Yol (El camino), un film a dos manos (más que una película)

Las manos de Yilmaz Güney y las de Serif Gören

Mañana viernes 15, en la Casa de Cultura de Aiete, Cine-Forum, proyección de la película Yol (El camino), dirigida por Yilmaz Guney y Serif Goren.

Una breve aproximación a la personalidad de los autores del film

Al impacto que genera la revisión de una obra tan dolorosa y compleja como es Yol, cinta ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, hay que sumar la presencia al final de la película de unos títulos de crédito que lanzan un emocionante grito de agradecimiento a todos los participantes en la misma, títulos que profetizan la inmortalidad de los protagonistas y técnicos que hicieron posible la producción de la cinta mientras la película siga viva en la memoria de los cinéfilos que se atrevan a contemplar el sufrimiento que desprende esta obra. Este hecho tan singular es una clara muestra de que nos encontramos ante algo más que una simple película y del padecimiento que debieron soportar los profesionales que tomaron la valiente decisión de arriesgarse física, psíquica y políticamente para sacar adelante un proyecto que traspasaba los límites de la irrealidad cinematográfica para trascender sobre las fronteras de la propia vida.

Para comprender el significado de Yol es esencial acercarse a la biografía de su alma mater y padre espiritual: el director, productor, actor y guionista turco Yilmaz Güney. Éste dirigió la película desde la cárcel, dando instrucciones desde la distancia a su colaborador Seif Gören, el cual se encargó de hacer el trabajo de regidor de campo hasta que el propio Güney logró evadirse de prisión y de Turquía para culminar el montaje y la producción de la cinta en Francia. ¿Quién fue Yilmaz Güney? Algunos críticos consideran a Güney el Clint Eastwood turco por la reconversión que tuvo Güney, que pasó de ser un popular actor especializado en cine de género y acción, para mutar en un cineasta de profundo activismo e intimidad a finales de los sesenta/principios de los setenta.

Cineasta comprometido, dice la leyenda que de etnia kurda, crítico, reformista, siempre del lado de los desfavorecidos y de las causas perdidas, revolucionario y marxista, su sensibilidad y beligerancia chocó contra el orden establecido en la Turquía de los setenta lo cual provocó que pasara buena parte de su vida en la cárcel. Así su primera estancia en prisión data de 1961 inducida por la realización de un corto tildado como subversivo por las autoridades turcas. Después de filmar la que es considerada su primera obra mayor (La esperanza -Umut-) fue encarcelado de nuevo tras dar cobijo a unos anarquistas y tras ser liberado en 1974, nuevamente dio con sus huesos en prisión acusado de asesinar a un juez tras una trifulca nocturna bajo los efectos del alcohol. Tras este suceso Güney permaneció de manera más o menos continuada en presidio dirigiendo sus obras en colaboración con otros cineastas como Serif Gören o Atif Yilmaz. Mientras acababa la filmación de Yol, Güney logró escapar de su cautiverio exiliándose en Francia, país en el que solo pudo residir un par de años ya que en 1984 el director kurdo/turco fallecía de un cáncer de estómago que aniquiló súbitamente a un joven y rebelde autor que iba a iniciar su carrera sin los muros opresores de la censura que imperaba en su patria de origen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.