Homenaje a Joakina y Juani Urrestarazu y Mari Carmen Illarreta

El sábado 27 Katxola será el caserío dónde tendrá lugar un homenaje y un reconocimiento, más que merecido, a estas tres mujeres que son las raíces en el barrio.

En la foto encontraremos a las tres, es un estampa de Munto, ellas son más jóvenes, pero podemos reconocerlas porque siguen igual de guapas.

MUNTO SAGARDOTEGIAN

En el siglo XIX la propiedad de Munto está en manos de los Illarreta y, luego, de los Urrestarazu Illarreta. Este matrimonio tuvo cuatro hijos:

  • Isidro (1934-1996): carpintero en el taller de Irazabalbeitia hasta los años 60 en que tuvo que hacerse cargo de Munto.

  • Benita (1936-1969): Casó con Laureano Aldanondo, un mecánico del caserío Benta Txiki. Murió repentinamente, joven, tras siete meses de matrimonio.

  • Joaquina (1937): trabajó exclusivamente en casa hasta casarse con Juan Lasa

  • Juani (1939): también trabajó en casa hasta que se casó a Hernani.

Manuela Illarreta, la nadre, quedó viuda muy joven. Fue ella la que le dio nuevos aires a Munto y convirtió la vieja sidrería de txotx en una taberna-merendero-sidrería muy popular en San Sebastián.

Mª Carmen Illarreta refiere cómo su tía Manuela era una gran cocinera, cómo preparaba una gran cantidad de un sofrito-masa de cebolla, ajo, perejil, bacalao desmigado… que era añadido al huevo para hacer la tortilla. Además, se estilaba no tanto el menú actual de sidrería, sino la “cazuela” con salsa de tomate, salsa verde, con patatas… Así se consumían atún, rape, raya… Igualmente los guisos de carne. También los filetes y chuletas. Tampoco faltaban nunca las proletarias sardinas viejas.

Munto se convirtió en un merendero muy famoso. Todos los jóvenes de San Sebastián han pasado por allí. Era muy normal que los jóvenes del barrio terminaran los domingos allá, después de sus correrías festivas.

Había cuadrillas que acudía solo a beber, trayendo ellos su comida. Para ello tuvieron que habilitar un fogón en la trasera del caserío, en el llamado etxeordeko.

La casa era grande, imponente, con cuatro plantas desde la sidrería de abajo hasta la ganbara. Mesas por doquier, dentro y fuera. Tenía una gran cocina, sala, comedor, mostrador, tolare, la tiña de fermentación, las grandes barricas… Fuera, la famosa toca en donde se inició el gran Manuel Matxain con doce años.

Igualmente, Munto era un punto estratégico al lado del viejo camino de Hernani a San Sebastián, pues en su cruce confluía el camino que subía desde El Antiguo a través de Txirain, Untzene, Portuene, Gantxegi, Erramundegi…

Tenían media docena de vacas, huerta, flores… Manuela acudía al mercado de la Bretxa, ayudada por sus hijas. Había que repartir la leche, vender en la plaza. Engordaban cerdos para casa… Un trabajo abrumador.

Joaquina recuerda que solo libraba un domingo por la tarde al mes. En uno de ellos conoció a su marido en las fiestas de Astigarraga.

Así entendemos que necesitaran gente de fuera. Los vecinos de Guarnizo o los de Gantxegi les pasaban el arado y cuando había mucha labor acudía gente de fuera a trabajar. Igualmente, los parientes como los Illarreta que vivían en Alkiza… Necesitaban de todos.

Joaquina recuerda con cierta nostalgia, teñida de pena, aquellos años de juventud: “y nos saludábamos todos”. Mª Carmen Illarreta huele todavía, más de medio siglo después, los guisos de cabezas de pescado con patatas que su tía Manuela preparaba en Munto.

2 comentarios en “Homenaje a Joakina y Juani Urrestarazu y Mari Carmen Illarreta

  1. Javier Yllarreta

    Un honor descender de esta hermosa familia, y orgullo por mis tías y tíos de Euskadi. Saludos desde Mendoza Argentina. Javier Yllarreta

    Responder

Responder a pili sorozabal Cancelar respuesta