Lander Laborde deja un poema todos los días en el portal de su casa en la calle Palacio

Nuevo poema de Lander

Lander Laborde (Tolosa, 1952) después de unos veinte años dedicados a la pintura, se dio cuenta de que con ella no conseguía expresar todo lo que llevaba dentro. Comenzó a buscar otro modo que respondiera a sus inquietudes y encontró en la poesía su salvación. En 2004 empieza a recitar sus poemas en directo cada miércoles, «en el ya desaparecido Leize Gorria (Donostia), lugar de encuentro y peregrinación para poetas, amantes de la poesía y de las copas (no necesariamente en este orden)»

A esos recitales se le fueron sumando los de Altxerri, el festival de poesía del Guardetxe, coordina «El rincón del poeta» para mayores de 55 años en Intxaurrondo…

Laborde escribe de lo cotidiano, sobre lo que le rodea, sobre el amor o la naturaleza, las injusticias sociales, estos días a causa del confinamiento por el coronavirus y lo hace con humor o con crudeza… «para la gente que sufre la historia»

2014-10-09, Donostia. Lander Laborde poetak «entre paréntesis» liburua aurkeztu du. Irudian, Lander Laborde poesia liburuarekin. 09-10-2014, San Sebastián. Presetanción del libro de poesía de Lander Laborde «Entre paréntesis». En la imagen, Lander Laborde con su libro.

A Lander le podíamos ver todos los lunes -estos días no, evidentemente- en las manifestaciones de las personas pensionistas. Y allí dónde se reclamen derechos sociales, como en las que organiza SOS racismo.

Nota.-

Dicen que es el momento de la poesía, y en apoyo a los poetas como Lander, copiamos

21 de marzo. Equinoccio de primavera. Día Internacional de la Poesía. Así viene sucediendo oficialmente desde que la UNESCO adoptase tal acuerdo en 1999. Siguiendo las directrices de la institución, la convocatoria tiene entre sus propósitos el apoyar la diversidad lingüística y promover la enseñanza de la poesía; fomentar la tradición oral de los recitales poéticos; crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que se considere una vía de expresión que permita a las comunidades transmitir sus valores y reafirmarse en su identidad, y restablecer el diálogo entre la poesía y otras manifestaciones artísticas, como el teatro, la danza, la música y la pintura.

La poesía es una manifestación de la diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la creatividad. Al cuestionar la forma en la que usamos el lenguaje y nuestro modo de percibir la realidad, también innova. Y al comunicar hechos, opiniones, sentimientos… de un modo diferente y sutil hace partícipe al lector invitándole a indagar y descubrir la esencia del mensaje.

También somos poesía porque, como escribió Juan Ramón Jiménez: “El escribir de un poeta, como su vivir, es un poema”. Desde esas evidencias, ahí van diez ejemplos que nos hablan de la poesía dentro de la poesía.

¿QUÉ ES POESÍA?

Gustavo Adolfo Bécquer

¿Qué es poesía? Dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.

EL OFICIO DE POETA.

José Agustín Goytisolo

Contemplar las palabras

sobre el papel escritas,

medirlas, sopesar

su cuerpo en el conjunto

del poema, y después,

igual que un artesano,

separarse a mirar

cómo la luz emerge

de la sutil textura.

Así es el viejo oficio

del poeta, que comienza

en la idea, en el soplo

sobre el polvo infinito

de la memoria, sobre

la experiencia vivida,

la historia, los deseos,

las pasiones del hombre.

La materia del canto

nos lo ha ofrecido el pueblo

con su voz. Devolvamos

las palabras reunidas

a su auténtico dueño.

LA POESÍA.

Pablo Neruda

Y fue a esa edad… Llegó la poesía

a buscarme. No sé, no sé de dónde

salió, de invierno o río.

