Una escultura que es una alegoría al mar pone en peligro la vida animal en la Isla

La isla de Santa Clara, con el edificio del faro casi en la cima. Foto: Joan

Los ecologistas advierten de que la intervención artística de la prestigiosa escultora Cristina Iglesias en el edificio del faro de la isla Santa Clara de Donostia tendrá un efecto llamada para el turismo en el reservorio natural, que desde 1968 está cerrado de octubre a mayo, durante el periodo de migración y anidamiento.

Cristina Iglesias es una escultora de éxito, con obras expuestas en lugares públicos de Italia, Brasil, Reino Unido, Dinamarca, Estados unidos y México, entre otros países, además de ser la autora de la puerta-pasaje del Museo del Prado. Es de Donostia y en 2016 se le concedió el Tambor de Oro. Dos años después, la artista anunció que donaría su obra más importante a la capital y la alcaldía se mostró agradecida y aseguró que llevaría a cabo — 1,4 millones de presupuesto— la instalación artística en la isla Santa Clara, donde anidan los gaviones y la lagartija parda se ha hecho endémica, ya que sin apenas humanos, la vida pirata es la vida mejor.

Santa Clara es la perla de la Concha, la playa de la barandilla blanca de hierro forjado donde turistas de toda condición y actrices y actores posan con estilo y elegancia para los medios de comunicación cuando acuden al festival de cine, al Zinemaldia.

Pocas estrellas del brillante firmamento hollywodiense se han acercado a Santa Clara, allí se encuentra el chiringuito que, en verano, vende cerveza fresca a los que llegan a nado, en piragua o con la barca motora. Un bando de 1968 prohibió que se visitara la isla en periodo de migración y de anidación, de octubre a mayo, y los donostiarras lo cumplimos rigurosamente. Las lagartijas y los gaviones han prosperado en el reservorio natural.

Desde el primer momento, las asociaciones ecologistas alertaron de que la obra de la escultora de prestigio internacional iba a suponer un reclamo, tanto para el turismo selecto del festival de cine como para el turismo de industria, ese que se come la ciudad y expulsa al vecino, humano o animal, por lo que mostraron su rechazo al emplazamiento escogido y propusieron que la obra se llevara a cabo en el Paseo Nuevo, a 400 metros de la isla que ya es tierra firme, y donde cualquier paseante podría disfrutarla y ninguna ave, invertebrado ni planta vería peligrar su continuidad.

Pero a final del pasado año, arrancaron las obras, que ya han vaciado el interior del edificio del faro de Santa Clara para acoger la intervención artística, una imponente alegoría a la mar, una protección metafórica esculpida en bronce.

Huevos de gaviota patiamarilla, una especie que anida a ras del suelo, en la Isla, (foto de Parkea Bizirik).

En Santa Clara, las gaviotas patiamarillas anidan en el suelo y es la única casa en la costa vasca, junto con el islote de Izaro de Bermeo, para el gavión, una gaviota tremenda, del tamaño de un ganso. Las aves migratorias también encuentran acomodo en los meses de invierno y la lagartija parda, habitual en la península, se ha hecho endémica en este islote (Podarcis hispanicus sebastiani), donde de tanto tiempo de no estar con nadie, ha crecido. “El gigantismo es una característica de muchas especies endémicas y en Santa Clara hay ejemplares de esta lagartija de hasta 15 centímetros”, explica Joseba Gurutz De Vicente, miembro de la asociación Parkea Bizirik.

Desde la asociación temen que el Ayuntamiento de Donostia se plantee modificar el bando para abrir la isla al turismo todo el año y, a escala reducida por su inaccesible entrada, convertir Santa Clara en una réplica guipuzcoana de la icónica ermita de San Juan de Gaztelugatxe de la costa vizcaína. “Un Gaztelugatxe es incompatible con los nidos, los pollos de las aves y las lagartijas”, advierte De Vicente. “Nos parece que este proyecto es para la industria turística, pero si llegamos a todos los rincones de la tierra, tendremos un montón de pérdidas naturales”, recuerda De Vicente.

En la mañana de ayer, la plataforma llevó a Juntas Generales de Gipuzkoa la petición de paralización de las obras. Las matemáticas políticas no acompañan a las gaviotas y lagartijas, por lo que más allá de algún cabeceo de ligera empatía por parte de los representantes de los partidos políticos al mando, poca más hallaron los ecologistas en dependencias institucionales.

Ni siquiera confían en que el presupuesto municipal trastocado por la pandemia mundial, que esperaba cerrar el año con un superávit de 1,2 millones pero recientemente el concejal de Hacienda ha anunciado la solicitud de un préstamo a corto plazo de 30 millones para hacer frente a las contingencias de la crisis social derivada de la sanitaria, consiga posponer o paralizar unas obras que inicialmente iban a costar 1,4 millones y ya se han elevado a tres. Y es que aunque estas matemáticas sí acompañan a los bichos salvajes, los humanos domesticados parecen no estar por la labor.

