Los trabajadores del Bosque de Miramón

Confinados en nuestras casas, nos llega información del entorno de las que rodean el Bosque de Miramón, por la entrada de Erramunene (calle Katxola), y nos dice que los empleados municipales están procediendo a una entresaca y limpieza del Bosque. Son varios empleados con su maquinaria de desbrozar, limpiar, podar y suprimir, entre otras, las especies de coníferas plantadas de forma arbitraria, sin criterio alguno, y que en primavera y verano dan oscuridad al parque.

La brigada municipal está talando selectivamente algunos árboles, con el propósito de dar mayor espacio físico para el desarrollo de los árboles autóctonos que quedan en pie.

El desbrozado y limpieza de bosques es una tarea que requiere experiencia y maquinaria adecuada, y estos empleados disponen de ella; recogen la leña, una parte la apilan y acarrean y, con la otra, hacen una especie de compost-vegetación de sotobosque, que contribuye a formar una cobertura o acolchado sobre la superficie del suelo.

La madera muerta es esencial en los ciclos de nutrientes del bosque, como «abono natural» que en su lenta descomposición enriquecen el suelo del Bosque

Este grupo de trabajadores, desafiando el coronavirus, enfrenta esta tarea esencial que conseguirá una primavera plena de verdor y de color para todos nosotros. Ellos también merecen el aplauso de las 8 de la tarde.

Encerrados, no estamos viendo cómo llega la primavera y con ella, las flores, los pájaros, las mariposas; todo está cambiando pero no lo vemos.

Pero llegará un día en el que saldremos de casa con los niños y disfrutaremos de la naturaleza, y jugaremos con ellos al aire libre, exploraremos de nuevo el limpio y reluciente bosque de Miramón, sus árboles, sus aves, sus animales.

En la floresta ya es primavera y estos trabajadores la están peinando. Nosotros preparados para la próxima visita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.