Carta de Aiete a los magos Melchor, Gaspar y Baltasar

Cada persona interesada puede pedirle a Baltasar que saque de la mochila aquella que considere de mayor interés público para el barrio

  1. Atajo del camino Alto de Errondo hasta zona deportiva de Anoeta: renovar, limpiar la zona, restaurar el camino, acondicionamiento, alumbrado

  2. Mejoras las infraestructuras pendientes en el Bosque de Miramon. Algunas de ellas estaban incluidas en el proyecto de Lur Piasajistak basado en el de la vecindad, y que no se pudieron llevar a cabo por el recorte arbitrario del Gobierno Vasco

  3. Implementar el proyecto municipal ya aprobado en el paseo del doctor Marañón

  4. Resolver el problema de circulación en la rotonda de Jesuitinas

  5. Acelerar el proyecto para cubrir el Jolastoki

  6. Implementar la prioridad aprobada por la vecindad sobre la Plaza de Juan Abelino

  7. Zonas de aparcamiento reguladas.

  8. Recuperar el Monte Oriamendi como zona de paseo

1 comentario en “Carta de Aiete a los magos Melchor, Gaspar y Baltasar

  1. Cómo evitar que los Reyes Magos entren en tu casa

    Esta noche vienen los Reyes Magos y cientos de miles de vascos ya están preparando sus casas para su llegada, dejando incluso leche y galletas para que repongan fuerzas después de un viaje tan largo. Pero si tú eres de los que sólo creen en el Olentzero y quieres evitar que se metan en tu casa, tienes seis formas de conseguirlo
    1. Pon una señal de “Prohibido aparcar camellos” en la entrada de tu casa. Entre todos los regalos que se han tenido que comprar y al precio al que está la zona azul, a los Reyes Magos no les compensará buscar estacionamiento, por lo que seguirán su camino sin meterse en tu casa.
    2. Déjales la leche y las galletas en la acera. Los Reyes Magos son gente lista y saben captar las indirectas. Se tomarán la leche y las galletas porque vienen con hambre, pero no se meterán en tu casa porque entenderán que no quieres que te molesten.
    3. Pon que te llamas Santiago Abascal Conde en tu buzón. Baltasar no se atreverá ni a cruzar el portal, y Melchor y Gaspar, viniendo de oriente como vienen, tampoco querrán meterse en líos. Los tres pasarán de largo y ni te enterarás de su presencia.
    4. Coloca un cartel de “No funciona” en la puerta del ascensor. Los Reyes Magos tienen más de dos mil años, mi abuela no tiene ni 95 y ya ni camina, así que no me quiero ni imaginar lo mal que va esa gente. Si ven que tienen que usar las escaleras seguramente se darán la vuelta, a ciertas edades hay que economizar esfuerzos.
    5. Deja un Olentzero tirado en tu jardín. Los Reyes Magos se asustarán
    6. Disfrázate de Reyes Magos para que piensen que ya están dentro. Para los Reyes Magos originales será todo un shock comprobar que realmente existen y que no son ellos. De esta forma, no solo evitarás que se metan en tu casa, también conseguirás crearles una crisis de identidad enorme.
    X.P.L

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.