CON GAFAS DE ORO

Me gustaría poder argumentar una frase que lleva años conmigo pero que no me atrevo a escribirla ni pronunciarla por miedo a no ser entendido o no poder explicarla. La diré, caiga quien caiga. Agobiado por tanto éxito literario, cinematográfico, artístico… éxitos tan evidentes e innegables, que no me atrevo a decir ni mu, o lo digo en susurros, al oído, sólo de gente que sabe que no me traicionará, ni me delatará. Bastante hasta la coronilla de que se hable bien de los libros y la lectura sin tener en cuenta la abundante mala literatura que circula en nuestros días, cosa que siempre ha habido pero sin tanto bombo ni aplauso. Harto del buen nombre de películas que jugando con los buenos sentimientos y algo de corrección política surquen, debidamente jaleados, rumbos de obras maestras. Ese mercado del arte dinamizado por especuladores y blanqueadores capaces de valorar a aquello que pasados los inviernos que le corresponden no le quedará otra que el merecido olvido.

Pues lo digo. Así como hay piezas artísticas que no son arte, grandes éxitos de cine y literatura que no son ni obras maestras ni literatura afirmo, con todas las consecuencias, que hay culturas que no son cultura, y más entre nosotros. Los mundos del estereotipo, del cliché y los tópicos son cultura pero, repito, hay culturas que no son cultura.

En estos días en los que se lee lo que se lee, se ve lo que se ve, ebrios de bondad y vulgar corrección política se me escapan estas líneas de admiración a Lantxabe, esa asociación vecinal que organiza un viaje postertulia literaria a los escenarios de la Novela de Ferrara, porque hay culturas que sí

Ramon Etxezarreta

en Plaza Gipuzkoa

EL DIARIO VASCO

31-3-2017

2 comentarios en “CON GAFAS DE ORO

  1. Mari Carmen

    Lola ha convertido una pasión de toda la vida en una actividad social que ha ayudado a cientos de personas a «engancharse» a la lectura… Y lo de los viajes un acierto más. Me he alegrado al leer este articulito de Etxezarreta

    Responder

Responder a Conchi Cancelar respuesta