Archivo de la categoría: Literatura cine cultura

Las mágicas niñas y niños cantores de Aiete

Sergio Pedrouso dirige el coro infantil más entrañable del Pais vasco. Ayer tuvimos oportunidad de verlo en directo el la parroquia de Aiete. Las voces bajadas del cielo de estos pequeños cantores nos enamoraron. Sergio y el piano de Josu Elberdin contribuieron ¡Y de qué manera! a una velada mágica

Sus primeras interpretaciones en las Aieteko Jaiak se remontan a 2004, la época en que el llorado presidente del Coro Easo, Peli Egaña, tenía las oficinas en el vetusto y ajado Topaleku

La Araoz Gaztetxo es ante todo una institución educativa que forma parte del formidable Coro Easo.

Gran expectación en la visita guiada de María José Noain a la exposición ‘Arte y Mito’

Museo de San Telmo, mañana, miércoles 12 de septiembre, a las 18:00 horas

María José Noain, arqueólogoa y antropóloga, realizará la visita ‘Diosas y heroínas: los estereotipos de género en la mitología clásica a la exposición Arte y mito. Los dioses del Prado’.

Las entradas para mañana están agotadas, pero el próximo 17 de octubre los excluidos podrán contar, una vez más, con la responsable de actividades del Museo Romano Oiasso

Las personas que fueron al viaje a la antigua Grecia de la mano de la reconocida arqueóloga, como guía cultural, bien recordarán sus explicaciones sobre que ‘Los mitos son relatos que recogen historias de dioses y semidioses y su relación con los hombres’.

En octubre se inicia la decimotercera etapa del ciclo de literatura y cine de Aiete

Y lo hace con La dama de blanco’, de Wilkie Collins (Su PDF se puede descargar en esta web, pestaña de arriba)

“La dama de blanco” es una novela cargada de misterio; sabemos por las lectoras que han empezado la obra de Collins, ya no pueden dejarla. La novela atrapa al lector

Se llevó a la pantalla en el año 1997, está dirigida por Tim Fywell, pero no es la película elegida para el cine forum de los viernes, sino ‘Las Diabólicas’, un buenísimo film francés de Clouzot (1955), de 114 mn, con Simone Signoret

