Una mirada al Sur de la ciudad

‘Recuperar el monte Oriamendi para la ciudad, para las personas senderistas y para las de paseo largo’ es el título de una de las propuestas de Lantxabe para los presupuestos de 2022

Y esta vez esperamos conseguir el ‘visto bueno de los técnicos’ y el voto de la ciudadanía donostiarra.

El Monte Oriamendi ha sido cedido por la Kutxa a la propiedad municipal. En un sentido paisajístico, sanitario, distendido y de disfrute de la naturaleza, es como una prolongación del Bosque de Miramón. En el PGOU está considerado como uno de los ámbitos naturales a gestionar en los próximos años y se especifica la necesidad de redactar un Plan Especial. La zona está destinada a crear un parque público y esta es la propuesta de Lantxabe: que se lleve a la práctica esta disposición del Plan General y se redacte un plan de Gestion Ambiental de la zona. Se pretende dar a conocer el Monte Oriamendi a la ciudadanía donostiarra y que esta pueda disfrutar y valorar el patrimonio histórico-cultural que supone este paraje de fácil acceso y desde el que se divisa otra maravillosa ciudad. Es una atalaya en la comarca de Donostialdea

El centro de la foto lo ocupa el bosque de Miramón. Al fondo Pagola, el teatro, Katxola, el colegio Alemán, Axular, Inglés y más al fondo Urgull y el mar
Itiniderarios en azul de un paseo desde Amara (plano cedido por Kasi)

El parque rural de Orimendi -entre Miramón, Zabalegi, Lore Toki y Chillida Leku- tiene 57.767 metros cuadrados.

Vista de la zona de Galarreta desde el alto de Oriamendi. Abajo queda el baserri Illarreta. (Foto Kasi)

El monte Oriamendi es una pequeña cima (188m) en el límite de Donostia hacia Hernani. En euskera Oriamendi significa monte amarillo aunque también se puede traducir como monte del Oria, quizás porque desde su cima se ve el valle del rio Oria.

Es una prolongación del Bosque de Miramón (628.258 metros cuadrados)

Entrada al Bosque de Miramón desde Illunbe-Amara
Al final de las escaleras, el robledal de Errotatxo
Niñas y niños de la Aiete Ikastetxea se abrazon a un roble centenario de Errotatxo
La pasarela de acero galvanizado -que viene después del robledal- facilita el camino desde Amara al Bosque; desde aquí se enfila hacia las Torres de Arbide o/y el BCC y el Monte de Oriamendi. Un delicioso paseo tan necesario en estos días

El objetivo de la propuestas es transformar este lugar de alto interés natural, paisajístico e histórico, acondicionando puntos de estancia al aire libre y espacios para el ocio, así como itinerarios peatonales como en el Bosque de Miramón

El Bosque de Miramón dispone de un amplio cohorte de señalización
Se puede visitar Katxola Baserria (Estos días cerrado por el Corona Virus)
Baseri Benta Aundi, en la base del Monte
Subida al fuerte
Ruinas del fuerte Oriamendi (Foto Kasi)

En esta parcela hay un fuerte Carlista del siglo XIX en buen estado de conservación, que debe acondicionarse para permitir una visita segura.

El monte Oriamendi es un entorno muy rico en biodiversidad, ya que cuenta con robles de más de 200 años, 50 aves presentes a lo largo del año y mamíferos como tejones o zorros, que encontrarán un buen acomodo complementario en el Bosque de Miramón.

Fuentes:

www.aiete.net

www.mendiak.net/foro/viewtopic.php?f=67&t=42737

Monte Oriamendi – Wikipedia, la enciclopedia libre

(Foto Kasi)

3 comentarios en “Una mirada al Sur de la ciudad

  1. Adrés Piedrahita

    Aunque como el Bosque de Miramón es un terreno rural protegido, considero que un plan especial es clave para frenar la invasión inmobiliaria e incrementar el espacios verde en la ciudad que además es un lugar histórico

    Responder
  2. Leyre Gamboa

    Al hilo de Adrés
    El hecho de que se trate de un suelo no urbanizable especial o de protección no impide ‘per se’ la realización de construcciones o la implantación de usos, aunque lo cierto es que ello se encuentra vinculado a que se trate de usos de utilidad pública o interés social, como, por ejemplo, un parque eólico o una residencia de ancianos.

    La construcción de viviendas difícilmente se podrá entender de interés social, salvo en el caso de una instalación como, por ejemplo, un centro de interpretación del fuerte Oriamendi

    Me imagino que los técnicos municipales, al responder a la propuesta de Lantxabe, darán cuenta del planeamiento urbanístico aplicable o no (la Comunidad Autónoma tiene la última palabra)

    Responder

Deja un comentario