Archivo de la categoría: katxola, bosque miramon

El martín pescador habita en el estanque del Bosque Miramón

Panel desaparecido de la mesa-expositorio. En él se informa -en euskera y castellano- de las diferentes especies (anfibios, insectos y aves) que habitan en el lago y en su entorno

#fotokerpl tiene una maravillosa colección de fotos del entorno de Donostia, y entre ellas figuran elegantes pajarillos de vivos colores, incluido el Martín Pescador.

Ayer estaba con sus potentes cámaras de fotos al acecho de esta especie de ave que habita en lagos y ríos como este del Bosque Miramon. El autor le ha visto volar y cazar en la laguna, ahora quería conseguir una foto

Katxola, centro de interpretación del Bosque, más cerca, más fácil

El primer gran panel-indicador de Katxola, tótem de la zona, está encima del teatro, en la entrada por la calle Juan Abelino Barriola.

El efecto sanador del Bosque hoy está más reconocido que nunca. La coincidencia de usuarios y expertos es completa. Muchas personas atraídas por este soplo de naturaleza acuden a pasear por la espesura de Miramón.

La mayoría no saben que en un borde del parque está el centro de interpretación del Bosque, el caserío Katxola

Cerca, debajo del baserri, están el imponente teatro y el frontón. Se encuentra en una orilla de la elíptica plaza Pakea que, algunos vecinos, piden sea renombrada como plaza de Miguel Gallastegi.

Txanpuene: Las ‘empresas constructoras de viviendas de lujo’ pueden ‘ganar a la Justicia’ y ‘doblar la rodilla’ al gobierno municipal

Decenas de caseríos jalonaban la Goiko Galtzara -que atraviesa Donostialdea de norte a sur- y que fue la vía terrestre donostiarra por excelencia, desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX en que se abre el ramal de Bazkardo (Andoain) hasta San Sebastián, eje de la posterior N-1. La galtzara fue un eje-camino que va ir conformando las casas y caseríos del barrio.

Dos joyas de la arqueología vasca en el Bosque de Miramón

Del abrevadero de Errotatxo hasta el lavadero de la erreka Pakea, hay un precioso paseo, de punta a punta, por el Bosque de Miramón.

El abrevadero de Errotatxo fue reconocido en una de las visitas guiadas por el Bosque organizadas por Lantxabe. La víspera de la reclusión por la pandemia, dos miembros de la asociación acompañaron a un experto de Aranzadi para el reconocimiento del resto arqueológico, que se identificó más como abrevadero que como lavadero. La delegación se desplazó, después, hasta el estanque del Bosque y, justo encima, aguas arriba, están los restos de un lavadero (ver fotos) que aquel día no se pudo ver por el caudal torrencial de la erreka que llena la laguna.

En el Bosque de Miramón no encontrarás tirolineas

Como se recordaba ayer, el 9 de noviembre 2011 se celebró, en el caserío Katxola, la primera sesión decisoria sobre el Bosque de Miramón

Muchas personas, vecinas del barrio, gente de representación y expertos, acudieron a la cita. Entres ellas una familia, con un hijo, Pedro, de la Calle Erramunene (ahora tendrá 17 años); traía por escrito su propuesta para el Parque (Su ama propuso cambiar el nombre, no llamar Parque a lo que era Bosque y Parque Tecnológico al mundo empresarial)

El apasionado canto del ruiseñor en el Bosque

El sur del Bosque de Miramón está recortado por la autopista-variante de Donostia que reproduce el ruido continuo de la circulación de vehículos ligeros y pesados.

En el Bosque viven centenares de pajarillos, como el Mirlo, el Ruiseñor, el Gorrión, el Autillo… que han de dejarse oír por encima de ese zumbido constante.

Por encima o al lado de esa estridencia motora, Iñaki Jarauta, nuestro guía de ‘parapájaros’ (web), ha identificado al Ruiseñor “Uno de los cantos más bonitos

Puio huele a hierba

Un día como hoy, en esta mañana de martes, así sucedía en el paseo por el parque-bosque de Puio: una amplia brigada de trabajadores se afanaban en cortar la hierba.

Las praderas de Puio desprendían un penetrante y arrobador olor. El camino ascendente por sus senderos asfaltados hasta llegar a la cumbre, envuelto entre árboles y paisaje, es de una belleza única; un rincón en la punta del barrio de Aiete, centro a la altura debida de la propia Bella Easo.

La arboleda de Puio tiene una amplia dotación y se ha hecho adulta: poderosos robles, sólidos castaños, abedules, acebo, arces, cedros, grandes magnolios, tilos, olmos, algunas hayas, alisos, falsos plataneros.