Los dueños de los perros tienen la obligación de recoger sus cacas

El sábado por la mañana la gente de Katxola estaban limpiando las cacas de perro que los dueños de las mascotas no sólo no retiran sino que delante de nuestros ojos, uno de los canes, las hizo allí mismo. Llamamos la atención a la propietaria presente en el momento. Se identificó como vecina de la plaza de Pakea, y afirmó que le parecía normal dejar sus deposiciones en la hierba.

Las tres argumentaciones que le improvisamos fueron:

  1. Los encargados de segar la hierba, al pasar la máquina, les salpica los restos de los excrementos
  2. A Katxola acuden niños de diferentes colegios para ver en ‘in situ’ las funciones del caserío clásico y pisan las cacas
  3. Esa misma mañana más de cien personas se habían apuntado al Olatu Talka, y por eso estábamos limpiando de boñigas la hierba.

Parecía convencida y dijo que iba a por una bolsa a su casa y las recogería, pero no lo hizo. Dio la vuelta al caserío y desapareció

Fue una pena no disponer de máquina de fotos o teléfono para inmortalizar la falta de civismo

1 comentario en “Los dueños de los perros tienen la obligación de recoger sus cacas

  1. El canto molesto de los gallos y las boñigas de los perros

    El canto molesto de los gallos
    Todos los días, de madrugada, la misma canción, la del gallo o gallos que, a partir de las 4 de la mañana se ponen a cantar. Una banda sonora que los vecinos del entorno de la calle San Sebastián número 7 de La Aguilera no aguantaron más y denunciaron las continuas molestias ante el Ayuntamiento de Aranda, del que depende esta entidad local. «La situación es insoportable, no se pude vivir ahí, vale que son animales y que no se puede impedir que canten o hagan ruidos, pero así es imposible seguir durmiendo, además del olor que producen y las plumas que se nos meten en casa», se queja la vecina que encabezó la queja vecinal y a la que ahora se le ha dado la razón.
    Desde que interpusiese la denuncia en julio del año pasado, después de intentar razonar con el dueño del corral para que retirase de allí son animales sin éxito, dos meses después se llevaron a cabo mediciones técnicas del nivel de ruido, tanto de día como de noche, y tanto dentro como fuera de las viviendas. El resultado fue claro: el canto del gallo es ilegal, porque su volumen supera los decibelios permitidos por la ley.
    Aquí las boñigas de los perros son legales….?

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.