Sonata gozosa

Encargada de presentar a Angel Marco, tras recordar que Angel nos visita por cuarta vez, Lola Arrieta nos habló también de Valle-Inclán. Sus escritos muestran una personalidad muy característica y un sentido del humor muy peculiar; emplea la literatura como vehículo para su sátira del mundo, se mofa de todo cuanto le rodea y rompe con los valores establecidos porque él no los tiene como tales. El esperpento es una crítica de las distintas clases y circunstancias sociales y una ridiculización realizada para la propia diversión del autor

Comentó también que para Edgar Allan Poe la muerte es el más melancólico de los temas, y es más aún cuando lo arrebatado es la belleza. La muerte de una mujer hermosa es el tema más poético del mundo.

Pues bien, el mejor narrador para este tema es el amante, en este caso con la voz de Angel Marco

Angel Marco presentó el pasado martes, haciendo penumbra del salón de actos del Centro Cultural de Aiete, una admirable versión de ‘Sonata de otoño’. En el turno de preguntas, sugerencias y opiniones alguno de los asistentes manifestó que Angel había conseguido una tercera dimensión de la sonata, le había dado relieve, había logrado, sólo con la dulce palabra, teatralizar la obra, multiplicando el gozo de la sonata.

Apaciblemente, consiguió representar los dos personajes principales de la sonata, la sufrimiento Concha y el ‘donjuanesco’ Marqués de Bradomín, ayudado sólo de su conocida habilidad lingüística, en un escenario escueto pero cargado de simbolismo. Su contenida capacidad expresiva dio vida propia a los dos personajes

La modesta puesta en escena de Angel aproximó la sonata proximidad, la hizo habitable, sin que por ello se atenuara el dolor que crea una lectura como la de Angel que finalizó entre lágrimas (Su nieto le decía, al acabar la obra ‘Aitona, no llorabas de verdad’ y el abuelo nos correspondía afirmando que en la interpretación se funden teatro y sentimiento).

En Sonata de otoño resuenan los ecos de la Galicia, nos recordaba Consuelo, eternos manes de aquel antiguo poblado celta.

Cierto, en Aiete tenemos pasión por Angel Marco desde la primera vez que vino, hace ocho años, con los ‘Cuentos de Borges’.

En esta ocasión su recorrido por la ‘Sonata de otoño’, adaptada al marco del gran salón, fue magistral

Comienza la lectura de la obra cuando el Marqués de Bradomín recibe en su palacio una carta de una antigua amante. Se trata de su prima Concha, con quien estuvo pasionalmente unido tiempo ha. Dicha relación no contó con la aprobación de la madre de Xavier -que así se llama el marqués, aunque lo supimos en la última fase de la lectura-. En la carta, Concha le cuenta que su estado de salud es muy precario, que morirá pronto, pero que no desea hacerlo sin ver a su antiguo amado.

Valle-Marco consiguen con estos pocos elementos definirnos a los dos personajes. La noticia despertará en el marqués un repentino interés por su moribunda prima, un sentimiento provocador, obsceno, Angel le pone voz; pero a renglón seguido le pone voz a Concha que es la melancolía personificada. Y la sala le pone cara y ojos a uno y a otra gracias a la habilidad lectora de Angel.

Cuando el marqués arriba al hogar de su prima, el maestro Valle-Inclán se muestra en su esplendor literario, saca todo el juego pasional, perverso y prohibitivo de los personajes. Esta libertad y valentía de Valle-Inclán fascina a los espectadores, que luego, en las reuniones post-actoteatral, en torno a un ‘zurito’, destacan en el bar.

Concha y Bradomín, en sus conversaciones mezclan picardía, seducción, recuerdos melancólicos y remordimiento religioso. No olvidar que Concha es una mujer casada, con dos hijas, ferviente cristiana, delicada, frágil, una princesa de cuento de hadas en su torre de marfil que, incluso enferma y con semblante mortuorio, cede ante la lujuria y la pasión. Valle-Inclán Angel se ha atrevido con todo.

Angel nos va relatando este ambiente en cada página, en cada diálogo, en cada broma como cuando Xavier pregunta a Concha si acaso no ha tomado como amante a un sirviente de apenas doce años y el marqués recordará entonces cuando él, con once años, fue seducido por su tía .

