La abuela de Aiete, por Josu González

‘Beni’ posa sonriente en el jardín de su casa de Aiete.

Los vecinos la llaman la ‘reina de Inglaterra’, debido al parecido físico con la monarca Benita Andrés Payal, ‘Beni’, tiene 96 años

Diario Vasco, Sábado, 25 enero 2020

Benita Andrés Payal, más conocida como ‘Beni’, es una ilustre vecina del barrio de Aiete. Tiene 96 años y las ganas de disfrutar de la vida no se las quita nadie. Le gusta ir de paseo por Donostia, pasar tiempo con su familia y prepararles la comida que más les gusta. «El otro día vinieron mis nietos y les cociné unos canelones muy ricos», apunta. Es una persona completamente autónoma, se ducha sola, realiza las tareas de su casa sin ayuda de nadie y se prepara su propia comida (hoy ha hecho lentejas). Le gusta hablar y escuchar y sonríe a cada rato.

El autobús 23 le para en la puerta de su casa y en ocasiones suele utilizarlo para ir al centro, aunque, «ahora tengo la guardia civil, mis hijas me acompañan a cada lado», bromea. En lo que ha durado la entrevista, nos ha preparado chocolate con bizcochos y nos ha ofrecido chorizo. «Me gusta ser agradecida», destaca. Además, es muy bromista, «en Reyes escondí los regalos de mis nietos en los árboles que tengo en el jardín para que los encontraran, nos reímos mucho», subraya.

‘Beni’ nació el 9 de junio del 1923 en Garcibuey (Salamanca) y lleva 65 viviendo en el barrio de Aiete. Reside en la calle Merkezabal, en la villa Beni. «Mi marido quiso poner mi nombre a esta casa; al principio yo no quería, pero al final accedí, me decía que yo había trabajado mucho y que me lo merecía».

No ha parado de trabajar durante toda su vida, de hecho, asegura que uno de los trucos para llegar a 96 años ha sido ese, esforzarse en cada tarea. «Te mantiene ocupada y te hace moverte mucho», apunta. Tanto es así, que compaginó su trabajo en una tienda de antigüedades en la calle Elcano de Donostia con las labores de limpieza al dictador Franco. Sí, Beni estuvo 15 años trabajando durante los veranos en el Palacio de Aiete cuando el caudillo pasaba los veranos en la ciudad. «Le limpiaba la ropa y el despacho; cuando había terminado mis labores me solían llamar a su despacho y tenía que hacer una reverencia, he de admitir que siempre me trataron bien». Para conseguir este empleo, «fueron a preguntar mi conducta en mi pueblo, querían saber qué tipo de persona era». La visita de Franco a Donostia solía causar revuelo y conflicto en Aiete. «Unos días antes de su llegada, la policía registraba cada casa para comprobar el número de personas que había en el barrio. Nos registraban a todos», afirma.

Ha sido una mujer todoterreno, además del trabajo, solía coser a sus vecinos y hacía la limpieza en la parroquia de Aiete. «Quería darles la oportunidad a mis hijos para que pudieran estudiar», admite.

Es la persona más mayor del barrio y casi todos la conocen, de hecho, los aietearras le llaman la ‘reina de Inglaterra’ debido al parecido físico con la monarca anglosajona. «Los vecinos me aprecian mucho, la verdad es que me quieren mucho», destaca.

La vitalidad y las ganas de vivir que desprende son un ejemplo perfecto para darse cuenta de que la edad no es sinónimo de envejecimiento, sino que cada persona se hace mayor de una forma diferente. Y el caso de ‘Beni’ es asombroso, ya que el paso del tiempo le ha enseñado muchas cosas, algunas buenas y otras malas, pero sobre todo a ser positiva, «antes no lo era tanto», sentencia. Aunque no todo ha sido bonito. «Tener tantos años ha hecho que poco a poco haya ido perdiendo a mis seres queridos, mi marido se murió hace 32 años, le quería mucho y lloré muchísimo su pérdida». No solo su marido, se le han muerto muchas de sus mejores amigas. Su generación prácticamente no existe ya que no está. «Hace unos años solía hablar con una vecina que tenía muchos años y nos contábamos nuestras batallitas, ahora no puedo hacer eso», apunta.

Al terminar de hacer las fotos para el artículo, la protagonista del reportaje le comentaba a este periodista que, «si quieres vienes en verano y me haces una fotos en bikini». Que nadie le quite esas ganas de vivir, ‘Beni’.

1 comentario en “La abuela de Aiete, por Josu González

  1. Baltasar

    De este tramo de la vida singular y memoria confiable de Beni, le acompaña la vitalidad y la campechanía demostrada
    Que se mantenga así y nos acompañe la salud.

    Responder

Responder a Baltasar Cancelar respuesta