Con la novela y el film, ‘Matar a un ruiseñor’, estrenamos el año en Aiete

El ciclo de ‘Literatura y Cine de Aiete que lleva por título Tengo un sueño…’ está dedicado a la novela centrada en la defensa de los derechos civiles de la población afroamericana en EE. UU., y las películas de ficción y documental que sirven al mismo propósito.

La actualidad del ‘ciclo’ viene refrendada por la película ‘Green Book’ que, basada en la misma temática, acaba de ganar el Globo de Oro 2019 a la mejor película de comedia

Green Book es una película comedia dramática acerca de un viaje en la década de 1960 realizado por el pianista de música clásica afroestadounidense Don Shirley (Mahershala Ali) y Tony Vallelonga (Viggo Mortensen), un gorila ítaloestadounidense que sirvió como conductor y seguridad de Don Shirley. Son dos personas que, como las que protagonizan las novelas y las películas de este inicio de año en la Casa de Cultura de Aiete, tendrán que hacer frente al racismo y los prejuicios.

Fechas:

Día10: Tertulia Literaria

Día11: Película

Coordina el ciclo y dirige la tertulia, Lola Arrieta

En la presentación del film y en el coloquio posterior contamos con la participación excepcional de Manuel Díaz de Rabago, ex abogado y magistrado jubilado.

1 comentario en “Con la novela y el film, ‘Matar a un ruiseñor’, estrenamos el año en Aiete

  1. Rodri

    Nos gusta pensar en los escritores como individuos geniales y solitarios que poseen un control absoluto sobre su obra, pero la realidad es que todo libro es el resultado de la interacción entre decenas de personas con intereses distintos y a menudo contradictorios. Piénsese, en ese sentido, en el caso de Ve y pon un centinela, la novela de Harper Lee recientemente «descubierta» entre los papeles de la anciana autora: su publicación parece tan acertada desde el punto de vista comercial como calamitosa desde el literario, ya que pone de manifiesto que la obra a la que dio origen, Matar a un ruiseñor, le debe tanto a su autora como a su editor y a la tarea que éste hizo.
    Además de por su naturaleza a menudo escandalosa, lo que nos incomoda de estas historias es que nos recuerdan que todo libro es un producto social y que (contra lo que nos gusta pensar) el autor carece de control sobre su obra.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.