Algunos fallos en el bidegorri de Aiete, que es necesario corregir

En una vista en perspectiva es como si el bidegorri se hubiera partido en dos tramos

El primer tramo, desde el Ambulatorio hasta el Jolastoki, se ha construido con una gran despliegue de medios e imaginación

El segundo tramo, desde el Jolastoki hasta la rotonda de las Jesuitinas, la obra resulta más ordinaria.

La banda destinada a bidegorri desde el Jolastoki a la entrada principal a los jardines del Palacio, se pintó así antes de empezar a construir el bidegorri, habíamos creído que era provisional; se trata de medio carril, pegado a un vallado de tuyas, es una franja oscura, chabacana, conseguida gracias a la mediación del propio departamento de movilidad que consiguió en una especie de ‘justicia poética’, que los propietarios de las villas de esa zona, de la calle Mendialai, cedieran parte de lo arrebatado, palmo a palmo, a la antigua acera; esa franja pensábamos que iba a ser utilizada para dignificar el bidegorri; pero, así, como queda, es pasto de críticas y hazmerreíres.

En el arranque del bidegorri, desde el Jolastoki, ha quedado un borde de tierra, feo, sin trabajar, que da posibilidad a ser utilizado como acera, con un resultado semejante a la acera anterior.

Dejado atrás el muro de los jardines del palacio, cuando se entra en el nuevo espacio de carril bici, a partir del cruce con el desvío a Bera-Bera, el bidegorri vuelve a coger vuelo, aunque no al nivel del comentado primer tramo. De hecho la acera de los números paseo de Aiete, 93, 95, 97, 99 ha empeorado, se ha estrechado y el autobús sigue en la parada antigua, sin salir a la calzada

Es importante dar solución a dos problemas que repercuten en el uso de los garajes de los vecinos de los números 41 y 43 del paseo de Aiete.

Uno

Entrada y salida de los al Paseo de Aiete

Respecto al suelo primitivo del garaje, la obra ha creado un alza de varios centímetros en la acera y los coches, al salir, rozan con los bajos, en el nuevo suelo (Con las reformas se ha levantado la cota de la acera en ese punto)

Es aconsejable retranquear el desagüe de la carretera paralela a la puerta de entrada al garaje, para realizar un acceso más largo y con menor porcentaje de caída que permita la salida normal de los automóviles y las sillas de personas inválidas

En definitiva se solicita una embocadura como la que existía anteriormente a la obra. La propiedad de los inmuebles está, naturalmente, dispuesta a que se trabaje en este punto señalado por la foto.

Ademas el desagüe ha quedado obturado y el agua puede inundar los garajes.

Esta reclamación ha seguido el curso recomendado presentando la solicitud en en el buzón del ciudadano, con respuesta negativa

Un trabajo más costoso consiste en rebajar la cota de la acera en el espacio de salida-entrada al garaje.

Dos

Los técnicos de movilidad sostenible y la propia concejala delegada recordarán que para evitar el giro en cuesta a la calle dr Marañón, se pensó que el viraje se hiciera en la rotonda de La Cumbre.

Aquella idea se aprobó pero luego quedó corregida, encontrando la solución en el cambio de direcciones de la calzada que rodea Munto. Pues bien esta vecindad del citado paseo de Aiete 41 y 43, ha heredado la servidumbre de tener que ir hasta La Cumbre para hacer el giro. La solución es bien sencilla, partir la linea continua en marcas de esta forma se permite el giro hacia la izquierda, hacia Etxadi y la zona de las escuelas y Hospitales. Unos metros más adelante, en dirección centro, frente al Colegio de las Monjas encontramos esos trazos discontinuos; o, más adelante, para facilitar la vuelta de los coches que salgan del Colegio Mayor Aiete.