26 jun 2020

De un trabajo de Gessamí Forner

@GessamiForner

5 comentarios en “Una escultura que es una alegoría al mar pone en peligro la vida animal en la Isla

  1. iñaki zaratiegi

    It’s too late, my friends…
    Es demasiado tarde, mi amigo…
    Ciudadanía en general, organismos sociales o partidos con corazón ecológico, etc., no le dieron quizás importancia en su día a este asunto. Pequeño en comparación a los verdaderos problemas socio-ambientales de Donostia. Pero que es una muestra visiblemente significativa de la implacable sed de negocio privado y egolatría personal de las empresas políticas que nos gobiernan y de los negociantes “artísticos” que viven del erario público.
    Enjuaguémonos ahora las lágrimas por la destrucción del faro y su conversión en un reclamo para turismo de lujo, pero sobre todo por nuestra patética indolencia ante la barbarie humanista, cultural, estética… de nuestras élites, que volverán a arrasar en votos en unos días…
    El actual alcalde donostiarra, siguiendo la estela de Odon Elorza, parece querer dejar huella física de su gestión y lleva años gestionando entusiasta la intervención de la escultora Cristina Iglesias en el faro de la isla de Santa Clara. Un proyecto polémico por la singularidad del entorno que sufre ya de masificación durante los veranos.