La ‘Red Álava’, el desconocido grupo de espionaje de mujeres vascas

Una exposición en la Casa de Cultura de Aiete recuerda a esta red que realizó labores de solidaridad con los presos y evitó ejecuciones en Euskadi
Del 04 Sep al 26 Sep 2018 / Lunes y festivos cerrado (domingos abierto)
En bilingüe
Cuatro mujeres (Bittori Etxeberria, Itziar Mugika, Tere Verdes y Delia Lauroba) nuclearon la organización solidaria Red Álava puesta en marcha a partir de 1936.
Luis Álava fue el delegado responsable de la organización. Caída la Red en el invierno de 1940-1941, sus integrantes fueron juzgados sumarísimamente y Luis Álava ejecutado el 6 de mayo de 1943.
Inauguración: 5 de septiembre, 18:00 horas.
Horario de la exposición:
Del 4 al 6 de septiembre: 10:00 – 14:00
Del 7 de septiembre en adelante:
De martes a viernes: 16:30 – 20:30
Sábados: 10:00 -14:00, 16:30 – 20:00
Domingos: 10:00-14:00
Cuatro mujeres vertebraron una gran red de espionaje en la resistencia al franquismo. Entre 1937 y 1940, Bittori Etxeberria, Itziar Mujika, Delia Lauroba y Tere Verdes encabezaron la ‘Red Álava’, una organización clandestina que realizó una importante labor de comunicación entre las cárceles y el Gobierno vasco en el exilio, al que también surtió semanalmente con información sobre el propio régimen de Franco e impidió detenciones, facilitó huidas y hasta evitó ejecuciones. Ahora la exposición
Red Álava: mujeres invisibles, solidaridad y espionaje. 1936-1947 recuerda en la Casa de Cultura su labor.
La red se puso en marcha en septiembre de 1937 tras la toma de Bizkaia por parte del bando sublevado y la rendición del ejército vasco en Santoña (Cantabria). Tres de las cuatro formaban parte del PNV o Emakume Abertzale Batza y contaban a su vez con familiares encarcelados. Mujika, dos hermanos, Verdes, otro, y Lauroba, a su marido, un capitán de gudaris del ejército vasco que acabaría fusilado.
La red, que comprendió a entre treinta y cincuenta personas, arrancó precisamente de la solidaridad hacia los presos, a los que llevaban comida, ropas y medicinas. Esa primera labor trascendió rápidamente a la información, que se pasaba en cestas de comida de doble fondo, en papeles dentro de las galletas o a través de personas que trabajaban en vigilancia de los centros o en los juzgados.
Los textos con la situación de los presos en las cárceles y los tipos de penas y procesos a los que se enfrentaban se enviaban al Gobierno vasco en el exilio, con sede en Bayona y París. El Ejecutivo de Aguirre, a su vez, pasaba mensajes a los reclusos a través de la red y trabajaba en gestiones para tratar de salvar a los condenados a muerte. Transmitía su apoyo constante a los encarcelados y también les explicaba la situación europea con el trasfondo de la Guerra Mundial.
El trabajo de la red fue más allá y paralizó ejecuciones falsificando documentación y cambiando expedientes de penas de muerte a través de gente que tenía dentro de las cárceles o de los juzgados, como el de Pamplona. También ayudó en las huidas a Francia, labor en la que los mugalaris, grandes conocedores de los pasos fronterizos entre Euskadi y Navarra y el país galo, desempeñaron un papel vital. No era fácil tampoco pasar la información semanalmente: en la frontera había destacamentos, requetés, franquistas y cuarteles en todos los lados.
La suerte de la Red Álava cambió con la fulgurante irrupción del ejército nazi en París, donde la Gestapo entró en la sede del Gobierno vasco y se hizo con documentación sobre la organización, que trasladó a España. Aunque los nombres eran supuestos, Franco contaba información suficiente y en diciembre de 1940 comenzaron las detenciones. Los arrestos siguieron el orden de nacimiento de la red: Bittori Etxeberria es la primera.
De los treinta detenidos, se acabó procesando a 21 personas en julio de ese año en Madrid. 19 de ellas fueron condenadas a muerte. Un recurso, sin embargo, prolongó el juicio hasta 1943, cuando sólo se mantuvo la pena a una persona, Luis Álava, al que se consideró cabeza de todos los delegados territoriales de la red, que ha acabado pasando a la historia con su apellido. A pesar de las gestiones para evitar su muerte, fue fusilado el 6 de mayo.
Las cuatro mujeres permanecieron hasta 1943 en la cárcel de las Ventas, y a Bittori, como parte de la pena, se le impidió además regresar a su tierra hasta 1947.

“Amoria” un camino que continúa en el ‘Festival Coral’ en Aiete

“Amoria” se celebra el miércoles 29.08 en el Auditorio del Kursaal

ElFestival Coral’ en Aiete se convoca para los últimos días de octubre y primeros de noviembre, coincidiendo con el festival de masas corales de Tolosa.

Su temática, como la de ‘Amoria’, también será la música vasca con distintos compositores y temáticas, en un heterogéneo programa.

Algunos de los intérpretes que participarán el miércoles en el Kursaal, repetirán en el Festival Coral de Aiete

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El acto inaugural tendrá lugar en el espectacular teatro Miramón, a finales de octubre.

La dolorosa mirada de Manuel Matxain (Versos dedicados a Alberto, traducidos al castellano )

Traducir un poema, como nos piden Marisa y otros lectores, no es nada fácil. Eso lo saben bien los propios traductores. Los versos llevan el alma dentro, el poeta palpa y siente el infortunio. Y el bertso-papera que Manuel Matxain dedicó al chaval Alberto Muñagorri, está escrito con el corazón. Y palpita con el dolor causado, con la dubitativa reacción social, con la tragedia de aquellos tiempos oscuros; en el poema late el sufrimiento del poeta.

