La necesidad de un ascensor inclinado de Anoeta a Errondo se hace pública

La asociación de vecinos de Aiete Lantxabe ha hecho pública su reclamación para que las instituciones públicas instalen un ascensor inclinado entre la zona deportiva de Anoeta y el Alto de Errondo y piden en concreto al Ayuntamiento que esta comunicación para peatones sea incluida dentro de los trabajos de revisión del Plan General, que arrancan en estos días.

La entidad vecinal recuerda que la senda peatonal con escaleras que une ambas zonas y que era usada en el pasado por los vecinos en buena forma física se encuentra ahora clausurada, por lo que no se puede hacer uso de ella. En su día reclamaron su rehabilitación, aunque sin éxito.

La construcción del ascensor tendría un coste cercano a los 600.000 euros, según cálculos de la asociación, que defiende su puesta en marcha, como hizo antes con el elevador de Morlans, ya en funcionamiento tras largos años de reivindicación.

La asociación recalca que la conexión vertical entre Anoeta y las inmediaciones del hospital San Juan de Dios permitiría a los vecinos conectarse con el servicio de transporte público municipal, con la estación ferroviaria del Topo en Anoeta, las cercanías de Renfe y las estaciones de tren y autobuses de Atotxa.

Lantxabe asegura que el Alto de Errondo es «un barrio frontera» donde en la mayoría de los días «es prácticamente imposible aparcar y circular por los coches mal estacionados». A ello se añade, se queja, de que muchas veces hay coches en doble fila y mal aparcados en la curva junto al campo de fútbol de Puio. Esto podría evitarse, subraya la entidad, si las personas pudieran evitar acudir con su coche por existir una conexión peatonal directa desde el barrio de Amara.

Conocedores de que el coste económico es una de las trabas a la hora de llevar a cabo la puesta en marcha del ascensor, la asociación recuerda que, ya en febrero de 2016, la dirección de Eusko Trenbide Sarea (ETS) comunicó que, con las obras del Topo, se haría cargo también de instalar un ascensor que trasladaría a los usuarios desde la futura estación de Amara a San Roque, cuando esté terminado el nuevo ramal del Topo, y otro desde Lugaritz a Bera Bera. «¿Por qué no incluir también este de Anoeta al Alto de Errondo?», pregunta Lantxabe.

La asociación de vecinos destaca, además, la «singularidad» de esta zona situada entre el Alto de Aiete y Amara Berri, con características socioeconómicas distintas de las de Aiete en general. «Es una singularidad en Donostia que justifica una consideración especial en el Plan General», dice Lantxabe.

Por otra parte, la asociación recuerda que entre el paseo de Errondo y Puio hubo en el pasado un funicular particular. Era un ascensor inclinado, como el creado en Morlans y reclamado ahora, y se instaló para dar servicio a una finca particular ubicada donde ahora se sitúa el convento de Puio. Funcionó entre 1914 y 1920.

carolina alonso

11.09.2021

Deja un comentario