Contenedores con sensores inteligentes en Aiete

Un estudio con sensores inteligentes revela que mejorar la recogida selectiva reduciría el uso combustible y ahorraría más de 400.000 euros

Si esa misma inteligencia se hubiera aplicado en la recogida de residuos urbanos, San Sebastiáin se hubiera ahorrado la incineradora y la morralla contaminante que propagará por toda la ciudad, especialmente por los barrios próximos a ella, entre los que se encuentra Aiete. Nuetro barrio soporta también los malos olores que propaga la pepalera Zikuñaga y las consecuencias olorosas y medioambientales de los tejemanejes de Cementos Rezola

Siguiendo con la noticia del titular, dicen los responsables de la recogida de residuos urbanos en la provincia– y de la incineradora- que el Ayuntamiento de San Sebastián podría ahorrarse 430.000 euros anuales y emitir 6,5 toneladas menos de CO2 mediante la ampliación del periodo de recogida de contenedores inteligentes que reciben fracción resto, ya que el 40 % de estos depósitos se retira cuando su nivel de llenado aún es bajo.

Y continua afirmando que que la experiencia, que se desarrolló a lo largo de 2018, consistió en la instalación de 100 sensores inteligentes en contenedores de fracción resto para medir su temperatura y el nivel de llenado, que ha demostrado la necesidad de impulsar la innovación mediante nuevas tecnologías en el campo de la recogida de residuos urbanos para liberar recursos, mejorar el medioambiente y ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía. Ojalá se apliquen también en cumplir con sus responsabilidades para con la papelera y la cementera citadas.

Un pensamiento en “Contenedores con sensores inteligentes en Aiete

  1. Juan

    Somos muchos y cada vez seriamos mas los que reciclamos casi el 100% de los residuos si las autoridades pertinentes pusieran interes en que esto fuera asi, pero como tenemos detras el gran negocio incinerador, el interes es otro. La incineradora no es necesaria, y para nosotros y los que vienen detras la calidad de vida aumentaria considerablemente.

    Responder

Deja un comentario