Ramón y la propia familia de Manuel, han venido en nuestra ayuda

‘Itsasotik eskolara’ una ópera creada desde Aiete

Setenta niños del Coro Easo brillaron ayer en el Victoria Eugenia, con ‘Itsasotik eskolara’, una obra sostenible e inclusiva de la Quincena Musical
«Un espectáculo de niños para niños». Así fue. Ellos fueron los indiscutibles protagonistas ayer en el Teatro Victoria Eugenia, en el escenario y entre el público. Hubo lleno absoluto para ver el estreno del espectáculo ‘Itsasotik eskolara’, dentro de la jornada infantil de la Quincena Musical Verde. Setenta niños de la Escolanía Easo y Araoz Gaztetxo Abestatza intervinieron en las dos obras musicales de formato operístico, bajo la dirección de Gorka Miranda, director de los coros infantiles y juveniles de Easo. «Ésta es nuestra ópera creada desde cero», repetía más de uno de los niños protagonistas. Y es que han participado en todo el proceso de creación, junto con Emaús.
Y una ópera, por tanto, creada desde Aiete
Precisamente, residentes del Centro Emaus de Aiete y parte de los protagonistas daban la bienvenida al público, megáfono en mano, en el mismo Foyer del teatro. Nada más entrar y bajo un sonido que emulaba burbujas de agua, un escenario ya iluminado recogía una gran pecera hecha a partir de redes de mar. Era la escenografía de la primera obra, ‘Los cantos de mar’, de Roger Calmel realizada en castellano que duró 19 minutos.
Su protagonista es una niña (Lorea López) que ama el mar, lo ve como «algo que nos une» y en un viaje a través de él, se encuentra con unos marineros que, enfundados en chalecos hechos con redes y cuerdas, le advierten de los peligros del mar. Tanto que, en medio de esa situación, la niña es engullida por un pez, que no es sino dos sacos gigantes de plástico moldeados por los propios niños. Gracias a la ayuda de una caracola, conseguirá salir de ese embrollo y en su periplo por volver a la ciudad, se topará antes con otros personajes: una banda de gaviotas, realizadas con hojas de partituras viejas en desuso; o con el pequeño Manex Artola de 8 años, que hace el papel de reparador de estrellas fugaces.
De París a Emaús
La escenografía y el vestuario, hechos a partir de materiales reciclados, fueron dignos de admiración. Mención especial merece el traje de la protagonista de esta primera obra, la niña del mar, cuyo vestido -ver foto de Sara Santos- fue hecho por Pascal Roger, quien hace años trabajó en talleres de alta costura de París y que, por circunstancias de la vida, ha recalado en Emaús. «El grado de mimo de este traje es alucinante. La botonadura está hecha con conchitas cogidas en la playa», reconocía Miranda. Un niño sacaba al escenario a un emocionado Roger al final del espectáculo.
La excelente labor de los cantantes, que además realizaron un gran trabajo actoral, convirtieron ‘Los cantos del mar’ en un verdadero éxito. Los familiares de estos jóvenes artistas, con edades entre 7 y 17 años, y el resto de los niños que se encontraban entre el público ovacionaron con ganas durante varios momentos de la actuación.
Lo mismo ocurrió durante la segunda ópera en euskera, ‘La maestra de la escuela’, que duró 35 minutos. Esta cantanta cómica cuenta la historia de una profesora un tanto pedante, protagonizada por Carmen Artaza, que trata de impartir una clase de música a los rebeldes alumnos de su clase. En este caso, el elemento central, y casi el único, fue el cartón. Los más pequeños fueron recogiendo durante los meses anteriores cajas de cartón, las llevaron al centro de Emaus en el barrio y, con ayuda de los residentes, tuvieron que dar la vuelta a todas para camuflar la publicidad. La profesora se despierta en su casa de cartón, se da cuenta que llega tarde e, histérica, corre hacia el colegio donde se encuentra a sus 17 alumnos dentro de otras tantas cajas de cartón.
La tarde terminó con un momento emotivo. Al final de la segunda obra, la pequeña Ane Herrero, de 9 años, salió a escena, aupada por un grupo de compañeros, para cantar la última canción. Y es que hace una semana, Ane, que «había trabajado como la que más», se rompía una pierna. Brilló la creatividad, la imaginación, la pasión de unos niños que, a pesar de que tuvieron que ensayar todos los días de agosto excepto uno, disfrutaron e hicieron disfrutar al público.
Eskerrik asko a todos
Tomado de un trabajo de Jaione Alonso DV San Sebastián.
22 agosto 2018