Paseo guiado por el nuevo Aiete

Será el sábado a las 11 desde le plaza de Munto y se recorrerán espacios simbólicos Las explicaciones en la visita se realizarán en euskera y castellano

GORKA LARRUMBIDE Diario Vasco SAN SEBASTIÁN.

Un momento de la inauguración de la escultura ‘Toka’, en homenaje a Manuel Matxain. / LUIS MITXELENA

Todos aquellos interesados en realizar un documentado recorrido por algunos de los espacios más simbólicos del barrio, y que se han erigido en estos últimos años, tienen una cita obligada este sábado con una marcha que partirá a las 11 horas desde la nueva plaza de Munto. «El Aiete queremos construir es un barrio moderno, con todos los equipamientos públicos necesarios y que hunda sus raíces en la propia historia de barrio rural y morfológico: un barrio, con fuertes reminiscencias históricas para la ciudad, que desciende por las laderas de un cerro, que recorría la Goiko Glatzara, el Camino de Santiago», explican vecinos del barrio.

La nueva plaza de manzanos de Munto es fruto de consulta con una amplia participación popular, tanto para sugerencias puntuales como para proyectos más generales que, finalmente, aceptó el ayuntamiento y se votó en el barrio. La bodega-museo arqueológico al aire libre, recuerdo de la labor que se desarrollaba en la sidrería Munto, y hoy es el único modelo de este tipo que existe Donostia y que «nos vemos obligados a preservar y valorar», defienden sus vecinos. Los jardines del palacio de Aiete son una joya de mucho valor en la ciudad, la que más según puede leerse en la guía ‘Verde Michelin’, y sin embargo, siguen siendo grandes desconocidos.

En la cuesta de acceso al palacio de Aiete, se encuentra un joven castaño, se plantó hace siete años -cuando se inauguró la casa de cultura- y ha brotado de un esqueje de aquel que veía Ana Frank desde su ventana. Está bien señalado, con una placa semejante a la que van a colocar en la escultura Toka, homenaje a Matxain

Un poco más arriba, los paseantes conocerán la escultura ‘Urte Haietan’, elaborada por el escultor Juan José Novella. Se trata de una puerta entreabierta que simboliza la que víctimas de la Guerra Civil y del franquismo pretendían abrir para escapar de aquel infierno se les machacó. «Nosotros hemos abierto esta puerta por ellos», dijo Novella al instalarla, en 2011.

Al salir de los jardines de Aiete, dejando atrás los juegos infantiles, veremos, colocada en una parcela de hierba, cerca de los bloques de Etxadi, en el que es todavía el paseo de Aiete, una toka como un ala gigante, escultura homenaje a Manuel Matxain, obra de Josean Diez de Quevedo ‘Jadiku’. El sábado Manuel cumpliría 102 años.

El itinerario elegido trasladará a los visitantes hasta los accesos al Colegio de las Jesuitinas, a los de Aiete Ikastetxea-escuela pública del barrio- , a Axular Lizeoa o el Colegio Alemán. Y desde allí, al bosque de Miramón y al caserío Katxola. «Llamamos espacio Katxola al conjunto de frontón, teatro y obra artística que identifica la principal entrada al bosque», explican. El caserío es memoria rural, museo etnográfico, fábrica de sidra y obra de arte, por el trabajo que hicieron Muñoz-Baroja y José Gorritxo. Una oportunidad única para ver Aiete desde una nueva perspectiva prácticamente desconocida.

Publicado el Miércoles, 10 octubre 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.