    Responder
  2. Marin Lasa

    En la pasada legislatura municipal el proyecto de la escultora Cristina Iglesias para la donostiarra isla de Santa Clara creció arropado en una profusa propaganda. La oposición municipal (EH Bildu, Irabazi Donostia) hizo interpelaciones y una moción de control solicitando que en base a la calificación del lugar como Zona de Especial Protección se elaborara un informe de impacto medioambiental. El pleno lo acordó por unanimidad en noviembre de 2018.
    Tras el cambio de corporación, EH Bildu y Elkarrekin Donostia volvieron a solicitar conjuntamente ratificar la moción aprobada. Pero en esta segunda ocasión la mayoría municipal (PNV, PSE-EE) se desdijo y la rechazó argumentando que el Plan General de Ordenación Urbana no exige el informe de impacto medioambiental.
    Posteriormente, los organismos Ekologistak Martxan, Haritzalde y Bizilagunekin Plataforma anunciaron que pedirán, a partir de septiembre, al Ayuntamiento, la Diputación, el Gobierno Vasco y a la Demarcación de Costas del Estado que «protejan» la isla declarándola «biotopo protegido» ante la intervención artística prevista. Consideran la “estatua” un proyecto «innecesario» en «un pequeño pulmón ecológico» de la urbe y muestran además su temor de que suponga «un nuevo paso en la turistificación que está sufriendo la ciudad».
    La Junta de Gobierno municipal adjudicó las obras a la empresa Construcciones Moyua SL, Parece que la instalación no tiene ya quien la pare. Una nueva obra de envergadura (Incineradora, Metro…) se va a realizar aplicando la lógica de las mayorías políticas, y en este caso sin mayor discusión (y mucho menos movilización) social.
    Metáfora donostiarra
    Como la propia isla, el debate puede parecer menor, pequeño, pero esconde una profunda metáfora sobre los cambios y sus consecuencias. Donostia tiene una fuente mayor de negocio en el turismo y también un problema: la ciudad se satura y encarece sin freno, camino de convertirse en un parque temático. Como en otros lugares atractivos, la marea turística enriquece a los menos y aprieta a los más: carestía en vivienda, hostelería, servicios; descontrol del mercado laboral… Y también aquí la masificación degrada hábitos socioculturales y desequilibra lógicas de convivencia. El negocio turístico masivo colabora en la carestía inmobiliaria y de los precios en general y ayuda a la gentrificación de lugares céntricos y a la expulsión de sus habitantes a una periferia algo menos asfixiante: barrios y pueblos periféricos.
    Como en la mayoría de urbes modernas, en la capital guipuzcoana ha proliferado la voracidad constructora a cualquier precio, arrasando su medio natural y fagocitando su propia riqueza urbanística (Recuérdese exposición “La ciudad que perdimos”).
    Afortunadamente, cuenta aún con pulmones para defenderse de la agresión industrial-turístico-comercial, lo están intentando con el Bosque de Miramon, ¡Atención! Aunque todavía nos queda Ulia, Urgull, Kristinaenea, Ametzagaina…. Y tiene un privilegio: la isla de Santa Clara, entorno muy frágil que se ha salvado de algunos agresivos planes y no ha sido aún degradado irremediablemente por el depredador instinto humano. Su disfrute generalizado sólo se da en verano y eso la resguarda durante la mayor parte del año, pero la masifica en esa temporada estival. Como la propia ciudad, en los últimos años la isla ha evidenciado un cambio entre lo que eran visitas masivas y lo que empieza a ser multitud invasiva, dadas además sus características físicas.
    Intervención artística
    Los anteriores son algunos apuntes sobre una realidad preocupante que se complicaría con la operación de Cristina Iglesias en curso. La “intervención artística” de la escultora pretende ocupar el viejo faro y ser “un centro de atracción”. El alcalde Eneko Goya se puso la venda antes de la herida para advertir de que hay que evitar “el riesgo de masificación” mientras anuncia un nuevo servicio de traslados en motora, añadido al actual. ¿Cuántos visitantes más puede acoger racionalmente un lugar tan pequeño y particular en su orografía y organización territorial? ¿Qué impacto tendría en su frágil fauna, flora y entorno general un futuro “museístico” del lugar? Parece una broma que el año en el que se anuncia la intervención masiva de maquinaria se haya cerrado por primera vez (para preservar “especies amenazadas”) un pequeño y difícil espacio por el que acceden con cuentagotas pescadores o bañistas.
    Iglesias afirma que su intención es “provocar una reflexión en torno a la conservación de la naturaleza, de las costas, la situación de los océanos y la conservación del ecosistema marítimo”. ¿No hubiera sido racional y “democrático” hacer esa reflexión con un debate especializado sobre su propia iniciativa y el entorno elegido?
    El público más asiduo, habitual y tradicional de la isla es local: familias y cuadrillas, usuarios de bañador, tubo de buceo, bocata y tuppers… Con significativo desprecio, el alcalde lo ha tildado de “dominguero” en reciente entrevista radiofónica. Parece obvio entonces que no se piensa en ese sector social autóctono como visitante del proyecto sino en uno nuevo, a poder ser foráneo, de estancia fugaz, modo museo.
    Si la iniciativa tuviera que ver con una idea de disfrute veraniego para el público natural de la isla se pensaría en una “instalación” que diera juego y servicio lúdico-cultural al usuario diario. Si se contempla como visita museística, se está pensando en un negocio para público exterior. Con algunas dificultades infraestructurales a tener en cuenta: subir la estrecha y muchas veces saturada rampa hasta el faro es dificultoso para mucha gente en “modo turista” y acceso imposible para personas con minusvalías. ¿Alguien acaricia ya la idea y el negocio de diseñar un ascensor y encargarse de su conservación?
    Cuentas y gestión
    Al alcalde parece irle la vida en el proyecto: “El Ayuntamiento se va a volcar en que esto sea realidad, cueste lo que cueste”. Pero, ¿cuánto va a costar y quién se va a beneficiar de ello? La dotación presupuestaria oficial es de entrada de 1,4 millón de euros. La Diputación foral colaborará con 200.000. El presupuesto de la obra de rehabilitación y acondicionamiento de la casa del faro se fijó en 273.000 euros, pero la cifra publicada ahora en la adjudicación de la obra a Moyua es de 558.021,67. Por su parte, la empresa de Eibar Alfa Arte se encarga de la construcción de la escultura a un precio aproximado de un millón de euros. ¿Salen las cuentas?
    Se publicó un anuncio oficial para cubrir los “servicios de creación, asesoría y estrategia de comunicación de la marca del proyecto de la obra escultórica” con un presupuesto del contrato de 80.000 euros, sin IVA. Ahora se ha anunciado que será la empresa tolosarra Fammilia Studio quien diseñará esa estrategia de comunicación (“explicar bien la obra, contextualizarla en la ciudad, pero también en el panorama internacional”), con un presupuesto de 91.960 euros.
    En las informaciones que han ido fluyendo aparecen otros 175.000 euros por “labores de gestión, dirección y coordinación de la obra”, que se supone cobra la nueva empresa Artingenium, creada por la gestora Lourdes Fernández. Una autodenominada “art office” o “art agency” montada ad hoc para el proyecto, con sede en el paseo de Salamanca y con oficina también en Madrid. Se define en su web como “Herramienta cultural para la sociedad y signo de identidad y economía de una ciudad”.
    Su responsable (que dirigió Galería DV y Arco y ha dejado la dirección del bilbaíno Centro Azkuna-Alhóndiga para encarar este nuevo proyecto) planificará y supervisará la ejecución, así como la elaboración del comentado plan de patrocinio público-privado, que permitiría sufragar al menos unos 400.000 euros del total de 1,4 millones. De no alcanzarse esa cifra la cubriría el propio Ayuntamiento.
    La adjudicación se realizó por el procedimiento de licitador único porque Iglesias pidió por escrito al alcalde que contratara los servicios de Artingenium para «coordinar el trabajo de producción y ayudarnos en aspectos relacionados con la coordinación y gestión global necesaria para la fabricación e instalación de esta obra». La artista consideró necesario contratar a Fernández subrayando que esa gestora (con la que colabora desde hace décadas) «aúna conocimiento y experiencia en el mundo del arte y eficacia en management, de una forma que la hace única».
    La nueva oficina coincidiría con Fammilia Studio en tareas de «socialización e internacionalización» del proyecto y su responsable ha convocado en privado, junto a la coordinadora municipal del proyecto, a alguna asociación ecologista para prometer cuidado medioambiental durante la obra (el colectivo Eguzki tiene en su web una detallada información del encuentro).
    Obsesión con el turismo
    Cuando los nuevos representantes de Bildu y Elkarrekin Donostia exigieron en el pleno municipal el estudio de impacto ambiental, ahora rechazado por la mayoría municipal, y relacionaron la operación con el negocio turístico, el alcalde dijo sentirse muy enfadado y tildó de “obsesiva” la preocupación por la influencia social de ese sector económico. Pero ¿quién es el obseso? ¿Las fuerzas políticas que acumulan iniciativas y gestiones de promoción del negocio turístico o quienes promueven ralentizar esa lógica y reflexionar sobre la problemática turística en la ciudad?
    ¿El proyecto de la isla no tiene un fin turístico? Como se ha visto, las labores de promoción contratadas a Artingenium y Fammilia Studio mencionan nítidamente el ámbito internacional de promoción para atracción de visitantes. El propio diputado foral Denis Itxaso adujo al aportar los 200.000 euros: “El ambicioso proyecto abarca numerosos aspectos (artísticos, culturales, conservacionistas, turísticos…) que lo convierten, a juicio del Departamento de Cultura de la Diputación, en una iniciativa de gran interés, tanto para la capital como para el territorio… Además, el desarrollo de un proyecto tan ambicioso tendrá repercusión en el atractivo, ya de por sí elevado, de San Sebastián como destino turístico vinculado a la cultura y el arte”.
    ¿Estaremos ante un inminente abono turístico que ofrezca hotel, pintxos, Aquarium y… Santa Clara?