Una consideración de orden emocional

El barrio y el ayuntamiento estamos en deuda con los vecinos de estos números 41 y 43 del paseo de Aiete. Ellos renunciaron a litigar por el propio solar, sobre el que se ha construido el ambulatorio, y, al hacerlo, no se ha demorado su construcción y hoy tenemos centro de salud en Aiete. No hacer estos trazos en la calzada, para permitir giros izquierda-derecha, indiscriminadamente, no va en contra de la filosofía de “Calmado de tráfico”; debería tenerse en cuenta la grandeza y generosidad de esta vecindad para con el barrio

PD.- El muro del Colegio Mayor Aiete se hizo invadiendo espacio comunitario y el Colegio ha aceptado un retranqueo de tres metros, para crear una franja de aparcamiento de autobús, ambulancias y taxis

9 comentarios en “Algunos fallos en el bidegorri de Aiete, que es necesario corregir

  1. Linza

    Que la fisionomía de la calzada es la que es, todos estamos de acuerdo. Pero que un bidegorri lleno de curvas imposibles y anchura discutible en determinados puntos hace que pensar la apuesta real por la bicicleta.
    Una apuesta decidida y arriesgada abogaría por quitarle más espacio al vehículo, con tramos con un carril en ambos sentidos y semaforizado.
    Pero ya sabemos de qué pie cojea este ayuntamiento, que prefiere atascos en el centro y multa a las bicis mal aparcadas por falta de aparcabicis.

    Responder
  2. Jon Lacasta

    Entiendo por mi parte que ha sido un acierto lo del bidegorri y muchos lo van agradecer. Sobre este tema envié una sugerencia al «buzón de la ciudadania», existen tramos donde se circula pegado al seto de las casas/villas, por falta de espacio, ésto es un problema que habrá que estudiarlo para darle más amplitud al bidegorri, pero no estoy de acuerdo que esta estrechez sea debido a las ramas que salen de las propiedades privadas tanto a lo ancho como a lo alto.
    Gracias

    Responder
  3. Félix

    El paseo de Aiete se ha formado con el resto de lo que las urbanizaciones dejaron tras el derribo de los caseríos que escoltaban la la Goiko Galtzara, antiguo camino de Santiago y único acceso a Donostia desde la provincia.
    El Ayuntamiento va aplicando el PGOU según las nuevas urbanizaciones sustituyen a las antiguas. Ejemplo vivo, el retranqueo de las Oblatas y, al lado, Matxainene, que se ‘come’ la calzada.
    Otra rapiña característica en los barrios de ámbito rural es cómo las villas privadas van apropiándose de espacio público como ocurre con las de la Calle Mendialai, que han estrechado la acera del paseo de Aiete hasta lo imposible, y que, ahora, la mitad de ellas han devuelto sólo en parte al suelo público. Por lo restituido circula esa franjita roja que ni es bidegorri, ni acera, una pena la falta de empuje del ayuntamiento. Tenían la oportunidad de aplicar la ley y conseguir para la ciudad un espacio más ancho en la acera y un bidegorri de verdad y no un “mediocarril”, pegado a un vallado de tuyas, en una franja oscura y chabacana.
    Una segunda consecuencia positiva de la realización del bidegorri es la siguiente:
    El paseo de Aiete, para muchos conductores, era la carretera de Hernani,y allí la velocidad mínima era de 50 km/h. Con el bidegorri, semáforos, autobuses que tienen su parada en la calzada, se consigue pasar de carretera a vía lenta de circulación. El siguiente paso es construir una avenida con la extensiónde las aceras, aplicando el PGOU con expropiaciones si fuera necesario..

    Responder
  4. Baltasar

    Baltasar.
    Para informacion a Jon Lacasta.
    Sobre poda de arbustos y ramas que son propiedad privada y que el Ayuntamiento debe exigir su corte y poda el ayuntamiento «se baja los pantalones » con alguna propiedad del entorno del paseo de Aiete y al lado del Bidegorri, desde hace mas de un año se nos respondio que habia «requerido a una propiedad» el arreglo de unos arbustos molestos, a fecha de hoy los mismos siguen SIN cortarse la culpa desconocida, el Ayuntamiento en este caso inoperante y el ciudadano segun norma paga los impuestos y padece las molestias.
    La gestion por parte del Ayuntamiento en este aspecto es una DMCP.(desastre municipal de caracter permanente)

