El espacio Katxola ha sido declarado zona de exclusión de cacas de perro

Resulta estomagante ver todas las mañanas, al llegar a Katxola, cómo los alrededores del caserío están sembrados de boñigas de perro, que los dueños de las mascotas no recogen.

Es frecuente la llegada de coches a la pequeña glorieta de la calle Paraiso, estos abren sus puertas y los primero que hacen los perros al salir es ir a depositar sus heces en la hierba que rodea el caserío o en los propios caminos (ver foto).

El ‘circulo de influencia’ se amplía a todo el espacio Katxola (ver foto)

Cuando las personas que se dedican al cuidado y acción del caserío llaman la atención de estos individuos, recordando su obligación de recoger los excrementos que dejan sus mascotas, se encuentran, por resumir, con tres tipos de reacciones

  • La violenta, el enfrentamiento contra las personas de Katxola que les llaman la atención sobre sus obligaciones cívicas
  • La de que en el campo abierto los perros pueden depositar la mierda donde quieran y sus dueños no tienen ninguna obligación de recogerla, aunque sea un espacio frecuentado por escolares, por visitantes de diversa condición o por empleados que cortan la hierba y les salpica
  • La de las personas que terminan aceptando la falta y diciendo acudir a por una bolsa para recoger las heces, luego no vuelven

En consecuencia Lantxabe ha decidido declarar “zona de exclusión de cacas de perro” el espacio Katxola y adoptará las medidas legales pertinentes

Sabemos, no obstante, que sin el apoyo del gobierno municipal, estos sujetos seguirán campando por sus respetos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.