Archivo de la categoría: katxola, bosque miramon

600 kilos de manzana esperan en Katxola para la prensa.

Ayer fueron recolectadas en un caserío de Urnieta y trasladadas hasta el caserío.
El sábado por la noche se habrán convertido en mosto que, guardado en pequeñas kupelas, para febrero, será un excelente sidra.
El motor, las correas, la ardatza, la tina y el sistema de prensado pertenecientes al viejo tolare Munto-Katxola, están a punto.
Y como todos los años, la ‘Sagar Festa’ será la continuación en la labor en la fabricación de la sidra que empezó hace unos días con la entretenida recogida popular de la manzana en Zabalegi-Ekogunea.
En efecto prensar la manzana es la segunda parte del proceso de elaboración de la exquisita y artesana sidra; después, en febrero, se probará la primera ‘sagardo’ en Txotx, y en la primavera será el deleite del descorchado de la sidra fermentada en botellas hasta llegar a disfurtarla.
El festejo se ha covocado para la tarde del sábado 21, a partir de las seis y media, en el caserío Katxola (Calle Paraiso, sn, cerca de la plaza Pakea o del paseo de Oriamendi; parada Katxola, autobuses Dbus 31 y G1).
Cuenta con un programa variado para todos los públicos, que gira, cómo no, en torno a la cultura de la manzana y la sidra.
La sidra de Katxola se crea solamente con manzanas autóctonas, de caseríos cercanos y el próximo año, si las cosas van bien, con manzanas del propio caserío Katxola, cuyos manzanos se sembraron este invierno.

La sidra de Katxola este año tiene el reto del sabor. La sidra, antiguamente, llegó a definirse como ‘gizon sagardoa’, quizás era una excusa del hombre para alejarse de las tareas de casa. Por ser ácida y amarga, no la bebían las mujeres, ni los jóvenes. Hoy sin embargo ya no es así. La sidra no deja de ser un refresco de bajo contenido alcohólico que se bebe entre amigas y amigos. En las sidrerías, en las tabernas, en casa y en el caserío Katxola. Lo cierto es que la sidra no se bebe en solitario.
Otro detalle: la sidra está presente en todas las culturas del mundo. Y la manzana nos acompaña desde Eva y Adán.
El otoño es el momento perfecto para reunir a los niños y celebrar el cambio de estación con una ‘Sagar festa’ donde se combinan los olores, colores, comidas, juegos y actividades. Katxola tiene un plan B de seguridad contra el clima, y actividades se pueden hacer tanto en el interior como en el exterior. Dispone de amplio salón en el primer piso, sótano, patio trasero y hasta granero -aunque inaccesible-
Los jóvenes tendrán la oportunidad de catar las manzanas que serán la base de la sidra propia del barrio, también los mayores. Todos, además de probarlas, podrán ver en exposición las diferentes tipos de manzana que se utilizarán en el prensado.
Los que se acerquen hasta Katxola podrán degustar además de sidra envasada, a la que acompañarán con algo de comida casera para llenar el estómago. La idea es que la gente de Katxola traiga elaboradas tortilla de casa y, quizás, postres para participar en el concurso de tarta de manzana
La trikitixa dará chispa a la fiesta

Los más habilidosos demostrarán su destreza jugando a la toka y se recordará a Manuel Matxain.
Tendremos retos de cuadrillas para la sokatira (una vieja y pesada cuerda de mediados de siglo pasado, cedida por la familia Solaberrieta)
Se cursarán invitaciones al museo de la sidra de Astigarraga y otros sidreros, a las autoridades municipales y los colaboradores con el mantenimiento del caserío, al grupo de impulso del homenaje a Manuel Matxain que tan brullantemente culminó su tarea el pasado jueves, con el Cross del centrnario y la escultura TOKA.
Uno de los invitados estrella será Pedro Lazkano, presidente de la Federación de Bolos de Gipuzkoa.
El sábado, mientras la prensa tradicional hace su labor en el tolare, en el caserío la fiesta estará animada por la txalaparta y la ‘kirikoteka’, que avisará a los lugareños del inicio de la celebración.
Y se hará un brindis con el primer mosto de la cosecha 2017
En el caserío se podrá contemplar la exposición de los panles dedicados a la vida de Manuel Matxain y los antiguos cabezudos de Aiete, toro de fuego, bolos y sokatira
La fiesta llegará a su final cuando el zumo o mosto de las manzanas esté en la Kupela, calculamos que será hacia las siete y media/ ocho y seguro que además del programa previsto nos encontraremos con alguna sorpresa.
El tiempo no será obstáculo para la fiesta.