de otros partidos, los que sea. Las encuestas le dan ya un 25 por ciento de los votos en España.

    El 31 de enero de 2015 Podemos anuncia una gran manifestación en Madrid, pero es mal intencionado hablar de una “marcha a Roma”, y más absurdo todavía hablar de la irresistible ascensión de Pablo Ui (como si fuera Arturo Ui en la pieza de Bertold Brecht), como se ha hecho en las páginas de El País. Quien lea a Laclau sabe que “populismo” no es ningún insulto, es una conceptualización de regímenes que realmente han existido y existen y que no son necesariamente de derecha. Ha habido cosas peores y no hace tanto tiempo: regímenes oligárquicos y regímenes militares.

    Responder
  3. Manetto

    El efecto Podemos, hasta ahora un fenómeno menor en el País Vasco, toma cuerpo con unos mimbres que comienzan a preocupar a algunos sectores de la izquierda abertzale, que ya ha empezado a endurecer su estrategia y a marcar distancias de la formación de Pablo Iglesias.

    El nuevo partido se afianza como segunda fuerza en Euskadi, según el Euskobarómetro publicado ayer, en un panorama electoral que este estudio de opinión, elaborado por la Universidad del País Vasco (UPV), interpreta como “excepcionalmente volátil” y “caracterizado por una alta movilización, sobre todo de los jóvenes y por el electorado de izquierdas”. Esta fragmentación refleja “una caída importante de la fidelidad de casi todos los electorados” y puede ser el preámbulo de un Parlamento vasco más dividido, sobre todo en la izquierda.

    El análisis de la UPV considera que “no hay ninguna otra alternativa de gobierno viable salvo que Podemos encabece un Gobierno de izquierda con EH Bildu y el PSE”. En este contexto, la izquierda abertzale lleva meses observando con atención los movimientos de Podemos que, pese a ser un partido en principio impermeable al nacionalismo, puede aprovechar el desgaste derivado de la acción de Gobierno municipal y foral de Bildu y ocupar una parte del espacio político vinculado al voto de protesta y contra el sistema.

    El responsable de la Secretaría Política de Podemos, Íñigo Errejón, mantuvo ayer el habitual perfil bajo ante las encuestas. Invitó a leer los resultados con “prudencia” y apuntó a que el sondeo refleja un escenario de “final de ciclo”, informa Efe. Este mismo dirigente, el número dos de la formación, aseguró a principios de diciembre que una hipotética alianza con la izquierda abertzale no se encuentra “en las coordenadas políticas” de Podemos, y condenó “sin paliativos” la violencia de ETA.

    En estas mismas semanas se ha producido un giro en la estrategia de la formación soberanista. De considerar a Podemos como posible fuerza bisagra en Euskadi y en Navarra a despreciarla por sus posicionamientos, aún indefinidos, sobre la cuestión territorial. El diputado de Amaiur en el Congreso Iker Urbina rechazó el martes “la óptica” de Podemos en ese debate, al considerarla igual que la de los grandes partidos nacionales. El parlamentario se refería a algunos pronunciamientos de Pablo Iglesias y otros dirigentes del partido, que manifestaron su deseo de que Cataluña y el País Vasco no se vayan de España. «Se percibe en sus declaraciones, sobre todo en los últimos tiempos, que la óptica sobre la que ven tanto Euskal Herria como Cataluña es la de Madrid. No difiere mucho de lo que puede ser la óptica que tienen el PSOE e IU”, afirmó Urbina en Onda Vasca, antes de ceñir las coincidencias con Podemos a “ciertos planteamientos, sobre todo económicos”.

    El diputado de Amaiur Xabier Mikel Errekondo minimizó ayer el resultado del Euskobarómetro, recordó que se sitúa “en un escenario a dos años vista”, en referencia a las elecciones autonómicas vascas, y pidió a los suyos “hablar de la realidad actual que se vive” en el País Vasco.

    Responder
  4. Felipe U

    Sencillamente genial !!! Muchas gracias porque estos articulitos me inmunizan contra la podemitis y las quintaesencias del cambio del mundo mundial. No hay nada más relajante que el humor con vino tinto.

    Responder
  5. Juantxo Mata

    Este artículo llega tarde. Nosotros empezamos en la cena de Navidad. Las primeras salvas cruzaron el campò de batalla del mantel de la mesa del comedor no bien llegaron las primeras gambas. Fue un plato de tanteo, pero en llegando el cordero asado se monto una que ni el frente del ebro, junto con los tipicos llamamientos a la paz que acaban sublevando aun mas los animos ( a quien le gusta que le llamen al orden y dejar que el otro gane por incomparecencia); todos con las m anos manchadas con el rioja derramado durante la refriega, se gritaron las tipicaas consignas ( «etarra, bolivariano, se compra la ropa en Alcampo» «Te roban y se lo agradeces, eres tonto y no tienes un solo argumento solido que no hayas oido en el bar»…. The usual, you know) hasta que , exhaustos los contendientes, se replegaron tras el postre y la tarta a lamerse las heridas: demasiada mala sangre y pocas perpectivas de vencer, hacen que los espectadores inocentes tiemblen y no sepan donde meterse ante la furia pirrica de los combatientes. Al final una especie de alto el fuego es firmado durante el cafe, pero todos sabemos que esto no puede durar sin la intervencion externa de un poder externo superior (la abuela trayendo mazapanes y el abuelo amenazando con la destruccion absoluta de ambos contendientes por medio del relato soporifero de las batallitas de cuando el era joven en el pueblo) que imponga un armisticio

    Responder
  6. ed

    Desde el viernes he estado escuchando todo tipo de argumentos para desacreditar el Euskobarómetro de otoño, cuyo titular más llamativo es que Podemos podría disputar la hegemonia al PNV en las próximas autonómicas. Por la cantidad de críticas, parece que ha dado donde más duele. No digo yo que no tengan razón: 600 encuestas no sé si son suficientes o pocas, pero son la mitad de las 1.200 que ellos mismos hacían hasta ahora; y sí, quedan todavía dos años para las autonómicas…dos años en los que Podemos tendrá que poner caras locales a su proyecto, dejarse girones en pactos, concretar su nebuloso programa…

    Pero decía, tanta crítica y casi unánime. Podemos no es la enfermedad, sino el síntoma. La gente está indignada, también aquí en nuestra isla Euskadi y que antes se quedaba en casa, pero que ahora les quieren dar una patada con la papeleta de Podemos. Eso le oí el viernes a una señora. Eso es lo que yo he entendido del Euskobarómetro.

    Responder

Responder a Martinez A. Cancelar respuesta