‘El Aiete que perdimos’ en el Convento Santa Teresa

Aiete ocupa el espacio 13 en la muestra. Y la gente que acuda a ver la exposición verá algún fallo. La protagonizan una decena de caseríos, villas, palacios. Muy interesante. Y en sala donde se exhibe un video, se pueden ver casi dos mn dedicados a la demolición del caserío Munto.
Se trata de la exposición ‘La ciudad que perdimos. Gestión del patrimonio urbano en San Sebastián, 1950-2017’, comisariada por la asociación Áncora.
Podrá ser visitada desde el viernes 22 de diciembre hasta el 28 de enero de 2018. (Horario más abajo)
‘La arquitectura tiene que ver con lo visible y también con lo invisible. La exposición La ciudad que perdimos. Gestión del patrimonio urbano en San Sebastián, 1950-2017 recordará los edificios desaparecidos de San Sebastián a través de fotografías y planos por barrios. Una forma de visibilizar con un centenar de edificios desde 1950 el patrimonio urbano perdido y de reflexionar sobre la necesidad de mejorar las herramientas de gestión del patrimonio porque la arquitectura es una herramienta generadora de identidad y de calidad de vida’.

La asociación Ancora ha hecho un inestimable esfuerzo y las visitas salen emocionadas de la exposición.
Caben dos observaciones
Una. La inmensa mayoría de los edificios destruidos lo fueron durante el periodo franquista. En la Donostia de gobiernos democráticos ha habido más responsabilidad, con algunos fallos gordos que se denuncian en la exposición.
Dos. Romper algunos de los inmuebles y construcciones era necesario para el desarrollo de la ciudad y de sus barrios.
Separar el grano de la paja no es fácil y, además, es un ejercicio que merece la pena la haga el espectador.

Además de Aiete, encontraremos ordenada la exposición por los barrios de Martutene, Igeldo, Alza, Amara, el Antiguo o Ibaeta; el recorrido no se detiene únicamente en el patrimonio icónico de la ciudad, sino cuenta con ejemplos de patrimonio industrial, de arquitectura vernácula o de los caseríos, fundamentales en el caso de Aiete, como se dice más arriba
El recorrido finaliza con una sección cronológica que visualiza por años el patrimonio que ha ido desapareciendo e incorporan a esta recopilación otras construcciones que pueden demolerse en un futuro próximo, como el caserío Txanpuene.

Horario
Fecha
22-12-2017 / 28-01-2018
Viernes
16:30 – 20:30
Sábado
10:30 – 14:30
16:30 – 20:30
Domingo
10:30 – 14:30
Cerrado: 19 y 20 de enero
Lugar
Convento Santa Teresa
Visitas
La asociación Áncora ofrece los miércoles y jueves de enero, a las 19h, una visita guiada gratuita abierta a toda la ciudadanía.
Fechas: 17, 18 24 y 25
Hora: 19h, comienzo de la visita guiada
Lugar de encuentro: puerta de acceso al Convento Santa Teresa (entrada junto a la Sociedad Gastronómica Gaztelubide, sin subir las escaleras del convento)

5 pensamientos en “‘El Aiete que perdimos’ en el Convento Santa Teresa

  1. Baltasar

    ¿ Que fuerte y dura es/fue la demolicion por el desarrolo urbanistico?, casi siempre forzada por las necesidades de entonces y en algunos casos muchos especulando con aprovechamiento de
    las circunstancias.y visto desde hoy que tanto se tiene en cuenta la historia ,la memoria y el romanticismo.
    Por ello ahora convivimos en el barrio de Aiete con algun desaguisado y anomalias viarias por estrecheces circulatorias , el exceso de vehiculos y su uso exagerado de acudir a los centros escolares con coches particulares taponando calles como el caso del entorno y la rotonda de Jesuitinas, lo bueno que es caminar enseñando a la vez a los ñiños/as tambien algo de cultura del esfuerzo y que los vehiculos individuales no se deben emplear para ese fin habiendo transporte colectivo evitando contaminaciones y desde lo mas próximos andando que lo recomiendan los especialistas de la salud.