    Responder
  3. Lopez

    Una humareda salía desde la isla Santa Clara que ha sido visible desde Duque de Baena. El Ayuntamiento dice que no se trataba de un incendio fortuito, sino de la quema de rastrojos, dentro de las labores habituales de mantenimiento y acondicionamiento de parques y jardines de la ciudad, pero ¿quién se lo cree? (A Aiete no vienen porque este departamento afirma que no tiene presupuesto)

    Responder
  4. Baltasar

    Baltasar:
    El Ayuntamiento después de justificar el humo con la quema de RASTROJOS, tiene que revisar el diccionario castellano para ajustar mejor esa respuesta ( el rastrojo es el resto de paja y cañas secas de las mieses de muchos cereales )y que se sepa en la isla de Santa Clara no hay tierras de labor para cultivar cereales de espiga, Esta que sera la cuestion menor del asunto tiene poco que ver con lo expuesto mas arriba por Marin Lasa donde ademas de diccionario los agentes institucionales implicados tiene el deber y la obligación de responder con argumentos sólidos y transparentes a las muchas cuestiones dudosas en el ambito social economico y ecologico ante la ciudadanía de San Sebastián.Solo lo artístico y cultural no vale menos aun cuando es a tan pequeña escala.

    Responder
  5. Jabier

    Excelente y exhaustiva la exposición de Marín Lasa
    Yo, sin haberme enterado ni de los entresijos de la intervención, ni de los costes, desde el principio me preguntaba qué aportaba esta obra artística EN SANTA CLARA.
    Me parece fenomenal que la obra de Cristina Iglesias se exponga en Donostia para autóctonos y foráneos, pero no veo que la isla sea el mejor lugar para su instalación y mucho menos para su visualización. De entrada se deberá emplear un medio de transporte marítimo, que no estará en funciones, debidos al estado de la mar, durante bastantes días del año, además la subida al faro, como bien indica Marín, supone una seria dificultad para personas de cierta edad y no digamos para personas discapacitadas. A esto deberíamos añadir la propia meteorología de la ciudad: no me veo cogiendo la lancha hasta la isla en días lluviosos y con viento aunque se pueda navegar por la bahía. Y no me meto en cuestiones medioambientales, ni en gastos. Solo critico la practicidad de la intervención. Sigo sin ver clara la idoneidad del proyecto y ojalá me confunda, pero, ….

    Responder

Deja un comentario