El escritos aietearra, Ibon Martín, ultima su próxima novela negra

Gorka Larumbide escribía la semana pasada en el Diario vasco que ‘El nuevo curso del Ciclo de Literatura y Cine en Aiete viene con aires de misterio, de thriller, de sensaciones fuertes, tanto en los libros que se están leyendo como en las películas proyectadas’ Y citabaLa máscara de Dimitrios’, de Eric Ambler y ‘El cartero siempre llama dos veces’ de Tay Garnett para le jueves y viernes de la pasada semana

En efecto el Programa de Literatura y Cine en Aiete’ para el actual trimestre está dedicado a la novela negra y el cine de suspense, a libros que poseen una gran carga de literatura de primer nivel, en historia oscuras, repletas de tensión e intensidad.

Así en octubre nos las vimos con la novela ‘La mujer de blanco’ de Wilkie Collins y el film ‘Las diabolicas’ de H.G. Clouzot. Y en diciembre nos esperan ‘El talento de Mr. Ripley’ de Patricia Highsmith y ‘La noche del cazador’ de Charles Laughton.

Lo que no sabíamos es que nuestro vecino Ibon Martín, un activo del barrio, le hemos visto con su familia en fiestas del Jolastoki, en la recogida de manzana en Zabalegi-Ekogune, en las diversas actividades del caserío Katxola, estaba ultimando su próxima novela negra y que había escrito recientemente dos libros dirigidos al público juvenil.

Esta página web se dedica, casi en exclusiva, a narrar las peripecias del barrio y a resaltar los valores de sus vecinos más representativos y significativos. Y no se exagera el orgullo de contar con nosotros a Ibon Martin.

En Lantxabe conocemos a Ibon, admiramos su bonhomía y vitalidad, pero no sabíamos que es un consagrado escritor de novela negra -con ‘El faro del silencio’ o ‘La jaula de sal’ entre otros títulos-, y que recientemente había cambiado de registro para meterse en la cabeza de una niña de once años. Onin (Onintza) es la protagonista de los dos primeros libros -se han editado en euskera y castellano- de una serie dirigida a niños de entre 8 y 12 años, a la que se sumarán nuevas entregas. Junto a su hermano gemelo y tres amigos, la protagonista vivirá divertidas aventuras en distintos escenarios del País Vasco, donde las leyendas y los personajes mitológicos tendrán una presencia destacada.

«He buscado que la mitología tenga un peso especial en las historias. Tenemos que recordar a nuestros hijos y nietos esas historias, que antes se transmitían de abuelos a nietos pero que hoy día se están quedando desdibujados».

El escritor aietearra reconoce que hoy día hay pocos libros dirigidos al público infantil y juvenil ambientados en nuestro entorno, de ahí que haya buscado «unos protagonistas locales que descubran a los niños de aquí nuestro paisaje y nuestras leyendas y mitología».

Ibon es padre de una hija de cuatro años y reconoce que últimamente se fija mucho en los libros infantiles, y que le haría ilusión «ser el autor de sus primeras lecturas».

La serie dedicada a las aventuras de Onin surge con vocación de continuidad y el tercer título saldrá en mayo. «Al principio me costó cambiar de registro y contar la historia desde el punto de vista de una niña de once años, pero ahora me está costando volver a la novela negra».

Su próxima novela estará ambientada entre Pasaia y Urdaibai, donde Ane Cestero -protagonista de su serie negra- tendrá que resolver una serie de crímenes. «Volverá a ser un libro marinero».

Ibon Martín se siente afortunado por la respuesta obtenida por parte de los lectores, lo que le permite «vivir de la literatura». Admite que es más fácil triunfar con la novela negra, para algunos un género «menor», pero «es el que más conecta con la gente. Son libros que se escriben de manera ágil y el lector se identifica con la historia y la vive». A la espera de la publicación de su próxima novela, el escritor acudirá a la Azoka de Durango con sus últimas novedades, donde firmará ejemplares y saludará a sus seguidores.

Zorionak Ibon

Sobre la base de un artículo escrito por Itziar Altuna del Diario Vasco

2 pensamientos en “El escritos aietearra, Ibon Martín, ultima su próxima novela negra

  1. Ibon Martín

    Ostras, qué vergüenza tanto halago… El orgullo es mío de vivir en un barrio donde todavía perduran tradiciones de las que jamás deberían perderse. Que los vecinos podamos elaborar nuestra propia sidra es un lujo que no sé si valoramos lo suficiente. Y que tengamos como punto de encuentro un baserri como Katxola pues ya lo dice todo sobre el carácter del barrio y sus gentes. Orgulloso de vivir aquí y orgulloso de mis vecin@s.
    Un abrazo muy fuerte y GRACIAS.

    Responder
    1. Josemari

      Tras estas palabras, la empatía y la honra de contar entre nosotros con una persona y autor literario como tú, es todavía mayor..
      En el vals del obrero, el grupo Skape, afirma estar orgulloso del proletariado, y más adelante escribe ‘éste es mi sitio ésta es mi gente, somos obreros la clase preferente, por eso hermano proletario con orgullo yo te canto esta canción’
      El orgullo de ser, de estar, de formar parte, pertenece a cada persona, a cada clase, a cada grupo ciudadano organizado.
      Contar y difundir que entre tus vecinos hay una persona consagrada como escritor o como deportista o como director de orquesta o como luchadora social o como profesor o como betsolari o como picapedrero ilustre es una manera de hacer barrio, de hacer colectividad, de construir sujeto activo

      Responder

Deja un comentario