El sueño de los Reyes Magos

1

En esta web nos vemos obligados a abordar la cruda verdad que uno descubre a cierta edad sobre los Reyes Magos. No nos referimos a ese extraño rumor sobre que en realidad serían los padres, no, santígüense vean una ilustración de El misal de Salzburgo (ciudad que visitamos hace un par de veranos). Qué Dios nos perdone, pero al parecer mantenían una de esas relaciones que en el Antiguo Testamento provocaban una lluvia de azufre y fuego. Y Gaspar era el que mejor se lo pasaba, por lo visto en la foto.

3 El_sueño_de_los_Reyes_Magos,_Misal_de_Salzburgo

Pero esta aberración tiene una explicación más piadosa en la leyenda que fue construyéndose con el paso de los siglos: los tres sabios de Oriente llegaron guiados por una estrella con ofrendas para el Niño Jesús, y en su viaje de vuelta un ángel se les apareció en un sueño advirtiéndoles de las malas intenciones de Herodes, al que debían evitar para que no les obligase a revelar su paradero. Desde entonces «el sueño de los Reyes Magos» es un motivo recurrente en las representaciones artísticas.

2

Lo vimos en el museo “San Lázaro” de la catedral de Autun, -Borgoña, Francia- allá por el 8 de julio del 2010, -foto de Regino Amuriza- un poco por casualidad o más bien por la curiosidad de Mari Carmen o Lourdes, que encontraron las salas del museo, porque estos gravados no están propiamente en la catedral como se anuncia (Detalle en la foto de más arriba)

Dos años más tarde hicimos el viaje por el Sur de Inglaterra, empezamos por Canterbury y en la vidriera de la catedral volvimos a encontrarnos con el sueño de los Reyes Magos. -foto-

3

En los tres casos los reyes duermen juntos. Pero es por no tener que dibujar o esculpir tres camas, no pensemos mal, menudo son en Oriente -lean Entre dos palacios de Naguib Mahfuz, que va para la tertulia del jueves que viene- 

.

4 pensamientos en “El sueño de los Reyes Magos

  1. María Luisa

    Hace un par de años -alguna gente que también vamos a los viajes de Lantxabe- estuvimos en Agüero (Huesca) y en el friso interior de la iglesia de Santiago también encontramos esta imagen de los Reyes

    Responder
  2. Alfonso

    Por inteligentísimo que sea el móvil que me han traído los Magos, jamás podrá reanimar esos números de mi agenda que aún marco de memoria cuando no hallo entre los vivos a nadie cuyo solo aliento al otro lado me haga sentir en casa. Nada más. Consolémosnos con que cada noche de Reyes nos toque el Gordo de tener vivos a quienes amamos. Lo demás tiene remedio

    Responder

Deja un comentario