    Responder
  2. J.C.

    La ciudad evoluciona y su espacio urbano se va adaptando a los nuevos usos y tecnologías y algunas veces se nos presenta una visión un tanto parcial de este proceso.

    Responder
  3. Lopez Ibarguren

    Las personas que viven en Etxadi, Bera Bera, Munto Berri, alrededores de la Cumbre, Pagola, las calles de villas en los alrededores de Katxola, Hiru Damatxo, que proceden de otros barrios de la ciudad, que se hicieron adultos, que han creado sus familias…o los que han venido de otros pueblos de Gipuzkoa, o de otros de Euskal Herria o de España…¿les culpamos de ocupar vivienda en Aiete?

    Responder
  4. Santiago Peñalba Garmendia

    Es interesante, además de agradable, recordar. Por ello, me acerqué por cuarta vez a la exposición La ciudad que perdimos. Gestión del patrimonio urbano en San Sebastián, 1950-2017 y compré, además, el libro. Es triste, sin embargo, advertir el mensaje que la exposición pretende ofrecer.
    Donostia es lo que es porque ha sabido adaptarse a los tiempos. Supo rehacerse dentro de las murallas; supo saltar éstas y ordenar su ponderado ensanche; supo ampliarlo en el ensanche oriental y en Gros; lo sigue haciendo transformándose necesariamente. Donostia existe gracias a ello.
    La Concha no existía, se construyó alterando el orden previo. Falta esa imagen en la exposición. Sin embargo, la imagen de la explanación de la colina de Gros, cuando aún sobrevivía la plaza de toros en lo alto, es evocadora de las transformaciones que conlleva la construcción de la ciudad. La evolución no existe sin cambios.
    ¿Por qué se ensalza el ensanche de Gros, a la vez que se vilipendia la propuesta de los años 90 para San Bartolomé? ¿Cómo no puede advertirse el éxito del nuevo paseo de la Zurriola y del nuevo Kursaal, y su influencia en la regeneración urbana de Gros?
    Si queremos una ciudad viva, creamos en las nuevas generaciones y en su capacidad de encontrar su futuro y el de Donostia, aunque ello conlleve, y conllevará necesariamente, más cambios.
    Reivindiquemos la memoria, pero aprendamos a la vez a hacer la mejor Donostia posible hoy, para todos, también para aquellos cuya vida depende de un portal accesible, de un ascensor y de una casa más eficiente. Donostia depende de lo que seamos capaces de hacer, y el mensaje que busca la organización, que no la Bienal de Arquitectura, no es un buen augurio. ¡Suerte a todos!

    Responder
  5. Baltasar

    El fuerte desarrollo del siglo pasado construyendo en las marismas después de los ensanches del casco urbano mas central continuando mas tarde por las riberas y laderas rurales caso concretos de los entornos de la carretera de Hernani urbanizando solo lo que los promotores les parecia y el Ayuntamiento consentia haciendo ambos la vista gorda y especulando en muchos casos ni tan siquiera lo que era legal ( asi obtenian grandes beneficios economicos ) y los ciudadanos conformes con tal de tener la vivienda dispuesta para acomodarse …. ahora en la actualidad caso del Paseo de Aiete ya no con el nombre de carretera pero manteniendo deficiencias urbanas que los ciudadanos asociados con entusiasmo y optimismo esperamos que algun dia se corrijan las: estrecheces de las aceras, los alineamientos de la edificaciones nuevas el exceso de arbolados, los alumbrados deficientes de las aceras siendo preferente los viales para los coches ,entonces si que sera un gran paseo urbano donde sean los peatones y los ciclistas mas respetados que en la actualidad -semaforos, paso petonales bidegorris – y que con lo vivido reciente por el clima los moradores del contorno al Paseo de Aite tenga la posibilidad de medio de movilidad al autobus urbano que desaparece al minimo accidente por un cruce accidental de un autobus: Tenemos que repensar una alternativa una estacion del metro .

    Responder

Deja un comentario