San Fermingway: Notas biográficas, euskera y castellano

Ernest Miller Hemingway Idazle iparramerikarra

(Oak Park, Chicago, 1898-1961).

Nafarroan oso ezaguna Sanferminak mundu osora ezagutzera emateagatik. Fiesta (1926) eleberriaren argumentua festa hauetan dago oinarritua.

1954an Nobel Saria jasoko zuen gizona Espainiara lehen aldiz 1921ean etorri zen orduan «Toronto Star» aldizkariko Pariseko berriemaile bezala, erreportai berrien bila. 1923an Sanferminetara joan zen bertako zezen eta folklore kontuak erakarrita. Festa honek sorrarazi zizkion sentipenak artikulu batean idatzi zituen: Pamplona, en Julio, bere egunkarian argitaratua.

1925ean Iruñera itzuli zen zezen eta toreatzaileen mundu horretan eta kaleko parrandak suposatzen zuen fenomeno soziologikoan giroturiko liburu bat idazteko asmoz. Horrela sortu zen Fiesta liburua, argitalpen arrakastatsua, mundu osoan irakurria, behin-betirako anglosaxoi letretako figura bezala kontsakratuko zuena. Argumentua eta pertsonaiak (turista amerikarrak Nafarroan) bigarren mailan mantentzen dira eta argumentu psikologikoa -hala-moduzkoa- aitzakia da ia, paisaia eta probintziaren deskribapena errealitatearekin leialak dira.

Ondoren Espainia Muerte en la tarde (1932) liburuan aipatzen du; Bere bizitzaren amaieran, 1959an, lan honi gehigarri bat idatzi zion, gaztetan Nafarroan igarotako egun haiek nostalgiaz gogoratzen dituelarik. Azkenik, Espainiako gerra zibilean erreportari bezala igarotako egunak gogoratuz Tafalla eta Erribera ageri dira ¿Por quién doblan las campanas? (1940) liburuan, eszenan hilik sartzen den pertsonai xelebre baten bidez.

Zinemagile bezala Hemingway-ek The spanish Heart (1937) dokumentala egin zuen. 1957an Fox estudioek Fiesta liburua eraman zuten zinera The Sun also rises izenburupean. 1969an, W. Stuartek Hemingway’s Spain: A love affair zuzendu zuen. Ref. Elizalde: «Navarra en las Literaturas Románicas», III.

 

 

Célebre en Navarra por haber hecho populares por todo el mundo las fiestas de San Fermín, en las que se desarrolla el argumento de su novela Fiesta (1926).

El que sería Premio Nobel en 1954 vino a España por vez primera en 1921 en busca de reportajes para el «Toronto Star», del que era corresponsal en París. Atraído por cuestiones taurinas y folklóricas asiste a la semana de San Fermín de 1923, tras lo que relata sus impresiones en un artículo: Pamplona, en Julio, publicado en su periódico.

En 1925 vuelve a Pamplona con ánimo de escribir un libro ambientado en ese mundo de toros y toreros junto con el fenómeno sociológico que supone la jarana callejera. Nace así Fiesta, gran éxito editorial, muy leída en todo el mundo, que le consagrará definitivamente como figura de las letras anglosajonas. Si bien el argumento y los personajes (turistas americanos en Navarra) son ajenos al medio y la trama psicológica -mediocre- es casi pretexto, los paisajes y caracteres de la provincia son fieles a la realidad.

Más tarde se refiere a España en Muerte en la tarde (1932); al final de su vida, en 1959, escribe un apéndice a esta obra, en el que evoca con gran nostalgia sus andanzas por Navarra en la juventud. Finalmente, recordando su presencia como reportero en la Guerra Civil española, aparecen Tafalla y la Ribera en ¿Por quién doblan las campanas? (1940), a través de un curioso personaje que entra en escena muerto.

Como cineasta, Hemingway realizó el documental The spanish Heart (1937). En 1957, los estudios Fox llevan al cine Fiesta con el título The Sun also rises. En 1969, W. Stuart dirige Hemingway’s Spain: A love affair. Ref. Elizalde: «Navarra en las Literaturas Románicas», III.

 

1 comentario en “San Fermingway: Notas biográficas, euskera y castellano

  1. Navarra

    Suelo ir con bastante frecuencia a un pueblo de Navarra a pasar el fin de semana. En el poco más de hora y cuarto que tardo en llegar me cambian tantas cosas…

    Me encanta el silencio de la casa en que me alojo, un silencio penetrante y hasta sonoro porque me invita a quedarme sentada contemplando en silencio el paisaje. Un silencio surcado, ocasionalmente, por el precioso sonido de las campanas -y no eléctricas sino de volteo- de las varias Iglesias cercanas; las escucho y me dejan fascinada, como si oyera la melodía más cautivadora.

    El olor a campo que impregna la casa aunque esté cerrada me hace respirar hondamente cuando entro en ella, ¡cómo me gusta ese olor a monte que me hace sentir como si volviera a casa! Abro todas las ventanas, contemplo las vistas…y voy corriendo al cuarto de baño donde asomo la cabeza por la ventana …y allí, en el alero del tejado, miro embelesada cómo las golondrinas han hecho varios nidos. Se asustan cuando me ven y se esconden en el nido esperando a que cierre la ventana para salir rápidas a volar. ¡Qué rápido vuelan y cambian de sentido!

    Responder

Deja un comentario