Finalmente, una noche, Concha acude a la habitación del Marqués. Tras besarla apasionadamente, ésta cae muerta. (Angel termina aquí la lectura y, entre sollozos, con un blanco pañuelo en la mano, nos ahorra alguna escena más expresivamente erótica y un macabro final que sólo puede haber sido escrito por Valle-Inclán).

Valle-Inclán mezcla tótem y tabú, Angel les pone voz y el público asistente recogió, sobrecogido, los frutos, y como en las grandes ocasiones acadó diciendo ‘beste bat’.

3 comentarios en “Sonata gozosa

  1. Paremos la renovación del Koldo Mitxelena

    Hace unos días leí en un periódico la presentación por parte del diputado de Cultura de la consulta sobre la reforma del Koldo Mitxelena. Vaya por delante mi postura absolutamente contraria a tal reforma, por contraria a los intereses de los guipuzcoanos y por el arbitrario despilfarro de millones de euros.
    La verdad es que esta pretendida renovación ya me mosqueó desde que se presentó. Pero estas navidades fui al Koldo Mitxelena (KM) con un amigo tolosarra. Este hizo unos comentarios sobre lo bien que estaba el KM, y le comenté la pretensión de los políticos, por lo menos de los del departamento de Cultura liderado por el PSOE, de tirar todo el interior del KM para hacerlo completamente nuevo por dentro. Él opinó de la barbaridad que suponía tal obra y dijo ¡Qué manera de dar pábulo a los del cuponazo!
    Conviene recordar que en el KM está la biblioteca de la Diputación de Gipuzkoa, con colecciones de gran importancia para trabajar e investigar con todas las obras de referencia antiguas y actuales. Están los fondos de Urquijo, Santamaría, Celaya, Sastre, Forest, Lete, etc., que permiten a cualquier curioso de la provincia estudiar e investigar en un estupendo entorno acogedor y de silencio.
    Aparte están las no menos importantes hemeroteca, fonoteca e infoteca, en las que se puede encontrar cualquier información, de todo, en unas instalaciones de auténtico lujo.
    ¿Por qué teniendo esta joya hay unos políticos que quieren que nos gastemos nueve millones de euros (es, al parecer, el presupuesto inicial, en unas instalaciones de auténtico lujo?
    ¿Por qué quieren jugar con nuestro dinero haciendo tan faraónica obra que no necesitamos?
    Si tenemos el KM que tenemos, ¿por qué convertirlo en un espacio para niños y familias?
    ¿No es suficiente Tabakalera para esto? Tabakalera es muy grande y susceptible de mayores contenidos. Sin saber qué hacer con Tabakalera, toman la decisión de tirar lo bien hecho.
    Si entre las propuestas planteadas están, entre otras, la incorporación de las nuevas tecnologías, mejores ordenadores que posibiliten un centro de cultura digital, ¿no se puede efectuar tal reforma en el actual KM? ¿Hay que gastarse nueve millones de euros, que luego al final serán 14 o 15 en tan faraónica e innecesaria obra? ¿No hay otras necesidades en Gipuzkoa?
    Basta ya de grandezas. Paremos la innecesaria obra de tirar todo el KM para hacer, seguro, un centro mucho peor. Que se hagan las reformas lógicas de modernización, pero nunca caer en la locura del despilfarro de nuestro dinero. Basta ya y digamos no a semejante disparate.
    javier urgoiti san vicente

    Responder
  2. ba

    Estoy de acuerdo con Javier, pienso y expreso que el KM esta bien para la gran mayoría de los ciudadanos donostiarras NO es necesario semejante cambio en la biblioteca, es un despropósito socioeconómico ese gasto anunciado, en otras épocas esto se diría que parece mas una cacicada gubernamental que una reflexión pensada por el bien general

    Responder
  3. Korta

    Otra cacicada del peor gusto imaginable es la ide del Teniente Alcalde al poner un cartelón para no ver el ‘incomparble marco’en los jardines del palacio Miramar. Nunca mejor dicho que ‘no se le ocurre ni al que asó la manteca’ .
    Es el azmerreir del barrio on line

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.