El poeta de la utopía que creó al sastre de la leyenda

wwwwwAlbert Ludwing Berblinger, «El sastre de Ulm», fue la persona que realizó el primer vuelo. Nació en Ulm, en 1770.

Los viajeros de Lantxabe anduvieron por allí el pasado 14 de julio.

Albert fue educado para ser sastre, pero él era inventor. Se entretenía realizando pequeños artilugios como, por ejemplo, miembros ortopédicos.

Berblinger tenía el sueño de volar, así que diseñó y construyó un aparato volador con restos de madera, espinas de pescado, seda y cordones de seda; le costó abundantes cantidades de tiempo y de dinero; el aparato tenía grandes alas. Con ellas había conseguido «volar», manteniéndose suspendido entre casa y casa de Ulm. No fueron grandes saltos, pero fue el primer deslizamiento sobre el aire de la historia.

El sastre declaró que volaría en público para que todo el mundo lo viera. La ocasión se presentó cuando el rey Federico I de Wütemberg (región ubicada en Suabia, en el suroeste del país germano que limita con Baviera) anunció su visita a Ulm y lo haría además saltando desde la punta de la catedral más alta del mundo, con una aguja de 161,53 m de alto. (Imponente en la foto)

La catedral de Ulm (“Ulmer Münster”) es la principal iglesia luterana de la antigua Ciudad Libre Imperial de Ulm, en Alemania. Esta catedral, de estilo gótico del siglo XIV, fue terminada en el siglo XIX.

Desde su extremo superior se posee una inmejorable vista de la ciudad de Ulm y en días de cielo despejado se pueden ver los Alpes desde Säntis hasta Zugspitze (el techo de Alemania, lugar visitado por estos viajeros, la víspera de San Fermín; poco antes, en sus alrededores, había estado la tiranía del G7, con Merkel a la cabeza).

Y llegó el día y saltó el sastre…Y se estrelló contra el suelo, hecho puré.

Gracias a un poema de Bertolt Brecht escrito en honor al sastre, tenemos su nombre y su leyenda.

Bertolt Brecht nació en Augsburgo en 1898, la gente de Lantxabe visitó esta bella ciudad y la casa donde nació Bertolt, el pasado 5 de julio, poco después de estar en el campo de concentración de Dachau.

Brecht, que tantas veces nos ha acompañado en la Casa de Cultura de Aiete, fue un joven precoz. A los 17 años componía poemas y a los 20 había escrito su primera obra de teatro, Baal.

Pronto su espíritu comprometido traspasaría barreras y sus textos, no solo tenían la intención de entretener, sino también de hacer pensar al espectador. Sus inquietudes le llevarían a estudiar las obras de Marx y en 1929 al Partido Comunista.

Los nazis le expulsaron al exilio nada más hacerse con el poder en Baviera, año 1933.

El poema “El sastre de Ulm” escrito por Bertolt Brecht en esa fecha y traducido por Adolfo Celdrán dice.

-¡Obispo, puedo volar!-

le dijo el sastre al obispo.

-¡Fíjate, voy a probar!-

Y con algo como alas

el sastre subió al lugar

más alto de la catedral.

Pero el obispo no quiso mirar.

– Como el hombre no es un ave,

eso es pura falsedad –

dijo el obispo del sastre

– Nadie volará jamás.

– El sastre ha muerto – la gente

al obispo fue a informar

Fue una locura. Sus alas

se tenían que desarmar.

Y ahora yace destrozado

sobre la plaza de la catedral.

– ¡Que repiquen las campanas!

Era pura falsedad

Como el hombre no es un ave

– dijo el obispo a la gente –

¡nunca el hombre volará! –

Siglos más tarde volar es posible para los humanos, lo que permite a Brech, al recuperar la leyenda, establecer que las aspiraciones de libertad del ser humano no tienen límites, aunque a veces lo parezca.

Con esta parábola, como casi todo lo que proviene de la genialidad anticipatoria de Brecht, se conserva la idea de que un día, aunque pasen muchos años, existirá una asociación de hombres y de mujeres libres que darán cima a la idea, deseable y posible, de una sociedad justa, igualitaria, democrática y verdaderamente solidaria que el imaginario de los desposeídos ha ido configurando como una expectativa vital, a lo largo de los siglos.

2 comentarios en “El poeta de la utopía que creó al sastre de la leyenda

  1. Richard

    Acompañando a Bertolt Bretch en la visita a la tórrida Augsburgo no nos debemos olvidar de que este gran hombre de las letras libres de Alemania dedicó una obra de teatro a Galileo Galilei, con este mismo título, escrita en su exilio en Dinamarca durante 1939.Coincide esta obra con la noticia en la Alemania Nazi sobre las pruebas exitosas en la desintegración del átomo de Uranio por los científicos del régimen nazi, Hahn, Meitner y Strassmann (ninguno de ellos nazi ),comenzando la época de la llamada fisión nuclear, que ahora mismo se recuerda en Japón con el lanzamiento de dos bombas atómicas. Bretch y Galileo ,dos gigantes, unidos en la defensa de las libertades, uno frente al régimen Nazi y el otro frente a la Iglesia represora del pensamiento científico.

    Responder
  2. Marisa

    La concejala de Cultura del Ayuntamiento donostiarra, Miren Azkarate, atacó con duras palabras a Munilla por sus palabras contra la mujer. El ínclito cura dictó su perorata en el oficio de la Salve. Miren, concejala del PNV, ha declarado que «salí de la basílica enfada, ofendida e injustamente tratada por el obispo»
    Supngo que, como sus compañeros de partido, también está enfadada por las declaraciones del examante de la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en Illumbe
    Opino como Raquel, toros con el Borbón y la salve con Munilla, el PNV y el PSOE han quedado desnudos ante los donostiarras, y no hace ni 100 días que formaron gobierno

    Responder

Responder a Marisa Cancelar respuesta