Jon Begiristain en “Malas madres/Vidas suspendidas de una cuerda” Tabakalera

Jon Begiristain es el arquitecto de la luminosa y admirada pasarela de acero galvanizado en el Bosque de Miramón

En Tabakalera, junto artista Jerónimo Hagerman crean una instalación con 45 plantas suspendidas de cuerdas

Puede tomarse como un nuevo motivo decorativo para dar otro aire al interior del edificio, o detenerse a indagar en las relaciones y sugerencias que provocan las 45 plantas colgadas, con su juego geométrico de cuerdas, en la entrada lateral de Tabakalera, junto a la cafetería.

Se trata de la instalación del artista mexicano Jerónimo Hagerman, que ha colaborado con el arquitecto Jon Begiristain y con los empleados de la obra, para crear ‘Malas madres / Vidas suspendidas de una cuerda’, una propuesta que pretende “crear una nueva relación entre el edificio y la gente que lo visita” y “provocar una relación del ser humano con la naturaleza no humana”.

Habituados a trabajar en espacios públicos, el gran recibidor con la balconada de Tabakalera es para Hagerman y para Jon Begiristain un lugar perfecto “para ver qué se genera entre la pieza y el espectador. El 80% de la pieza reside en realidad en lo que sucede con la gente que pasa por ahí, cómo reacciona y qué le sugiere”. El sistema de cuerdas, además de mantener suspendidas las plantas, permiten crear “un juego entre la geometría y la naturaleza”.

El impacto visual y humano es similar al que produce la esbelta y grácil pasarela del Bosque

La muestra permanecerá tres años en Tabakalera, y para el mantenimiento del riego y la poda se utilizará el sistema de cuerdas, a cargo de empleados especializados, de manera que el público también podrá contemplar el proceso.

Malas madres / Vidas suspendidas de una cuerda es la primera de las intervenciones artísticas que habitarán diferentes espacios de Tabakalera. Ideada por el artista Jerónimo Hagerman, esta instalación compone un entramado que atrapa nuestra mirada nada más entrar en la plaza de Tabakalera.

Es un juego similar al que la vecindad de Aiete, junto a Lur Paisajistak, han querido dar a las diversas actuaciones en el Bosque, eso sí con pocos recursos, que además fueron reducidos a la tercera parte, por la Red de Parques Tecnológicos de Euskadi, entonces dirigidos por Chemi Corres.

Como Lur Paisajistak adaptó el proyecto de la vecindas a las condiciones espaciales al Bosque, Hagerman hace los propio con Tabakalera.

Hagerman, en las diferentes alturas de la balconada crea un jardín colgante conectando las más de 45 plantas mediante cuerdas que evocan la red de cabos de un barco. Malas madres / Vidas suspendidas de una cuerda busca otras percepciones del edificio: sentir vértigo cuando observamos a otro ser vivo que está suspendido en la altura nos advierte de nuestro frágil estado vital anclado a la superficie de la tierra. La relación entre naturaleza humana y no humana nos sugiere la escala que ocupamos respecto al resto del universo.

Desde una perspectiva antropocentrista, para vincularnos con otros seres vivos tendemos a humanizarlos, al igual que sucede con los nombres de mascotas, los personajes de cuentos o los nombres de plantas. Partiendo de esta conducta tan humana, a estas plantas en México se les llama popularmente «malas madres» debido a que expulsan sus brotes fuera del nido, aunque aquí estas plantas las conocemos como «cintas».

De Iñaki Begiristain sabemos que es Arquitecto Doctor. Profesor de Proyectos Arquitectónicos en la ETSA de la UPV-EHU desde 1996. Se doctoró con la tesis “Ficciones y construcción de nuevos relatos” basada en la investigación de tres proyectos de Frank Gehry. Dirige el proyecto de investigación -GINTZA- del Departamento de Arquitectura de la UPV-EHU, sobre nuevos modelos de edificación para la industria. Como arquitecto es autor de múltiples proyectos, entre otros, la sede de Ur-Kirolak en Loiola-Donostia y el nuevo edificio de usos deportivos y culturales de Pasai Donibane y, especialmente para nosotros, de la ligera, sutil y delicada pasarela de acero galvanizado del Bosque.

Cómo conferenciante nos introdujo en el movimiento Bauhaus. De eso hizo dos años -el 21 de mayo- en el Centro Cultural de Aiete.

Comentario basado en un artículo de Ricardo Aldarondo en el Diario Vasco. La fotos es de USOZ

Deja un comentario