    Responder
  5. Chris Merveille

    Este bidegorri está muy malparido. Tenía mucha ilusión de que por fin tuviésemos un bidegorri y que el paseo de Aiete se adecentara, pero la solución implantada es un quiero-y-no-puedo. O quizá es ni siquiera un «quiero», pero un parche sin ambición de solucionar el problema. Es un pastiche de tramos pintados de rojo que da pena. Pena por el dinero mal gastado. En menos de 1km el mal-llamado bidegorri crea 12 conflictos entre ciclistas y peatones. Además esos conflictos no son puntuales, pero alargados, como en la zona del jolastoki y en frente de la entrada del Palacio de Aiete, donde hay medio carril para ambas direcciones. Eso es pedir problemas. Y luego harán desde el Ayuntamiento otra vez una campaña de «convivencia» entre peatones y ciclistas que servirá como excusa para multar a los ciclistas, nunca a los peatones, korrikalaris, niños con patinetes y otros juguetes, perros, coches mal-aparcados y otros obstáculos en los bidegorris. Da ganas de llorar.

    Responder
  6. Maialen Legarda

    Quizás sería una buena idea que se se dijera cómo resolver esos fallos del bidegorri (por ejemplo cómo “meter” bidegorri, acera y calzada, entre Matxainene y muro del Palacio), pensar un poco en el doble o triple objetivo de la obra, uno de ellos el de amansamiento del tráfico o cómo ha mejorado el entorno de la plaza de Munto, las aceras, paso de peatones, semáforos, etc, etc, antes de decir que es un bidegorri “malparido”.
    ¿Antes del bidegorri por dónde iban las bicicletas? ¿Se sabe que la acera del paseo de Aiete que bordea los jardines del palacio ha sido ‘mordida’ por las villas de Mendialai en más de metro y medio? ¿O que la acera a la altura de Matxainene ha sido ampliada en medio metro que se ha “comido” a la calzada? ¿Por qué no exigir responsabilidad a los que se han “tomado por montera el espacio público”?
    Este estilo de la descalifación que nos viene impuesto por la falta de educación cívica da un poco de pena

    Responder
  7. A. A.

    En paseo de Aiete 41-43 no han hecho nada diciendo que ya contestaron antes.
    Pero hay un problema que no necesita interpretación: el desagüe de la calzada a Pio Baroja lo obturaron las obras y no tenemos forma de que nadie lo solucione, ni ayto ni empresa, y lo tienen que hacer, porque el agua desagua en lo garages de 41-43.

    Responder
  8. Josemari

    Pensemos sobre el paso del bidegorri en el tramo desde el Jolastoki a la entrada a Bera Bera. Una parte de la acera se la comen las villas de la calle Mendialai, y en el ancho que queda entre las barreras de estas villas y el muro de los jardines del palacio, ha de ir una acera, el bidegorri, el poderosos arbolado y las vías de circulación, en doble dirección. Algunos protestan porque se han suprimido plazas de aparcamiento, otros por la ridiculez del bidegorri en uno de los tramos -y esto tiene solución-; en esta web nadie menciona el comportamiento de los dueños de las citadas villas; respecto el arbolado, la decisión ha sido la de respetar su existencia; otra cosa bien distinta es que se estudie su mejor distribución, teniendo en cuenta, además, el efecto pantalla que hacen las copas de los árboles, dejando el paseo a oscuras, desde ahora hasta el invierno.
    Por cierto también hay opiniones sobre que se tire el muro y quedaría todo más hermoso

    Responder
  9. Itziar Insausti

    Soy una de los firmantes, por una Donostia y por un barrio de Aiete, más parecidos a esas ciudades europeas que tanto nos llaman la atención cuando vemos sus imágenes con pocos coches, muchas bicis sobre el asfalto y peatones en las aceras.

    Responder

Responder a Itziar Insausti Cancelar respuesta