Zaporeak recoge ropa para las personas refugiadas que pasan el invierno en Grecia

El proyecto solidario ha organizado este sábado una campaña de recogida de ropa en diferentes localidades de Euskadi y NavarraSe necesita ropa de abrigo _ Radio San Sebastián _ Cadena SER

Los de Zaporeak insistían hoy mismo en que sea ropa de invierno, camisas y camisetas demanga larga, jersys, chamarras, cazadoras, pantalones largos, calzado que sea de invierno. Nada de camisetas de manga corta, ni ropa interior usada, ni sandalias.

Tras registrarse como ONG griega, el proyecto comienza un nuevo proyecto para ofrecer comidas a las personas refugiadas en el campo de Moria

Zaporeak: un compromiso por el derecho a una comida digna para los refugiados atrapados en Grecia

El proyecto solidario Zaporeak ha organizado para este sábado en 35 puntos de Euskadi y Navarra una recogida de ropa para las personas refugiadas que pasarán el invierno en Grecia. Comienza un nuevo proyecto tras registrarse como ONG griega, requisito que le exigían las autoridades griegas para continuar operando en el país, para instalar una cocina y repartir raciones de comida entre las personas refugiadas del campo de Moria.

Zaporeak nos trajo hasta Aiete el sufrimiento, el heroísmo, la solidaridad

Fue el pasado de 9 marzo de este 2018. Aiete vivió una jornada muy especial, en la que la solidaridad con las familias sirias que han llegado a los campos de refugiados a Grecia, la fraternidad con sus desamparados protagonistas, la adhesión al proyecto de volver a su país, el respaldo y unión con las ONG que dejan la piel y el alma en su apoyo y el compromiso de ayuda hacia ellas, estuvo muy presente; especialmente durante el coloquio que sucedió a la visión del documental ‘Katsikas, ecos de un éxodo’ de Rodrigo Vazquez (Madrid, 1983), con el propio Rodrigo dirigiendo el debate y la emocionante y desgarrada exposición de nuestros convecinos de Zaporeak.

El rodaje ‘Katsikas’ no fue fácil, nos decía Rodrigo. ‘No quieren testigos’ del horror, coincidían en afirmar, el director y los miembros de Zaporeak.

En el turno de Zaporeak la emoción tomó la forma conmoción, desasosiego, exaltación, turbación, inquietud, vergüenza de las instituciones europeas.

Inma y Jesús nos relataron sus experiencias en los campamentos de la isla de Chios, de Patras, de Atenas. Chios tiene 55.000 habitantes y llegan 50.000 demandas de refugio y auxilio, pronto la solidaridad se convirtió en temor. Amanecer Dorado, como en las novelas de Petros Markaris -que era la lectura del ciclo de literatura y cine- el partido de la ultraderecha griega, decimos, empezó a hostigar a los refugiados y a las ONG. Zaporeak tuvo que salir de allí y luego de Patras.

Inma nos relató una imagen conmovedora que aun hoy se mantiene, tal cual, en su memoria.

Zaporeak es una ONG, nacida en Intxaurrondo, especializada en hacer comida para los refugiados.

El reparto de las raciones se hace en dos filas, una para los hombres y otra para las mujeres.

Inma nos comentó que en esas filas la mayoría de las personas son hombres jóvenes de 15 a 30/35 años. Ella se fijó en una mujer que estaba en la cola, madura como la propia Inma, se miraron a los ojos y cuando llegó a la mesa de reparto, ambas abandonaron su puesto y se fundieron en un abrazo

Me miró -nos dijo Inma- y con los brazos abiertos unimos nuestros cuerpos. Lloró en mi hombro mientras balbuceaba en su lengua. La sensación de que ella sabía que iba a morir allí y yo no podía decirle nada para aliviarla fue estremecedor. Fundimos nuestros cuerpos en un abrazo, pero sobre todo fundimos nuestros corazones. El abrazo duró más de tres minutos y todavía hoy lo siento palpitar”

Da igual la raza, la lengua o la cultura, cuando empatizas con el sufrimiento de la gente, algo te cambia por dentro’ participaba Rodrigo Vazquez

Zaporeak (Sabores, en euskera) reparten comida, todos los días, a seis centenares de refugiados.

«Cuando nos sobra comida la llevamos a un edificio abandonado donde viven chicos que están solos. No tiene agua ni electricidad y está repleto de gente con problemas mentales. Entrar allí -describe Jaione Berridi- es ver la selva, lo más trágico de la vida».

Ahora, representantes de Zaporeak han indicado que los responsables del proyecto en la isla griega de Lesbos han comprobado que los almacenes de ropa que cubrían las necesidades de los refugiados estaban bajo mínimos.

Varios colegios, universidades, asociaciones y empresas se han unido a esta iniciativa y realizarán sus propias recogidas. Se recogerán ropas de invierno tanto como para niños, como adultos, como, por ejemplo, abrigos, chaquetas, gorros, bufandas. El material que se consiga en la recogida se recibirá en los almacenes de Zaporeak, se clasificará y el objetivo es enviarlo el 26 o 27 de noviembre a Grecia.

Zaporeak también ha pedido colaboración ciudadana para el envío de la ropa, ya que el envío de cada palet cuesta 150 euros. Para recaudar fondos para el transporte se ha abierto un número de cuenta.

En cuanto a la situación en Grecia, el pasado junio llegó el primer grupo de voluntarios a Lesbos para hacer frente a una situación de emergencia surgido en el campo de refugiados de Moria. En el campamento de Pikpa recibieron a 500 refugiados kurdos y nos pidieron ayuda para alimentar a esas personas y con ese objetivo aterrizó el primer grupo de voluntarios en Lesbos

A partir de aquel momento un grupo de voluntarios ha estado en Lesbos con el objetivo de la puesta en marcha de un nuevo proyecto Zaporeak en Lesbos para cocinar y repartir raciones entre las personas refugiadas, conseguir la legalidad griega y encontrar un local para alquilar e instalar la cocina.

Al respecto, han indicado que han legalizado su situación en Grecia, de manera que ya son ONG griega, lo que les permitirá seguir trabajando en este país para dar de comer a 750 refugiados en Moria.

Asimismo, han indicado que ya tienen local de 200 metros cuadrados para instalar nueva cocina en la que preparar las raciones para repartir. Ahora, el primer objetivo es llevar el material de la cocina y montar la cocina, hacer los trabajos y mejoras necesarias en el local, y conseguir los permisos para empezar a cocinar y repartir las raciones de comida.

El proyecto Zaporeak está inmerso en un proceso de reorganización para la mejora de la asociación y el trabajo sea más eficiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.