No sé cómo ni cuándo,

no, no eran voces, no eran

palabras, ni silencio,

pero desde una calle me llamaba,

desde las ramas de la noche,

de pronto entre los otros,

entre fuegos violentos

o regresando solo,

allí estaba sin rostro

y me tocaba.

Yo no sabía qué decir, mi boca

no sabía

nombrar,

mis ojos eran ciegos,

y algo golpeaba en mi alma,

fiebre o alas perdidas,

y me fui haciendo solo,

descifrando

aquella quemadura,

y escribí la primera línea vaga,

vaga, sin cuerpo, pura

tontería,

pura sabiduría

del que no sabe nada,

y vi de pronto

el cielo

desgranado

y abierto,

planetas,

plantaciones palpitantes,

la sombra perforada,

acribillada

por flechas, fuego y flores,

la noche arrolladora, el universo.

Y yo, mínimo ser,

ebrio del gran vacío

constelado,

a semejanza, a imagen

del misterio,

me sentí parte pura

del abismo,

rodé con las estrellas,

mi corazón se desató en el viento.

LECTOR.

Javier López Iglesias

Para que no me sienta tan solo

te convoco

al aire de estas pocas

palabras inexactas.

Las ofrezco con miedo,

torpemente imprecisas,

buscándote en la duda

de saber encontrarte.

Yo escribo titubeante:

tú me lees.

Nace una conexión

que nos arrulla

y, acaso sin saberlo,

apacigua solitarios,

ancestrales temores.

A ese lado de las letras, tú,

yo a éste,

compartiendo las vidas

mientras dura el poema.

Tu soledad; mi soledad: secreta compañía.

LLEGUEMOS A UN ACUERDO.

Rafael Cadenas

Lleguemos a un acuerdo, poema.

Ya no te forzaré a decir lo que no quieres

ni tú te resistirás tanto a lo que deseo.

Hemos forcejeado mucho.

¿Para qué este empeño en hacerte a mi imagen

cuando sabes cosas que no sospecho?

Líbrate ya de mí.

Huye sin mirar atrás.

Sálvate antes de que sea tarde.

Pues siempre me rebasas,

sabes decir lo que te impulsa

y yo no,

porque eres más que tú mismo

y yo sólo soy el que trata de reconocerse en ti.

Tengo la extensión de mi deseo

y tú no tienes ninguno,

sólo avanzas hacia donde te diriges

sin mirar la mano que mueves

y te cree suyo cuando te siente brotar de ella

como una sustancia

que se erige.

Imponle tu curso al que escribe, él

sólo sabe ocultarse,

cubrir la novedad,

empobrecerse.

Lo que muestra es una reiteración

cansada.

Poema,

apártate de mí.

AUTOPSICOGRAFÍA.

Fernando Pessoa

El poeta es un fingidor.

Finge tan completamente

que hasta finge que es dolor

el dolor que en verdad siente.

Y, en el dolor que han leído,

a leer sus lectores vienen,

no los dos que él ha tenido,

sino sólo el que no tienen.

Y así en la vida se mete,

distrayendo a la razón,

y gira, el tren de juguete

que se llama corazón.

ARTE POÉTICA.

Vicente Huidobro

Que el verso sea como una llave

Que abra mil puertas.

Una hoja cae; algo pasa volando;

Cuanto miren los ojos creado sea

Y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;

El adjetivo, cuando no da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.

El músculo cuelga,

Como recuerdo, en los museos;

Más no por eso tenemos fuerza;

El vigor verdadero

Reside en la cabeza.

¡Por qué cantáis la rosa, oh Poetas!

Hacedla florecer en el poema;

Sólo para nosotros

Viven todas las cosas bajo el Sol.

El poeta es un pequeño Dios.

SALE CARO SER POETA.

Gloria Fuertes

Sale caro, señores, ser poeta.

La gente va y se acuesta tan tranquila

-que después del trabajo da buen sueño-.

Trabajo como esclavo llego a casa,

me siento ante la mesa sin cocina,

me pongo a meditar lo que sucede.

