La caca de un perro agua la fiesta a una niña

A la criatura, a su familia -que procedía de un cercano y popular establecimiento, a día de hoy cerrado al público- y a los organizadores de la popular y masiva fiesta del mosto de la sidra -”Sagar Uzta”- en el caserío Katxola

La niña estaba jugando en la puerta del caserío, cuando tropieza, se cae, pone la mano para amortiguar el golpe y se levanta con la mano llena de la mierda de un perro que su dueño no tuvo el civismo de recoger.

En Katxola se anunciaron fuertes sanciones para estos sinvergüenzas, pero ellos no hacen caso de advertencias, prima su egoísmo y falta de respeto para con las demás personas.

Ha llegado la hora que, de la misma forma que se hace frente a otras actitudes incívicas que se consideran intolerables, los propios dueños de otras mascotas, que sí recogen las cacas, corrijan a estos individuos, haciéndoles ver que están perjudicando a todos

1 comentario en “La caca de un perro agua la fiesta a una niña

Deja un comentario