El origen vasco de Goya (Ana Sanchez-Lassa en la Casa de Cultura)

Ana Sanchez-Lassa empezó la conferencia sobre el autor de las Pinturas negras de la Quinta del Sordo desvelando su ascendencia vasca

Mucha gente lo sabía, como otra mucha conocía distintos aspectos de la vida del artista de Fuendetodos, que fue desgranando la oradora con amplia ilustración. El valor de su aportación está en la documentada sencillez con la que Ana fue desgranando la vida y la obra de Francisco de Goya, creando un ambiente de fuerte empatía entre oradora y público, atracción basada en su talento y larga experiencia, pero también -como se comentó sobre su conferencia de ‘El Greco’- en que su enseñanza no es a ‘granel’, memorística, repetitiva, enciclopédica; la protagonista de la charla ha estado en los lugares que va describiendo: proyecta en pantalla paisajes y cuadros, pero ella ha estado visitando las escenas, disfrutando de las obras.

Por vez consecutiva el salón de actos de la casa de cultura quedó desbordado por una gran cantidad de personas que venían a conocer más del gran retratista, pero también -y no en segundo lugar- a disfrutar de la pedagogía de la conferenciante.

Dos horas de magistral exposición que se pasaron como un soplo, con la atónita admiración de un público que, fascinado, no movía un músculo

Volviendo a la anécdota, hilo de esta incursión en la charla de ayer, Goya es uno de tantos apellidos vascos profusamente extendidos por toda la geografía de Euskal Herria, así como por países latinoamericanos. El apellido Goya se hizo famoso en el mundo, debido a que era el del gran pintor Francisco de Goya.

Ahora en San Sebastián tenemos al propio alcalde con el ilustre apellido

El tatarabuelo de Francisco, Domingo de Goya, nació en el caserío Mantxolatxiki de Zerain.

La ponente nos explicó -y proyectó pantallas como la de la figura- que por su profesión de cantero, fue llamado del pueblo aragonés de Fuentes de Jiloca para la construcción de la torre de su iglesia.

En el término municipal de Zerain existe un monte cuyo nombre es Harripillata, en el que afloran unos bloques de piedra arenisca rojiza, con una veta algo más oscura, que la hace singular y particularmente bella para el ornato de fachadas de edificios señoriales y torres de iglesias.

Así, desde finales de la Edad Media, en este monte había canteros labrando piedras para diferentes edificaciones. En los caseríos cercanos, sobre todo en invierno, cuando no había trabajo en casa, los jóvenes subían al monte a aprender el oficio de cantero. Zerain tomó fama de ser cuna de canteros que labraban la piedra con maestría.

Y la veterana restauraodra del Bellas Artes de Bilbao, explicó que cuando en el pueblo aragonés de Fuentes de Jiloca, situado cerca de Calatayud, se quiso reforzar la vieja iglesia de madera por otra más sólida de piedra y mampostería; tras construir la nave propiamente dicha, luego, las decoraciones, altares, sacristías…Comunicaron a Zerain si alguno de los canteros del pueblo estaría dispuesto a desplazarse allá a construirles la torre de la iglesia.Y acudió a la llamada, un joven del caserío Mantxolatxiki, llamado Domingo de Goya y Echeandia (n. 1578), que fijó allí su residencia. De qué manera tan sutil Ana va ir ganando la atención del público

Así se va prolongando el linaje hasta que el bisnieto de Domingo, el cantero José de Goya se casó en Zaragoza con Gracia Lucientes, natural de Fuendetodos. Estando el matrimonio de descanso en dicho pueblo, el 30 de marzo de 1746 nació Goya. Poco meses después la familia regresó a Zaragoza. Tras terminar los estudios de la niñez, pronto se inició en el aprendizaje del dibujo. Y Ana siguió el apasionante relato de la vida y la obra del niño que luego sería el conocido artista Francisco de Goya y Lucientes.

El resumen de su mensaje está recogido en la pantala final de su exposición

Nota.- El árbol generalógico es obra de José Zufiaurre – Etniker Gipuzkoa – Grupos Etniker Euskalerria, y parte de los datos manejados también

Deja un comentario