Txanpuene: Las ‘empresas constructoras de viviendas de lujo’ pueden ‘ganar a la Justicia’ y ‘doblar la rodilla’ al gobierno municipal

Decenas de caseríos jalonaban la Goiko Galtzara -que atraviesa Donostialdea de norte a sur- y que fue la vía terrestre donostiarra por excelencia, desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX en que se abre el ramal de Bazkardo (Andoain) hasta San Sebastián, eje de la posterior N-1. La galtzara fue un eje-camino que va ir conformando las casas y caseríos del barrio.

En el barrio de Aiete se han echado abajo caseríos y elementos históricos valiosísimos para la ciudad: Las casas solariegas de Miramón y Merkelin, de origen gascón y fundacionales de la ciudad, los caseríos Munto, Santa Teresa, Lazkano, Marigomiztegi, Gure Pakea, Erramunene… el palacete de Altxubene, las ruinas del molino de viento Aizerrota -el único en su género en Gipuzkoa-, el acueducto de Morlans -primer abastecimiento de aguas a Donostia realizado en 1609-, el funicular de Puyo… ¿Ahora le toca al caserío Txanpuene?. El centenario caserío ubicado el número 57 de la calle San Roque, está en la picota -piqueta-

Viviendas ya construidas en al alto de San Roque

Txanpuene podría terminar derribado en las próximas semanas para construir más viviendas de lujo en terrenos de Arbaizenea. Y eso a pesar de que la Justicia todavía tiene que dirimir si ese desarrollo urbanístico puede llevarse a cabo y decidir a quién se le reconoce el derecho de la propiedad.

Las inmobiliarias Neinor SL, Renteria SL e Irunesa SL, promotoras de la construcción de chalets en este lugar, pueden acabar con Txanpuene.

…………………………………………

En la ciudad de San Sebastián alientan varios corazones. Uno de ellos está en Aiete. Es un corazón antiguo, no es el “centro histórico”, pero sí forma parte de la “ciudad histórica”

Como ciudad histórica” nos referimos específicamente a la parte de la ciudad que ha acumulado “más historia”, donde están presentes distintas etapas del desarrollo urbano y las marcas de las diversas poblaciones que lo habitaron.

Aiete es un barrio que acumula memoria, los espacios que contiene son elementos simbólicos que transmiten sentido al habitante del barrio o al visitante.

Lo que denominamos “centro histórico de Donostia” es por definición la Parte Vieja. Pero deberíamos integrar en el concepto de ciudad histórica además de lo medieval o barroco –Lo Viejo-, o la presencia de modernismo y del racionalismo -calle Prim, ensanches Oriental y Cortázar,- también el arco rural -Aiete, Altza, Igeldo, etc- que en el caso de Donostia, explican el propio desarrollo de la ciudad. Destruir elementos -como el caserío Txanpuene- que forman una pequeña parte la ciudad histórica es asesinar el corazón, el alma de la ciudad.

Donostia posee un “centro histórico” muy concreto. En él está presente toda la historia de la ciudad, es un barrio clásico, localista por dentro y cosmopolita por fuera, trabajador y turístico, popular y burgués, sus calles poseen “sabor a ciudadanía”.

Pero la historia de la ciudad es más amplia, conociéndola sabemos que, por ejemplo en Aiete, vivieron algunos de los primeros colectivos humanos, organizados en torno a los caseríos, que durante año proporcionaron alimento al ‘centro histórico’ – o el agua desde sus pozos- que, aunque en gran parte han sido demolidos por la especulación urbanística, tanto en dictadura como en democracia, tienen significado histórico, huellas de la cultura material de Euskal Herria, que la economía urbana especulativa está destruyendo a marchas forzadas

Foto del Diario Vasco

Y ahora asistimos a un nuevo episodio sin que el gobierno municipal mueva un dedo

El caserío data del año 1773 e, incomprensiblemente, no tiene ningún tipo de protección dentro del catálogo del Peppuc -Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbano Construido-. Sus actuales poseedores, los hermanos Etxabe, explican que son descendientes de una familia de labradores que lleva haciendo vida en la finca al menos desde 1897, más de 120 años, y que no piensan renunciar a ella sin pelear en los tribunales. Ahora mismo tienen abierto un litigio sobre la posesión de estos terrenos con las inmobiliarias Neinor SL, Renteria SL e Irunesa SL

El proyecto constructivo tiene su amparo legal en el Plan Parcial aprobado por el Ayuntamiento, nacido del acuerdo hace algo más de veinte años entre el consistorio y la Casa de Alba para ceder parte de los terrenos de Arbaizenea a la ciudad. En el mismo plan se contempla la posibilidad de crear 80 viviendas de alta gama y un parque con itinerarios accesibles y en el que se ponga en valor el histórico lavadero de Txanponenea.

