Conociendo Aiete palmo a palmo

El objetivo de comprender Aiete en una breve mañana de dos horas es demasiado atrevido.

Las condiciones eran las óptimas

Un trayecto lleno de luz

Una gente agradable y alegre

Un cálido ambiente personal y de comunicación

Pero Aiete no cabe en dos horas de paseo informativo porque tiene más de dos Km de punta a punta

Otra cosa distinta es comprender el barrio en el sentido de entenderlo y, esta mañana, en esas dos horas de paseo, hemos tenido en las manos el corazón de Aiete

Un día se puede organizar una ruta por los modernos equipamiento colectivos: Talent House, Villa Araoz, ambulatorio, bidegorri y ascensor, plaza pública (Munto), centros vecinales cubiertos (Jolastoki), casa de cultura, Topaleku, piscinas (Etxadi), escuela pública (Aiete Ikastetxea), teatro y frontón de Miramon, lugares todos ellos, imprescindibles para el barrio, pero quizás, como marcha comentada, no tenga los atractivos de la mañana de hoy.

Con Mari Carmen Garmendia, cuyas intervenciones han sido principalmente en ese euskera fácil y brillante que ella tiene, se ha penetrado y embebido de la plaza de manzanos de Munto como centro del barrio; centro, desde el punto de vista simbólico (Recuerdo del caserío Munto o lo que es lo mismo del caserío Aiete), y eje de la voluntad de la ciudadanía en la defensa del ‘derecho a la monumentalidad’ y a sus señas identitarias

Dentro de este proyecto de plaza pública está la bodega-museo arqueológico al aire libre, recuerdo de la labor en la sidrería Munto, que se ha podido escudriñar por dentro

Los jardines del palacio de Aiete son una joya

En la cuesta de acceso al palacio de Aiete, Mari Carmen, con el joven castaño a su espalda, ha tenido unas ilustradas palabras en recuerdo de Ana Frank y del Holocausto

El 4 de agosto de 1944, Anna Frank y su familia fueron arrestados y deportados al campo de concentración de Westerbork (Holanda), desde donde pocas semanas después fueron trasladados a Auschwitz. Posteriormente, Anna fue destinada, junto a su hermana Margot, al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde ambas perecieron en marzo de 1945, poco antes de la liberación. El único sobreviviente de la familia fue Otto Frank, su padre, un judío alemán nacido en Fráncfort del Meno

Otto Frank fue liberado en Auschwitz el 27 de enero de 1945. (En las tertulias de Literatura y Cine seguimos muy de cerca el caso de Primo Levi, también libreado de Auschwitz en aquella misma fecha). Otto Frank muere el 19 de agosto de 1980, con 91 años

Mari Carmen nos habla de la ‘Casa de Atrás’, que así se llamaba el escondite de Ana. Su padre la convirtió en un lugar para la juventud y que sea una advertencia del pasado, pero orientada hacia el futuro. Mari carmen y sus nietos allí quisieron estar este verano,  pero la afluencia de visitantes es tal que la lista de espera es de dos meses.

Ella conserva una carta de Otto Frank relacionada con la traducción al euskera de parte del diario de Ana Frank que hicieron la propia Garmendia y personas de su entorno. Una copia fácsimil está a disposición de la Casa de Cultura.

(Una anécdota  reveladora y con mucha enjundia,  que fue discurriendo por los años 60 y que no nos cabe en este comentario)

Como saben los visitantes de los jardines de Aiete, un poco más arriba del ‘castaño de Ana Frank’, está ubicada la escultura “Urte Haietan” de Juan José Novella, en recuerdo a las víctimas de la guerra civil y de la represión franquista. Se trata de una escultura realizada en acero corten, de casi cinco toneladas de peso y 3,80 metros de altura, en uno de cuyos lados aparece perforada una enumeración de los años durante los cuales la vida transcurrió bajo el franquismo, de 1936 a 1975. JuanJo quería que la escultura fuese más un lugar que un objeto. La obra de Novella se impuso entre las 37 propuestas presentadas al concurso, dotado con un presupuesto de 80.000 euros. La obra se instaló en abril de 2011. El monumento lleva esperando más de siete años a tener un reconocimiento municipal. Es una propuesta que Lantxabe ha traslado al Consejo Social de la Memoria Histórica. Está en la lista de espera. La comitiva reclama, al menos, la identificación de la escultura.

Dejando atrás el palacio, el Topaleku y los jardines de Aiete, el siguiente receso fue la Toka escultura homenaje a Manuel Matxain, obra de Josean Diez de Quevedo ‘Jadiku’

Muchas personas no han podido venir a la caminata porque es día de puente, sin embargo so se podía cambiar la fecha porque hoy sábado, Manuel cumpliría 102 años y la placa lleva como fecha de grabación ‘13 de octubre de 2018’.

Al pie de la escultura, Pedro Berriotxoa, en euskera y castellano -los dos idiomas se han utilizado en todos los puntos del itinerario- ha hecho una emocionada semblanza de Manuel Matxain -allí, en la explanada de hierba, estaban la hija (Marian) y el marido (Angel)-. Pedro es el autor del libro ‘Aiete caseríos, casa y familias’ -El texto íntegro del libro se puede descargar en esta web-

Ha tomado la palabra el escultor Jadiku y ha explicado cómo se gestó la escultura y algunas de sus características menos conocidas y su razón de ser: la escultura arranca de la hierba, signo de Manuel como un hombre del pueblo; la escultura es flexible -Josean hizo una demostración- referencia a Matxain como persona tolerante, transigente, comprensiva; la ficha de toka en la punta de la escultura, desprendida de sus cinco hermanas, que se dora con el sol de poniente, señala a Manuel, como campeón mundial de este juego, pero también como mucho más cosas y sobre todo bertsopapera.

Mari Carmen Garmendia nos ilustró sobre lo que quedaba de itinerario, Katxola era la última etapa, pero antes se pasaba por ‘las Jesuitinas’ -todavía evidentes las consecuencias de accidente del otro día-, Aiete Ikastetxea (la escuela pública), el colegio Inglés, Axular Lizeoa, el Colegio Alemán… Muy agradable el paseo.

En Katxola fuimos recibidos con el sonido de la txalaparta -incansables Ana y Juan Carlos-, con el saludo de Angel Alberdi, y con un pequeño aperitivo para empapar la excelente cosecha de sidra de este 2018. (En las cocinas y en la tarea Paqui, José Luis, Marian, Jaime, Maixeta, Baltasar, Lola y otras personas)

Todavía había alguno de los peregrinos que echaban en falta haber recorrido ‘el espacio Katxola’: frontón, teatro, obra artística que identifica la principal entrada al Bosque, estanque de la erreka Pakea, cerca la ‘fuente de la Virgen’; personas que han disfrutado a tope en este aprendizaje del barrio en el que viven o de aquel que querían conocer.

Un pensamiento en “Conociendo Aiete palmo a palmo

  1. Lucia

    Tenía dudas de que Otto Frank fuera el padre y no el tío de Ana. Pensaba que toda la familia directa de Ana, y que compartía el piso clandestino, había sido exterminada en los campos de concentración nazis. Es verdad que el ayer fue un paseo de intenso contenido cultural, bien documentado. Un placer para la gente que acompañamos en la breve caminata

    Responder

Deja un comentario