¿Hay vida después de James?

 por Vicente Molina Foix

 La novela no existiría sin Cervantes, ni habría dado el salto de sentido desde el personaje a la voz sin Proust. Pero hay un tercer nombre constitucional, el de Henry James. Otros lectores, y otros escritores, se basan más en Balzac y Dickens, en Kafka y Faulkner, en Joyce y Musil, en Flaubert y Nabokov, incluso en Tolstoi o Dostoyevski. Ninguno de estos genios es superfluo, naturalmente, aunque, para mí, el edificio del relato moderno lo sostiene, por calidad de diseño y riqueza de materiales, James. No existe que yo sepa otro novelista en la historia del género que simultanee su amplitud de campo, su pincelada verbal, su poder de fábula, su sabiduría social abierta y solapada con el interior de la conciencia, su aliento en la animación de los caracteres, que no pocas veces sopla desde el más allá.

Kirk Douglas, el trompetista que pasó por Aiete

Rick Martin (Kirk Douglas) y Art Hazzard (Juano Hernández)

Música llevada al cine’, este es el título del ciclo actual en Aiete, ‘Musika gure laguna

El Trompetista’ ha sido una buena elección: se ‘ve’ una novela, se sigue una biografía -basada en la vída de Bix Beiderbecke- , se disfruta de la mejor música de jazz y se contempla una gran obra de cine [Young Man with a Horn, 1949, de Michael Curtiz]

La marcha turca

La sonata para piano en La mayor, K. 331, de Mozart es popularmente conocido como “la marcha turca”. Turquía y Música. Pues bien la música en Turquía es protagonista en esta última sesión del ciclo de Literatura y Cine de Aiete, dedicado a ese Pais en los límites.

Es protagonista en la tertulia de la novela PAZ, escrita por un genial Ahmet Hamdi Tanpinar (excelentemente traducida por Rafael Carpintero) y, protagonista, en el documental Cruzando el puente: Los sonidos de Estambul, del alemán de origen turco Fatih Akin. (La película fue presentada y comentada por un sobresaliente y cercano cineasta: Pedro Angel Saldaña)

El cine de Raoul Peck, actual, fresco, nutritivo, esclarecedor

Ayer quedamos impactados con el documental  I Am Not Your Negro, exhibido en la Casa de Cultura de Aiete, y presentado, en formato cine-club, por Juan Miguel Gutierrez, con la colaboración de Lola Arrieta. Era el remate al ciclo de Literatura y Cine, dedicado a la lucha de los afroamericanos por sus derechos civiles, que ha dejado una profunda huella entre los asistentes al programa.

Si el pasado miércoles fue con Toni Morrison, ayer vivimos intensamente el excelente fiim de Raoul Peck con James Baldwin, como protagonista.

Los 10 líderes afroamericanos más influyentes de todos los tiempos

  1. El Dr. Martin Luther King Jr.

    Posiblemente el más famoso afroamericano de todos los tiempos, y uno de los estadounidenses más influyentes con independencia de su raza, el Dr. Martin Luther King, Jr. es sinónimo del movimiento pro-derechos civiles. Su fama aumentó tras el boicot a los autobuses de Montgomery, lo que supuso un golpe decisivo contra la segregación. Martin Luther King, orador carismático, inspiró a una nación con su «I Have a Dream» en su discurso pronunciado durante la histórica marcha de 1963 en Washington, una de las más importantes celebradas en el Memorial de Lincoln.

    Reconocido como líder internacional de los derechos humanos, Martin Luther King recibió el Premio Nobel de la Paz en 1964, convirtiéndose en su más joven receptor. Su asesinato, el 4 de abril 1968 en Memphis, donde había viajado para apoyar la huelga de los trabajadores de recogida de basuras, sacudió a la nación, levantando numerosas ciudades en auténtica situación de violencia.

    No dispuesta a dejar que el legado de su marido muriera con él, Coretta Scott King creó de inmediato el Centro King, cerca de la casa natal de su marido en Atlanta, e incansablemente hizo campaña durante décadas para conseguir una Fiesta Nacional en honor a su marido.

Un museo del agua en Txanpoene

Txanpuene, Txanpunene o Txanponene es un pequeño caserío que se encuentra en el alto de Amara, al lado de Arbaizenea, y que, rodeado de villas y casas, se mantiene casi como fue. Se ve que se le hicieron dos anexos laterales, en donde se localizaron las cuadras. Todo el resto está como fue. La cocina está habilitada para poder cocinar y comer, y, de hecho, la familia lo hace en algunas ocasiones.