Mireia Mochales auzotarra eta Iñigo Etxabe Txanpueneko maizterra, baserriaren atarian. (Argazkia: Nerea Lizarralde)

Sin embargo, los Etxabe defienden que la titularidad de este patrimonio es suya por usucapión, es decir, su adquisición por el paso del tiempo. Asimismo, sienten que sus padres fueron «engañados» por estas inmobiliarias en los años 2008 y 2010, cuando tenían 81 y 83 años, para que firmaran unos documentos de cese de actividad agrícola «sin ningún asesoramiento legal» y que, en la práctica y a cambio de 30.000 euros, otorgaba a las promotoras el derecho a construir en estos dominios, cuando el valor catastral del mismo es de 5 millones de euros y el real de 20 millones.

En un primer juicio posesorio, el Juzgado de primera instancia de Donostia dictó una sentencia que desestimaba la demanda de las inmobiliarias y consideraba que los actuales poseedores tenían derecho a permanecer en el caserío y sus pertenecidos, al haber adquirido los terrenos por usucapión. Sin embargo, tiempo después, la Audiencia Provincial de Gipuzkoa estimó un recurso de apelación de las inmobiliarias y declaraba todo lo contrario, que no podían seguir poseyéndolos, llegando a afirmar que no se había planteado la usucapión en el pleito, «cuando no es cierto», aseguran los Etxabe.

El caso se llevó al Tribunal Supremo, que inadmitió el recurso de casación interpuesto por los poseedores de Txanpuene frente a la sentencia de la Audiencia Provincial. El procedimiento se encuentra actualmente dirimiéndose en el Tribunal Constitucional (TC). Asimismo, además de este pleito los actuales poseedores emprenderán acciones judiciales para que ser reconozca su derecho de propiedad.

Ahora bien, según apuntan los Etxabe, aunque el TC no se haya pronunciado, en cuanto la inadmisión del recurso de casación ante el Supremo llegue al juzgado de San Sebastián, que se espera ocurra en las próximas semanas, se podrá hacer efectiva la petición de desalojo del caserío y los terrenos y las máquinas podrían entrar para avanzar con los trabajos para construir las viviendas. Incluyendo el posible derribo del caserío.

Fuente histórica

En la última revisión del Peppuc se dejaron sin protección algunos elementos del ámbito de Arbaizenea, a pesar de la petición de vecinos y partidos como EH Bildu. Entre ellos el dintel de piedra del caserío con la inscripción ‘La nueva Barceloneta/1773‘ y la cruz del tejado.

Sí que se le concedió una protección de grado F a la histórica fuente de Txanponenea. Según se recoge en su ficha, «se trata de restos de una antigua fuente situados en el sistema local de espacios libres de Arbaizenea, que constituía el manantial del que arrancaba un arroyo hasta el lavadero de Arbaizenea y luego continuaba hasta Morlans».

En la zona se llevaron a cabo tareas de desbroce que permitieron observar la existencia de un muro frontal «formado por diez hiladas de piedra sillar a matajunta, en cuya parte inferior se abren dos vanos a modo de hornacina por donde brotaba el agua de la fuente; frente al hueco derecho se presenta una artesa de piedra de factura tosca que permitía la utilización de la fuente como abrevadero», apunta el documento.

Un gran parque dedicado a la historia del agua en la ciudad

Reportaje en Noticias de Gipuzkoa

Con el desarrollo de viviendas en los terrenos de Arbaizenea, el Ayuntamiento también tiene prevista la creación de un parque con una extensión de 100.000 metros cuadrados, con itinerarios accesibles y en el que se pueda hacer un recorrido por la historia del agua en la ciudad. En ese proyecto, la vieja fuente de Txanponenea y el antiguo lavadero de Morlans tendrán un papel fundamental. Actualmente, el suelo de la fuente se encuentra a cota inferior en relación a su entorno, en una hondonada, disponiendo de cinco escalones de piedra que salvan el desnivel. La previsión del Ayuntamiento es trasladar dicha fuente siete metros más arriba de su actual ubicación para que sea más accesible.

Los datos del pleito tomados de un artículo de DANI SORIAZU en el DV

Martes, 27 octubre 2020

Información complementaria publicada en esta web en fechas anteriores

2 comentarios en “Txanpuene: Las ‘empresas constructoras de viviendas de lujo’ pueden ‘ganar a la Justicia’ y ‘doblar la rodilla’ al gobierno municipal

  1. Jabier

    Del mismop modo que Katxola se traslado de lugar, se debería valorar la posibilidad de hacerlo con Txanpoene, sin que saliera de los límites de la finca de Arbaizenea. Por supuesto la justicia debera poner las cosas en su sitio y está claro que una familia que lleva en ese lugar más de 100 años debería tener algunos derechos adquiridos.
    Del mismo modo me parece un bien necesario para la ciudad que junto a la edificación de viviendas en terrenos de Arbaizenea, la ciudadanía pueda disponer de un nuevo parque con caminos señaizados que pueda unir San Roque y la zona inicial de Aiete con Amara y Morlans. Lo del «Parque del Agua» me parece una MUY buena idea

    Responder

Deja un comentario