En ayuda del caserío Katxola

El pasado sábado Aingeru compendió el gasto material, técnico y emocional del traslado de Katxola a su actual emplazamiento y las actividades que Lantxabe desarrolla en este característico y simbólico caserío.

Hoy las páginas de Sirimiri del DV reflejan la indignación de Jesús María Alquézar.

El lienzo sobre el que se explayan los frustrados `margolaris’

Jesús María Alquézar, gran aficionado a la montaña, es presidente de honor del Club Vasco de Camping de San Sebastián y durante 24 años presidió el club. Divulga las disciplinas de la montaña y la bicicleta a través de los medios de comunicación.

Jesús Mari al mismo tiempo que amonesta al consistorio y repudia a los autores del emborramiento del caserío, nos recuerda, que…

Katxola es un icono en la ciudad, en muchos planos ya simboliza al barrio de Aiete, es un monumento protegido con el grado máximo por el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento

Las pintadas en Katxola son un insulto a la ciudadanía donostiarra y una agresión al grupo que en ‘auzolan’ trabaja por la riqueza cultura de la ciudad, especialmente comprometida con su cultura material y tradicional. Y de la mano de esas personas se colabora con la educación de los alumnos de diversos centros escolares del bario y de la ciudad. Es una atalaya sobre el Bosque de Miramón.

Jesús Mari reclama a la ‘autoridad’ que actúe, que acabe con esta impunidad de los ‘artistas’ de brocha gorda y mente estrecha, que utilice todos los medios legales a su alcance

Reclama educación para esos jóvenes asilvestrados, educación en valores, educación en la escuela, en la calle y educación en la familia. No es creíble que nadie sepa de dónde vienen esos alelados vándalos tan necesitados de estima

La ‘autoridad’ se queja de que arrestan a estos chavales y la justicia no tenga medios para hacerles responsables de sus fechorías. La policía les va a volver a detener, pero, como se espera, si se declaran insolventes, destrozar el icónico caserío les va a salir gratis, y si es así, volverán a pringarlo. Para evitarlo, Jesús Mari escribe ‘si hay que cambiar las leyes, aurrera’

Tenemos el ejemplo de otras ciudades vascas y europeas y nuestro autor cita la francesa de Pau

1 comentario en “En ayuda del caserío Katxola

  1. Baltasar

    El Sr.Alquezar remata y sintetiza el fondo de la cosa ,Ahora solo falta la reflexión de los pintores y los padres responsable de los mismos, la parte institucional-Ayuntamiento, autoridad judicial- tienen que poner los medios legales y disponible y hacer mas de lo que hasta al momento han realizado,en cualquier caso los ciudadanos estamos a la espera

    Responder

Deja un comentario