Archivo de la categoría: movilidad

Se podía hacer una acceso subterráneo que comunicara el topo con Aiete

Iñaki se preguntaba en estas páginas ‘Acaban de cercar con vallas el parque de Pío Baroja, junto al polideportivo. Y pone que son obras del metro. ¿Acaso van a hacer un acceso subterráneo a una de las paradas? Sería tipo las estaciones de Intxaurrondo que conectan a su estación desde lugares alejados.
¿Qué se sabe de esto?’

Con permiso de Iñaki ampliamos su reflexión a modo de pregunta ¿Por qué no ampliar la obra un poco más arriba, en los límites del Centro Cultrual de Aiete, y construir una estación como la de Intxaurrondo?
Esta era una de las alegaciones de Lantxabe. Se nos dijo que era cuestión de tiempo, que dependía de los usos del topo-metro.
Pues bien, las obras de construcción de la variante ferroviaria del Topo bajo el centro de Donostia, han dado comienzo. Las zonas valladas del paseo Pío Baroja, significan que comenzarán en poco tiempo.
Las primeras tareas consistirán en el desbroce de las zonas verdes y el desvío de las canalizaciones que resulten afectadas por las bocas que se abrirán. La función de estas rampas de ataque es permitir que la maquinaria de obra llegue hasta los dos puntos del subsuelo, entre los que discurrirá la conexión ferroviaria entre Lugaritz y Miraconcha. La de Pío Baroja, de 500 m. de profundidad -¿Y la de Aiete por qué no?-. Una vez iniciada la perforación, se avanzará a razón de cuatro o cinco metros diarios.
Lantxabe se reunió con Euskal Trenbide Sarea en el Topaleku. Nos dieron esas explicaciones, aunque no aceptaron nuestras alegaciones. Nos dijeron que se construirían dos ascensores: uno, por San Roque; otro por Bera-Bera
Ayer explicaron que los trabajos de excavación de ambos accesos no se producirán hasta el mes de febrero, como pronto. Es entonces cuando los camiones empezarán a entrar y salir por ambos puntos e irán extrayendo la roca. Una vez terminada la obra, ambas rampas servirán como salidas de emergencia y de aireación.
El primer tramo del metro tiene un coste de 38,1 millones de euros y un plazo de ejecución de 46 meses, que comienzan a correr desde ahora. Su longitud es de 2,1 kilómetros e incluirá la estación subterránea de Benta Berri, que se alojará en una caverna situada bajo la ladera del Seminario en su vertiente hacia el barrio de Benta Berri. Estará a una profundidad de 21 metros y sus andenes tendrán 81 metros de largo. Su aspecto será similar al de las dos últimas estaciones añadidas al trazado del Topo en Donostia, la de Intxaurrondo y la de Altza. Pero no nos convence su negativa a abrir una boca en Aiete.
Se calcula que la totalidad de la obra finalizará en 2022.
CUADRO RESUMEN
Excavación. Las excavaciones de los túneles que partirán desde la avenida de Zarautz y Pío Baroja hasta la zona que acogerá el trazado subterráneo correspondiente a El Antiguo comenzará no antes del mes de febrero, según el calendario de obras.
Estación. La estación de Benta Berri, incluida en el primer túnel que inicia ahora sus preparativos, se situará a 21 metros de profundidad. Tendrá bocas de acceso por el polideportivo y por la plaza de Benta Berri, así como un ascensor en la avenida de Zarautz.
Plazo. Las previsiones de Euskal Trenbide Sarea calculan que los trabajos de ambos túneles del trazado subterráneo estarán finalizados en el año 2022.
Revisión de viviendas. Las viviendas situadas sobre el trazado de la variante ferroviaria podrá ser revisadas, si así lo solicitan, con el fin de dejar constancia de su situación por si surgieran problemas posteriores con motivo de las obras.
Boca de metro en Aiete. Tendrá que esperar a que los resultados de uso del topo sean satisfactorios; mientras tanto se construyen dos ascensores que faciliten la comunicación Aiete-Topo

La vecindad de Aiete espera noticias del ambulatorio.


Ascensor y ambulatorio, tan cerca, tan lejos.
Los responsables de la gestión pública repiten como un mantra ‘Participación ciudadana’ ‘Colaboración’ ‘Implicación’ ‘Barrios’ ‘Necesidad de un centro’ ‘Movilidad sostenible’ ‘Derecho a la salud’…
Pero, aquí y allí, en el Norte y en el Centro, dedican su tiempo y las cuentas públicas a otras cosas, la más frecuente a ‘¿Cómo está lo mio?’.
El aforismo 5 de Kafka nos da una esperanza
‘Si se llega a un punto determinado, ya no hay regreso posible. Hay que alcanzar ese punto’
Para el ascensor, el punto determinado, lo alcanzamos en los presupuestos municipales aprobados para el 2016
Para el ambulatorio en aquella asamblea del Topaleku, en el 2015.
No hay regreso posible, pero ¡Vive Dios! que están intentando atrasar todo lo posible la llegada a la meta.

Malas noticias para los vecinos de Aiete.

El ascensor entre Morlans y Aiete se retrasa cuatro meses

La modificación por la inestabilidad del terreno no impedirá la reapertura en enero del túnel del bidegorri

El ascensor inclinado que unirá este barrio con Morlans sufrirá un retraso en su ejecución de «entre cuatro y cinco meses», según informó el concejal de Urbanismo, el socialista Enrique Ramos, en las comisiones de Pleno. La razón de este imprevisto hay que buscarla en la falta de exactitud de los estudios geotécnicos elaborados antes de iniciarse las obras. Al parecer, las estimaciones sobre la estabilidad y «resistencia» del terreno no fueron del todo precisas y ahora habrá que reforzar la ladera con una pantalla de micropilotes para garantizar la seguridad.

Para ello ha sido necesario realizar nuevas catas y redactar un proyecto modificado que ya está en tramitación. Según las nuevas previsiones, el ascensor inclinado de Morlans empezaría a funcionar el próximo verano.
Una vez se ponga en marcha, dará servicio a 3.700 donostiarras y llegará a la rotonda de Melodi -de nombre oficial plaza de Lazkano- tras recorrer 143 metros en 72 segundos con una pendiente media del 26,8%. La capacidad de carga de la cabina será de 1.875 kilos, por lo que podrá transportar a 25 personas en cada viaje. El ascensor se moverá sobre la ladera, casi en paralelo al vial Amara-Aiete, a una velocidad de dos metros por segundo.
Una vez en la rotonda de Melodi, los usuarios tendrán que cruzar la calle y recorrer unos metros a pie para alcanzar un segundo ascensor. Se ubicará en el tramo inicial del paseo de Pío Baroja, justo debajo del viaducto por el que discurre el paseo de Aiete, y llegará en vertical a la parcela en la que se levantará el futuro ambulatorio del barrio. Esta obra también está en curso y avanza «en plazo y sin ningún problema», señaló el delegado del PSE, quien anunció que la urbanización del entorno de la parada de Morlans arrancará «en un mes» y que el retraso en la ejecución del ascensor inclinado no afectará a la reapertura en enero del túnel del bidegorri.
J. F. M. DV SAN SEBASTIÁN. Miércoles, 15 noviembre 2017, 07:49