Algo está podrido en Donostia, lo sabemos por el mal olor

MAL OLOREl once de octubre pasado, informábamos en esta web del mal olor en la ciudad. Decíamos “Es un olor que se mete en las casas de la zona de Oriamendi-Aiete, huele también en la zona de Pio Baroja, en Bera-Bera, en Amara, en varios puntos de la ciudad. Depende del viento, cambios ve dirección, en ese momento en que el viento se estabiliza, muchas veces alrededor de las diez de la noche hay que cerrar las ventanas. Si se dejan abiertas y se deja que este intenso y desagradable olor entre en casa, al día siguiente es difícil evacuarlo. Últimamente el olor ha llegado al propio ayuntamiento, a sus despachos, a las salas de reuniones. (Incluso se nos comenta la coincidencia en fechas y vientos y el mal olor en Hernani)

Hay gente que lleva semanas, meses, buscando de dónde proviene ese desagradable olor y no se sabe. Se especula con que proceda de las depuradoras de Loyola, pero en Loyola no huele; de las incineradoras de Rezola, pero el traslado del olor es contrario al viento.

Es necesario determinar  de una vez y por todas encontrar cuál era la fuente de este olor que se está intensificando y extendiendo por la ciudad, y tomar las medidas necesarias. Detectado el foco de podredumbre no será difícil dar con la solución”.

Ha pasado un año.

Participación ciudadana, quizás, quiera decir escuchar lo que dicen los interlocutores sociales. Escuchar sólo las alabanzas de  los incondicionales conduce a desastres como este.

3 comentarios en “Algo está podrido en Donostia, lo sabemos por el mal olor

  1. Noticias

    EL Ayuntamiento de Donostia desconocía ayer cuál es el origen exacto del mal olor que ha afectado en los últimos tres días a distintos barrios de la capital guipuzcoana, así como a localidades cercanas, como Hernani. El concejal de Medio Ambiente, Axier Jaka, declaró a este periódico que su departamento trabaja con «varias hipótesis», pero que prefiere no concretar una fuente concreta de mal olor hasta saber a ciencia cierta cuál es. Ese momento podrá llegar en octubre, cuando finalice el estudio olfatométrico que está elaborando a lo largo de este año el departamento de Medio Ambiente, en colaboración con el Gobierno Vasco, para conocer las causas de los episodios de mal olor que se producen de modo periódico en la capital guipuzcoana.

    Sea como fuere, distintas oficinas del Consistorio recibieron ayer un elevado número de llamadas de ciudadanos para conocer de dónde salía el mal olor y si había forma de atajarlo. Muchos vecinos creen saber cuál es el origen de los molestos efluvios y hay quienes creen que proceden de la depuradora de aguas residuales de Loiola, otros apuntan a alguna papelera de Hernani, y otros, a los vapores de la putrefacción del vertedero de San Marcos, aunque estos últimos no se han dejado notar estos días en el entorno días atrás.

    Jaka aseguró que existen «episodios de mal olor desde hace dos años y medio» y que, tras las mediciones realizadas, se sabe que siempre se producen en una «situación atmosférica estable y con viento sur suave». Asimismo, quiso subrayar que estos malos olores «no son nocivos, según los estudios elaborados por los laboratorios de la administración ambiental». «No tienen ninguna afección tóxica», agregó.

    La elaboración del estudio olfatométrico, con mediciones generales y algunas en lugares concretos, permitirá saber con exactitud de dónde surgen los malos olores y ponerles remedio.

    inversión La depuradora de aguas residuales de Loiola ha sido una de las fuentes de mal olor más frecuente en los últimos tiempos en Donostia. Hace dos años, el Ministerio de Medio Ambiente aportó 3,8 millones de euros para tapar unos 10.000 metros cuadrados de superficie de la instalación que quedaban al aire libre y dejaban escapar el mal olor. Antes, la Mancomunidad de Aguas del Añarbe había invertido otros 1,7 millones de euros para atajar el problema, que surgió poco después de la apertura de esta instalación, en el año 2006.

    Responder
  2. Pili

    El mal olor lo producen las «bolitas» negras que fabrican en la Dèpuradora de Loyola. Las he olido de cerca y son de un olor insoportable. Deben ser caloríferas y no se donde las llevan, creo que a Cementos Rezola.

    Responder
  3. La buena información

    Dicen los que saben que para rastrear una información se debe buscar en las redes sociales. Pili resuelve las desavenencias: el olor es de las bolitas negras que fabrican en Loyola y las destruyen en Cementos Rezola. El gobierno municipal ¿A qué dedica el tiempo libre?

    Responder

Deja un comentario