Umeak: la viva curiosidad y la alegría desbordante

NIÑOSHan sido días, semanas, de dedicación exclusiva, mucho esfuerzo, desventuras, contratiempos, algunos graves y hasta, casi, determinantes, pero esa es la historia secreta de cualquier acción humana. Ha habido que pensar diversas iniciativas, compartir distintas ideas, algunas no se han podido hacer porque no siempre se encuentra la colaboración debida -palabra polisémica usada como tal-, pero la gente que ha venido a Katxola no las han echado en falta. Ha sido feliz, cada uno y cada una, a su manera, desarrollando las múltiples posibilidades que ofrecía el caserío.

Y daba gusto ver a tantas niñas y niños disfrutar de las diversas actividades que estaban organizadas o se las organizaban ellos: la carpa de Ekogune, el juego de la Toka y del Bote -colaboración de Pedro Lazkano- han sido suyos, han tocado la txalaparta y se han quedado extasiados del procedimento artesanal del triturado y prensado de la manzana. Boquiabiertos, Los minutos no pasaban para ellos y la atención no perdían

Misión cumplida, el objetivo principal de las tareas en Katxola es que las niñas y niños, vean en nuestro pasado artesanal, estímulos para irse trabajando un futuro social, hermanado con otras personas diferentes pero iguales en la misma ambición de solidaridad, fraternidad, libertad,,,

2 comentarios en “Umeak: la viva curiosidad y la alegría desbordante

  1. Iñaki

    El cerebro humano es la principal materia prima que existe en nuestro planeta, la única fuente de energía realmente inagotable, sostenible y renovable. Millones de recién nacidos se incorporan cada día a este mundo con ese tesoro instalado en la celda del cráneo. En el momento de nacer ese órgano tiene en todos los casos idéntico valor sin que importe el origen ni el lugar de donde proceda, pero la inmensa mayoría de esos cerebros son desechados, mientras solo muy pocos tienen la suerte de desarrollar toda su energía. No hay injusticia más perversa ni despilfarro más estúpido que desperdiciar ese tesoro.
    Para animarlos a cultivarlo, además de lo que aprendan en el colegio y en la universidad, experiencias como las de Katxola serán de una riqueza invisible, que les acompañará siempre a cualquier parte del mundo adonde vayan. No tendrán que declararla en la aduana, el escáner no podrá detectarla, ningún gendarme conseguirá prohibirle el paso y estará siempre a salvo de los ladrones.
    La fábrica de la sidra, el retumbar del giro del motor y las poleas, el misterio de la sólida manzana convertida, en un instante, en dulce y sabroso mosto, les quedará en la memoria, lo contrario de los videojuegos de la tableta: es imposible que te roben el cerebro pero es muy fácil que te lo coman o te lo laven.
    Por eso, si se fijan ustedes, cualquier nimiedad que ocurra en los ámbitos oficiales del poder -sea Tabakalera, u otros similares- ocupa espacios informativos abundantes, lo de Katxola, tan interesante, vivo, divertido, profundo, no, lo ignoran o lo arrinconan como experiencias de locos de barrio. El lavado de cerebro es consustancial al régimen, no sólo al que ha creado la gente de Rajoy, sino como diría Foucault, al que representan el conjunto de instituciones sistémicamente ocupadas por el liberalismo político, social, económico, ideológico.
    El fanatismo, la superstición, el sectarismo, los recortes en la educación, la manipulación de las redes sociales son las formas que el liberalismo toma para convertir al niño más inteligente en un futuro esclavo. Pero junto a la facultad de desarrollar la inteligencia el cerebro lleva también aparejada la forma de rebelarse. Esa rebeldía y no otra cosa es la libertad, el último bastión que habrá que defender contra el régimen, con experiencias autónomas como las de Katxola. Aunque tú no lo sepas.

    Responder

Responder a Malzurra Cancelar respuesta