Leyendas y mentiras en la pasarela del BCC

coche«Estar al pie del cañón» quiere decir estar ahí, dispuesto a hacer lo que sea, a ayudar, a no huir de los problemas, a apoyar a alguien y no desaparecer cuando algo va mal

La expresión se remonta al año 1808, en uno de los Sitios de Zaragoza, cuando la esposa de un cabo de artillería, la célebre Agustina de Aragón, tuvo una participación muy inusual. Desmantelada la defensa del Portillo, las tropas franceses se volcaron por esa brecha hacia la ciudad, y Agustina agarró un fósforo, prendió la mecha del cañón que apuntaba al pelotón de los soldados napoleónicos y estos salieron huyendo.

La otra versión procede de la Batalla de Caseros, entre las tropas de Rosas y Urquiza, hace referencia a la actitud de Martiniano Chilavert una vez vencido en dicha batalla. La Batalla de Caseros, ocurrida el 3 de febrero de 1852, forma parte de la guerra civil argentina

Sea cuál sea el origen de la expresión, la encargada municipal del Bosque de Miramón, estaba al pie del cañón para informarnos y no desaparecer cuando la gente lo requiere, más cuando se genera una cierta alarma social.

Y se confirma que estamos ante dos actuaciones en el Bosque

Una tendría por objeto entresacar una número limitado de robles americanos, ejemplares enfermos, diagnosticados por los técnicos del departamento.

El Quercus rubra es un árbol que crece recto y alto, en Miramón están alcanzando los 30 m de altura, con un tronco de hasta 80 cm de diámetro y se corría el riesgo de que se cayeran sobre el camino “cota 85”. Tiene ramas cada vez más sólidas en ángulo recto a la raíz, crece rápidamente y es tolerante a los suelos de variadas situaciones. En nuestro caso, por las cercanías de los arroyos, el riesgo de caída es muy grande. Tratamiento diferente reciben los que pueden caer hacia el interior porque en su descomposición favorecen la foresta

De esta forma los troncos que vemos esparcidos a los largo del camino cota 85, pero alejados de las obras de la pasarela, corresponden a árboles enfermos.

La otra actuación, la situada debajo de la Policlínica, tiene como objetivo construir un hotel y una pasarela de hormigón, auspiciados por el BCC y la RPTE.

Nada tiene que ver una actuación con la otra.

La tala y la intervención sobre el Bosque, en general, de la empresa que está haciendo las obras, es completamente indiscriminada, arrasando con todo lo que encuentra en su camino para dejar paso a las máquinas, y aún falta por entrar la grúa gigante responsable del montaje de la pasarela.

La zona en la que van los dos artefactos (pasarela y hotel) tiene -o tenía- una gran abundancia de pinos, algunos de gran porte, pero también avellanos, fresnos, y otras especies, que a su vez daban cobijo y aliento a las especies que alguno de los usuarios del Bosque ha visto huir, como ardillas o erizos.

Sabemos que la empresa constructora se ha responsabilizado a repoblar la zona desertizada, pero ignoramos si es un compromiso verbal o estaba entre las estipulaciones de los pliegos que salieron a concurso para otorgar dicha obras.

Por lo tanto la alarma que puso en marcha AMCE estaba plenamente fundada. Por una parte, nos ha servio para saber que el departamento de Parque y Jardines cumple con sus obligaciones, al menos las más importantes de seguridad en el Bosque y, por otra, para advertir, ¡clama al cielo!, del atropello que se está cometiendo en el propio Bosque bajo la responsabilidad del dulce BCC, con el apoyo de la RPTE

Como Agustina en 1808, la mecha está encendida y ahora mucha gente del barrio y usuarios del Bosque nos piden hacer algo para que no continúa esta agresión y si ya fuera demasiado tarde para impedirla, al menos denunciarla públicamente.

3 comentarios en “Leyendas y mentiras en la pasarela del BCC

  1. María Isabel Lompart

    Valor, decisión y apasionamiento de la ciudadanía; ganar el proyecto de Lur Paisajistak a base de coraje
    Rabia, enfado, disgusto, por causa de no haber podido evitar la salvaje deforestación del Bosque
    Algunas empiezan a pensar que el bosque posee una mala maldición, que a las brujas que lo habitan las han puesto los que quieren destruir su existencia

    Responder
  2. Anuska

    Caminar de noche por un bosque puede dar bastante miedo, pero cuándo dicen que el bosque está embrujado, pocos se atreven a aventurarse. Cuando hablamos de bosques, me viene a la mente películas como “The Blair Witch Project”

    Responder
  3. LUpet

    Será cosa de brujas o de las lamias que dicen habitan en el estanque las noches de luna llena -la cinta roja de noche no se ve y es na trampa para pillar alguna como trofeo para 2016-. A mi me sucede que cuando paso mucho tiempo en el bosque, siento ansiedad, sed, náuseas, dolores de cabeza y por la noche insomnio ¡Ojo con el hotel en el mismo Bosque, robando el lugar a sus moradores!

    Responder

Responder a María Isabel Lompart Cancelar respuesta