La insoportable impostura de la campaña electoral.

KUNDERABertín contó que la entrevista a Rajoy necesitó siete horas de grabación: la naturalidad exige muchas tomas. (El frívolo juego de las apariencias).

Lo escribía Milan Kundera en su libro “La insoportable levedad del Ser”. Disfrutamos de la tertulia sobre la novela y el autor, el pasado jueves 10 en Aiete

Mariano Rajoy pudo ganar el debate, y la campaña, y quizás más años de vida, si en la televisión hubiera dicho a Campo Vidal: “Me pregunta usted por los problemas de los españoles. El primero sin duda es el paro, pero quiero subrayar otro que afecta especialmente a mi partido, y no sólo a mi partido. Es la corrupción. Y en lo que me atañe, al que fue mi tesorero, Luis Bárcenas”. Entonces Rajoy enumera sus razones, recuerda sus disculpas y se saca de en medio el arma de destrucción masiva de Sánchez. Que la utilizará, pero ya inservible como un drama de segunda mano. El golpe de efecto hubiera sido monumental. Con un punto tragicómico, claro, pero nada comparado con lo que ocurrió al final, que fue una autopsia gigantesca que en otro tiempo hubiera provocado pavor y ahora ternura.

Para eso Rajoy hubiera necesitado un verdadero carácter político, y no un planteamiento kitsch. Podemos, por su parte, se ha echado al kitsch de la guitarra. Por eso Albert Rivera, el último día, anuncia que  le darán el Gobierno a Rajoy porque  «no estamos locos y sabemos lo que queremos».  El kitsch naranja oportunista

En el kitsch político las encuestas ordenan la estrategia….. Bertín contó que la entrevista a Rajoy necesitó siete horas de grabación: la naturalidad exige muchas tomas. Como decían los asesores de Gandhi: “Cuántos millones nos ha costado mantenerlo pobre”.

Mientras alguien ha decidido que a las elecciones sólo se presentan cuatro partidos, a los demás les ningunean

1 comentario en “La insoportable impostura de la campaña electoral.

  1. Eva

    El obispo de San Sebastián cree que los resultados de las generales son el retrato de una sociedad enferma. Una situación ingobernable porque los partidos sólo quieren el poder en vez de ponerse de acuerdo, algo que según él sería «fácil» entre PP, PSOE y Ciudadanos.

    No es Munilla el primer obispo que opina de política. Antes que él lo hicieron Setién, Uriarte o Rouco y Camino en el otro extremo. Ni siquiera es la primera vez de Munilla, que ya calificó el “derecho a decidir” de “pseudo valor”. Eso sí, no suele acompañar sus valoraciones de los pasajes del Evangelio en los que se inspiran.

    En este caso. Somos una sociedad enferma, dice. ¿Y cuál habría sido un resultado electoral sano? No le recuerdo a Monseñor ninguna queja cuando el PP consiguió hace 4 años la mayoría absoluta.

    Desde luego, el Señor no ha bendecido a Munilla con la virtud de la tolerancia. Menosprecia la democracia, la voluntad mayoritaria de la sociedad mientras se alinea con la patronal y el IBEX 35 para llamar a que PP-PSE y Ciudadanos consensuen programas. Con los mercaderes del templo.

    Responder

Deja un comentario