En plaza de Munto crecen los manzanos

MANZANO, ESCENARIO, AL FONDO ALKIZADefinitivamente octubre es el mes de las manzanas en Aiete; a la fiesta de la sidra, o el mosto de sidra, en Katxola, ahora le sucede otro motivo de emoción: en el mismos terreno del caserío Munto, a la sombra de sus viejos abedules, han empezado a crecer los manzanos.

El manzano significa para los habitantes del barrio, el reencuentro con el viejo caserío y las antiguas costumbres, que muchos recuerdan -y no sólo de Aiete- Munto es un estado de ánimo y en la plaza, en sus bancos corridos, en su toka, en su breve paseo y escenario, encontraremos una expresión de aquella realidad, recuerdos personales, reflexión sobre los temas de la existencia humana y, quizás, una ciudadana actitud crítica.

Un árbol, el manzano, su coqueto entorno, nos facilitará reflexiones parecidas a las humanas, su crecimiento nos ahondará en el paso del tiempo y, si como auguran algunos, sufren malos tratos o muerte por vandalismo, nos enfrentará a una condenable condición humana.

Así que bajo la simple apariencia de un nuevo árbol en nuestro mundo de barrio, podemos encontrar la existencia un sentido, comparable con una vida humana, con su juventud, madurez y el posterior deterioro con el paso de los años. Pero no todo termina entre la ruina y la muerte, el manzano es una pequeña esperanza de resurgimiento de la vida, en forma de hojas verdes nuevas con la llegada de la primavera y de su fruto con el otoño, para así representar una nueva vida y, en este concreto caso, una refrescante y sabrosa bebida, probablemente salida de la fábrica de Katxola.

El manzano plantado en Munto puede ser pues el tema del tiempo, del paso del tiempo, el de la creación artística ciudadana, el de la apropiación de los espacios públicos, el de la regeneración de los espacios urbanos, el de la esperanza.

1 comentario en “En plaza de Munto crecen los manzanos

  1. Maribel Azkarraga

    Además la manzanas son de muchos colores, rojas, verdes, amarillas, entreveradas, firmes y crujientes con un sabor agrio o dulce. Y deliciosas si se sirven con ensalada verde, con nueces, con queso, con castañas…
    Y ofrecen bienestar con su fibra dietética y sus nutrientes antioxidantes.

    Responder

Deja un comentario