La duda me acribilla todo espanta;

comienzo a ser comida por las sombras

las horas se me pasan sin bostezo

el dormir se me asusta se me huye

-escribiendo me da la madrugada-.

Y luego los amigos me organizan recitales,

a los que acudo y leo como tonta,

y la gente no sabe de esto nada.

Que me dejo la linfa en lo que escribo,

me caigo de la rama de la rima

asalto las trincheras de la angustia

me nombran su héroe los fantasmas,

me cuesta respirar cuando termino.

Sale caro señores ser poeta.

A MEDIA VOZ.

Blanca Varela

La lentitud es belleza

copio estas líneas ajenas

respiro

acepto la luz

bajo el aire ralo de noviembre

bajo la hierba

sin color

bajo el cielo cascado

y gris

acepto el duelo y la fiesta

no he llegado

no llegaré jamás

en el centro de todo

está el poema intacto

sol ineludible

noche sin volver la cabeza

merodeo su luz

su sombra animal

de palabras

husmeo su esplendor

su huella

sus restos

todo para decir

que alguna vez

estuve atenta

desarmada

sola casi

en la muerte

casi en el fuego.

LETANÍA A MODO DE POÉTICA.

Eduardo Moga

Poesía para desnudar la palabra.

Poesía para que se encienda la piel.

Poesía para conjurar el miedo.

Poesía para interpretar el caos.

Poesía para razonar los sueños.

Poesía para hacer exacta la alucinación.

Poesía para ver lo invisible.

Poesía inútil.

Poesía para la belleza.

Poesía contra la estupidez.

Poesía frente a la intemperie.

Poesía para llegar al día siguiente.

Poesía para tener tema de conversación.

Poesía para respirar.

Poesía para sustituir al grito.

Poesía para follarnos al lector.

Poesía para que el poema nos folle.

Poesía porque es lo único que sé hacer.

Poesía para que la oscuridad sea luz y la luz, oscuridad.

Poesía para vivir más.

Poesía para decir te quiero”.

Poesía para eyacular.

Poesía sin poéticas.

Poesía para la revolución.

Poesía para la nada.

Poesía para todas las palabras.

Poesía en silencio.

Poesía para que no nos engañen.

Poesía porque no se vende.

Poesía para el poema.

Poesía para ser libre.

Poesía para los amigos (y los enemigos).

Poesía de lo inverosímil y de lo cotidiano.

Poesía para crear otra realidad.

Poesía porque de algo hay que morir.

Poesía para no pensar en la muerte.

Poesía porque es divertido.

Poesía para llevar la contraria.

Poesía para tener razón.

Poesía porque no me da la gana escribir prosa.

Poesía porque no sé escribir prosa.

Poesía para rezar.

Poesía para que nos quieran más.

Poesía para preservar el espíritu.

Poesía por facilidad de palabra.

Poesía porque suena bien.

Poesía para que la palabra diga lo que dice.

Poesía para que la palabra diga lo que no dice.

Poesía para comprenderme.

Poesía para convivir con la contradicción.

Poesía para vencer al pudor.

Poesía para olvidar el tiempo.

Poesía para sentirnos diferentes.

Poesía para que nos pregunten: ¿Qué ha querido Ud. decir con…?

Poesía porque no rima.

Poesía para recordar.

Poesía por imitación.

Poesía para tener algo que hacer los fines de semana.

Poesía como prótesis.

Poesía como consuelo.

Poesía para entretener la espera.

Poesía para seguir escribiendo poesía para…

Poesía por vanidad.

Poesía poro.

Poesía para que se nos ocurran versos al acostarnos (y no los recordemos al despertarnos).

Poesía para que nos deseen las mujeres (o los hombres).

Poesía para que nuestro padre nos apruebe.

Poesía para que nuestro padre nos repruebe.

Poesía para cagarnos en alguien.

Poesía, siempre, para la emoción.

Poesía porque poesía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.